Recursos Bíblicos

Un resumen de cada uno de los libros de la Biblia

A continuación un resumen sobre el contenido de cada uno de los libros de la Biblia. Más que oportuno recordar que por ser el contenido lo más breve posible, no consigue dar una visión global de cada libro ni de lo que versa cada uno de ellos, siendo aconsejable un estudio bíblico para profundizar el conocimiento.

los-libros-de-la-Biblia

 

Antiguo Testamento

Génesis: Este libro, que muestra cómo era “en el principio”, es un relato de la creación, de la relación de Dios con el hombre y la promesa de Dios a Abraham y sus descendientes.

Éxodo: El nombre Éxodo significa “salida”. Este libro cuenta cómo Dios libró a los israelitas de una vida de penurias y esclavitud en Egipto, Dios hizo un pacto con ellos y les dio sus leyes para ordenar y gobernar su vida.

Levítico: El nombre del libro se deriva del nombre de una de las doce tribus de Israel. El libro registra todas las leyes y reglamentos acerca de rituales y ceremonias.

Números: Los israelitas vagaron en el desierto por cuarenta años antes de entar Canaan, “la tierra prometida”. El nombre del libro se deriva de los censos promovidos durante ese tiempo en el desierto.

Deuterenomio: Moisés pronuncio tres discursos de despedida poco antes de morir. En ellos recapituló, con el pueblo, todas las leyes de Dios para los israelitas. El nombre del libro expresa esa “recapitulación” o “segunda ley”.

Josue: Josue era el líder de los ejércitos de Israel en la victoria sobre sus enemigos, los cananeos. El libro termina describiendo la división de la tierra entre las doce tribus de Israel.

Jueces: Los israelitas desobedecieron constantemente a Dios y cayeron en las manos de los opresores. Dios constituyo jueces para librarlos de la opresión.

Rut: El amor y la dedicación de Rut a su suegra, Noemi, son el centro de este libro.

I Samuel:  Samuel fue el líder de Israel durante el periodo comprendido entre los jueces y Saúl, el primer rey. Cuando el liderazgo de Saúl falló, Samuel ungió a David como rey.

II Samuel: Bajo el reino de David, la nación era fuerte y unificada. Sin embargo, después de los pecados de David, adulterio y asesinato, tanto la nación como la familia del rey sufrieron mucho.

I Reyes: Este libro comienza con el reinado de Salomón en Israel. Después de su muerte, el reino se dividió como consecuencia de la guerra civil entre el Norte y el Sur, resultando en el surgimiento de dos naciones: Israel en el Norte y Judá en el Sur.

II Reyes: Israel fue conquistado por los asirios en el 721 a.C. Judá por Babilonia en 586 a.C. Estos eventos fueron vistos como juicio sobre las personas por la desobediencia a las leyes de Dios.

I Crónicas: Este libro comienza con los genealogias de Adán a David y luego relata los incidentes del reinado de David.

II Crónicas:  Este libro cubre el mismo período de II Reyes, pero con un énfasis en Judá, el reino del sur, y sus gobernantes.

Esdras:  Después de estar cautivos en Babilonia durante varias décadas, el pueblo de Dios volvió a Jerusalén. Uno de sus líderes era Esdras. Este libro contiene la advertencia que Esdras hizo al pueblo para que éste siguiera y honrara la Ley de Dios.

Nehemías: Después del templo, también se reconstruyó el muro de Jerusalén. Nehemías fue quien dirigió ese emprendimiento. Él también colaboró ​​con Esdras para restaurar el fervor religioso del pueblo.

Ester: Este libro cuenta la historia de una reina de Persia, que denunció un complot para destruir a sus compatriotas. Con eso ella evitó que todos fueran aniquilados.

Job: La pregunta “¿Por qué sufren los inocentes?” es tratada en esta historia bíblica.

Salmos: Estas 150 oraciones se utilizaron por los hebreos para expresar su relación con Dios. Abarcan todo el campo de las emociones humanas, desde la alegría hasta el odio, de la esperanza a la desesperación.

Proverbios: Este es un libro de máximas de sabiduría y enseñanzas éticas y de sentido común sobre cómo vivir una vida recta.

Eclesiastés: En su búsqueda de la felicidad y el sentido de la vida, este escritor, conocido como “filósofo” o “predicador”, hace preguntas que están todavía presentes en la sociedad contemporánea.

Cantares: Este poema describe la alegría y el éxtasis del amor. Simbólicamente ha sido aplicado al amor de Dios por Israel y el amor de Cristo por la Iglesia.

Isaías: El profeta Isaías trajo el mensaje del juicio de Dios a las naciones, a un futuro rey, al igual que David, y el prometió un era de paz y tranquilidad.

Jeremías: Mucho antes de la destrucción de Judá por Babilonia, Jeremías predijo el justo juicio de Dios. Aunque su mensaje es mayoritariamente de destrucción, Jeremías también habló del nuevo pacto con Dios.

Lamentaciones: Como Jeremías había advertido, Jerusalén cayó ante los babilonios. Este libro registra cinco “lamentos” por la ciudad caída.

Ezequiel: El mensaje de Ezequiel se le dio a los Judios cautivos en Babilonia. Ezequiel usó historias y parábolas para hablar del juicio, de la esperanza y de la restauración de Israel.

Daniel: Daniel permaneció fiel a Dios, enfrentando muchas presiones como un cautivo en Babilonia. Este libro incluye las visiones proféticas de Daniel.

Oseas: Oseas se vale de su experiencia conyugal, en que se dedicó a su esposa, a pesar de que ella era infiel, para ilustrar el adulterio que Israel había cometido contra Dios y para mostrar cómo el amor fiel de Dios por su pueblo nunca cambia.

Joel: Después de una plaga de langostas, Joel instó al pueblo a arrepentirse.

Amos: Durante un tiempo de properidad, este profeta de Judá predicó a los ricos líderes de Israel en el juicio de Dios; insistió en que pensasen en los pobres y oprimidos, antes de pensar en su propia satisfacción.

Abdías: Abdías profetizó juicio sobre Edom, un país vecino de Israel.

Jonas: Jonas no quería predicar al pueblo de Nínive, que era el enemigo de su propio pais. Cuando finalmente llevó el mensaje enviado por Dios, sus habitantes se arrepintieron.

Miqueas: El mensaje de Miqueas a Judá era el juicio, en lugar de perdón, esperanza y restauración. Especialmente notable es un versículo en el que resume lo que Dios requiere de nosotros (6: 8).

Nahum: Nahum anunció que Dios destruiría a la gente de Nínive, porque de su crueldad en la guerra.

Habacuc: Este libro presenta un diálogo entre Dios y Habacuc sobre la justicia y el sufrimiento.

Sofonías: Este profeta anunció el día del Señor, que traía juicio sobre Judá y otras naciones vecinas. Este día, que había de venir, sería de destrucción para muchos, pero un pequeño remanente, siempre fiel a Dios, sobrevivirá para bendecir al mundo entero.

Hageo: Después que el pueblo volvió del exilio, Hageo les recordó dar prioridad a Dios y para reconstruir el templo en primer lugar, incluso antes de reconstruir sus hogares.

Zacarías: Cómo Hageo, Zacarías instó a la gente a reconstruir el templo, asegurándoles ayuda y bendición de Dios. Sus visiones apuntaban hacia un futuro brillante.

Malaquías: Después del regreso del exilio, el pueblo volvió a descuidar su vida religiosa.  Malaquías pasó a inspirarlos nuevamente, hablándoles del “Día del Señor”.

Nuevo Testamento

Mateo: Este Evangelio cita muchos textos del Antiguo Testamento. Él se destinaba primordialmente al público como el Mesías prometido en las Escrituras del Antiguo Testamento.  Mateo narra la historia de Jesús desde su nacimiento hasta su resurrección y pone énfasis especial en las enseñanzas del Maestro.

Marcos: Marcos escribió un breve Evangelio, conciso y lleno de acción. Su objetivo era profundizar la fe y la dedicación de la comunidad a la que él escribía.

Lucas: En este Evangelio se destaca como la salvación en Jesús está disponible para todos. El evangelista muestra cómo Jesús estaba en contacto con las personas pobres, con los necesitados y con los que son despreciados por la sociedad.

Juan: El Evangelio de Juan, por su forma, se distingue de los otros tres. Juan organiza su mensaje enfocando siete señales que apuntan a Jesús como Hijo de Dios. Su estilo literario es reflexivo y lleno de imágenes y figuras.

Hechos de los Apóstoles:  Cuando Jesús dejó a sus discípulos, el Espíritu Santo vino a vivir con ellos. Este libro fue escrito por Lucas para ser un complemento a su Evangelio. Él relata acontecimientos de la historia y de la acción de la iglesia cristiana primitiva, mostrando cómo la fe se propagó en el mundo mediterráneo de entonces.

Romanos: En esta importante carta, Pablo escribió a los romanos sobre la vida en el Espíritu, que viene dada por la fe en Cristo a aquellos que creen. El apóstol reafirma la gran bondad de Dios y declara que, a través de Jesucristo, Dios nos acepta y nos libera de nuestros pecados.

I Corintios:  Esta carta se refiere específicamente a los problemas que la iglesia de Corinto se enfrenta: Disensión,  inmoralidad, problemas como la forma de culto público, y la confusión acerca de los dones espirituales.

II Corintios: En esta carta, Pablo escribió acerca de sus relaciones con la iglesia de Corinto y los efectos de ciertos falsos apóstoles en su ministerio.

Galatas: Esta carta expone la libertad de la persona que cree en Cristo con respecto a la Ley. Pablo declara que es por la fe de que las personas son reconciliadas con Dios.

Efesios: El tema central de esta carta es el propósito eterno de Dios: Jesucristo es la cabeza de la iglesia, que está formada por muchas naciones y razas.

Filipenses: El énfasis de esta carta es el gozo que el creyente en Cristo encuentra en todas las circunstancias de la vida. El apóstol Pablo la escribió cuando estaba encarcelado.

Colosenses: En esta carta el apóstol Pablo les dice a los cristianos colosenses que abandonen sus supersticiones y que Cristo sea el centro de su vida.

I Tesalonicenses: El apóstol Pablo da orientación a los cristianos de Tesalónica sobre el regreso de Jesús al mundo.

II Tesalonicenses:  Al igual que en su primera carta, el apóstol Pablo habla de la venida de Jesús al mundo. También trata de preparar a los cristianos para la venida del Señor.

I Timoteo: Esta carta sirve como una guía a Timoteo, un joven líder de la iglesia primitiva. El apóstol Pablo le da consejos sobre la adoración, el ministerio y las relaciones dentro de la iglesia.

II Timoteo:  Esta es la última carta escrita por el apóstol Pablo. En ella lanza un último desafío a sus compañeros de trabajo.

Tito: Tito era un ministro en Creta. En esta carta el apóstol Pablo le guía sobre cómo ayudar a los nuevos cristianos.

Filemón:  A Filemón se le insta a perdonar a su esclavo fugitivo Onésimo que había huido. Filemon debería aceptarlo de vuelta como a un amigo en Cristo.

Hebreos: Esta carta insta a los nuevos cristianos a no observar mas rituales y ceremonias tradicionales, pues en Cristo, ya se han cumplido. Esta carta aun no teniendo la certeza de su escritor, también se supone que sea más un escrito de Pablo.

Santiago:  Santiago aconseja a los cristianos a vivir su fe en la práctica y, por otra parte, ofrece ideas sobre cómo se puede hacer esto.

I Pedro: Esta carta fue escrita para confortar a los primeros cristianos que eran perseguidos por su fe.

II Pedro: En esta carta el apóstol Pedro advierte a los cristianos sobre los falsos maestros y los alienta a continuar leales a Dios.

I Juan: Esta carta explica verdades básicas acerca de la vida cristiana con énfasis en el mandamiento de amarnos unos a otros.

II Juan:  Esta carta, dirigida a “la señora elegida y a sus hijos,” advierte a los cristianos acerca de los falsos profetas.

III Juan: En contraste con su segunda carta, esto habla de la necesidad de acoger a las personas que predican a Cristo.

Judas: Judas advierte a sus lectores acerca de la mala influencia de fuera de la comunión de los cristianos.

Apocalipsis: Este libro fue escrito para animar a los cristianos que eran perseguidos y para afirmarlos en la confianza de que Dios cuidará de ellos. Utilizando símbolos y visiones, el escritor ilustra el triunfo del bien sobre el mal y la creación de una nueva tierra y un nuevo cielo.

Deja tu comentario