Lección de Escuela Sabática Adultos Primer Trimestre 2018 “Mayordomía: Las motivaciones del corazón”

[Fuente de la imagen: Adventist Book Center]

Lección de Escuela Sabática Adultos para el Primer Trimestre del año 2018, titulada: “Mayordomía: Las motivaciones del corazón”

La Lección de Escuela Sabática:

Lección de escuela sabática para adultos para el primer trimestre de 2018. 
Oprima sobre cada lección para descargar.

Estos son los enlaces provistos por la pagina oficial de la Escuela Sabática, los cuales están compartidos públicamente y de libre acceso para cualquier persona.
Para descargar la lección de maestros diríjase a este enlace: Lección Maestros 1er 2018

LA VIDA DE UN MAYORDOMO CRISTIANO

Como cristianos, debemos reconocer nuestra condición pecaminosa antes de ver una necesidad de cambio. Ese cambio solo puede producirse verdaderamente cuando Cristo obra en nosotros. Y una expresión de ello se da en el ámbito de la mayordomía. Aunque esta abarca muchos aspectos diferentes de la vida del cristiano, ahora la definiremos en términos generales como la administración de posesiones tangibles e intangibles para la gloria de Dios.

Como enseña la Biblia, la mayordomía, entre otras cosas, se convierte en una herramienta poderosa contra los peligros del materialismo o de la mundanalidad en general, una de las grandes trampas espirituales que el enemigo nos impone. Muchos no se dan cuenta de que la riqueza y las posesiones son condimentos baratos y artificiales que, con el tiempo, pierden su sabor. Lamentablemente, muchas almas se perderán por su incapacidad de liberarse de su amor al mundo. Todos los caminos del mundo (“los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida” [1 Juan 2:16]) pueden atenuarse, e incluso evitarse, mediante los principios de mayordomía que ponemos en práctica en nuestra vida. Por eso, este trimestre consideraremos la mayordomía y lo que nos puede enseñar acerca de cómo vivir según la voluntad de Dios, lo que incluye librarnos del amor al mundo en todas sus manifestaciones. La mayordomía es la expresión práctica y diaria de lo que significa seguir a Jesús; es una expresión de nuestro amor por Dios, una manera de vivir a la altura de la verdad que hemos recibido en Cristo. Somos mayordomos porque Dios nos amó primero.

Por lo tanto, vivir como mayordomos afecta nuestra actitud, nuestra conversión, nuestro compromiso, nuestra autodisciplina y mucho más. Como siervos de Dios, debemos ser fieles y dignos de confianza, vivir desinteresadamente, y conectarnos con Jesús en todo lo que decimos y hacemos. Descubrimos en la escuela de Cristo que el resultado de la mayordomía es la satisfacción de llevar una vida justa. Debemos aprender a administrar las posesiones de Dios para su gloria y financiar su misión para terminar la obra.

Los mayordomos de Dios ahora “ve[n] de manera indirecta y velada, como en un espejo” (1 Cor. 13:12, NVI), pero Jesús ve con claridad y nos encomienda hacer su obra. Incluso a través de la neblina del encanto del mundo, somos responsables de administrar adecuadamente nuestros talentos, finanzas, salud y el medioambiente. Estas lecciones nos enseñarán cuáles son nuestras responsabilidades y de qué modo podemos, por la gracia de Dios, cumplir con ellas, no como un medio para intentar obtener la salvación, sino como el fruto de poseerla ya.

Nuestra vida como mayordomos cristianos refleja el carácter de Dios ante el mundo. Hay belleza, felicidad y piedad en la vida de quienes se atreven a defender los principios bíblicos, especialmente contra la dinámica y la corriente de nuestra cultura. Todos se ven tentados a llevar una vida sin Dios; las tentaciones nos rodean, abierta y sutilmente. Como cristianos, en especial como mayordomos cristianos, no solo se nos mostró cómo escapar de estas tentaciones, sino que se nos prometió poder para lograrlo.

En última instancia, oiremos una de las dos opiniones: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!” (Mat. 7:23, NVI), o “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!” (Mat. 25:23, NVI). Oramos para que lo que se imparte en las lecciones de este trimestre nos ayude a mantenernos en la senda que realmente nos lleve a escuchar las palabras: “Ven a compartir la felicidad de tu señor”.

John H. H. Mathews, doctor en Ministerio por la Universidad Andrews, es pastor ordenado y trabajó en los estados de Florida, Alabama, Iowa, Missouri, Tennessee y Nebraska, EE.UU. Actualmente, es el director del Ministerio de Mayordomía de la División Norteamericana

Fuente Sabbath School & Personal Ministries

Lección de Escuela Sabática Adultos Primer Trimestre 2018 “Mayordomía: Las motivaciones del corazón”
4.3 (86.67%) 36 votes

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...