Recursos Bíblicos

Encíclica Papal habla sobre “La Ley de Descanso Semanal”

El jueves, el Papa Francisco dará a conocer oficialmente su encíclica Ecumenica titulada Laudato Si la cual, dijo, se dirige a toda la humanidad, no sólo a su grey católica. En ese documento oficial, el Papa hace propuestas de contención del calentamiento global y sugiere que el servirá de base para la reflexión por parte de los líderes del mundo que hablarán en septiembre en la sede de la ONU. Se han traducido algunas partes interesantes de una versión preliminar de la encíclica. Las partes traducidas por están relacionados con el domingo como día de descanso. Lea los siguientes pasajes, tomados del capítulo 237 de Laudato Si:

“El domingo, participar en la Eucaristía tiene un significado especial. Ese día, así como el sábado judío, se ofrece como un día de restauración de las relaciones del hombre con Dios, consigo mismo, con los demás y con el mundo. El domingo es el día de la resurrección, el “primer día” de la nueva creación , cuyo primer fruto es la humanidad del Señor resucitado, garantía de la transfiguración final de todo el mundo creado. Además, ese día anuncia ‘el descanso eterno del hombre en Dios’. Por lo tanto, la espiritualidad cristiana integra el valor del descanso y la celebración.

“El ser humano tiende a reducir el reposo contemplativo al ambito de inútil y estéril, olvidando que le resta valor a lo más importante: su significado. Estamos llamados a incluir en nuestro trabajo una dimensión confortable y gratuita, que es diferente de un simple inactividad. Se trata de otra forma de hacer lo que hace parte de nuestra esencia. Por lo tanto, la acción humana es preservada no sólo de un activismo vacío sino también la codicia desenfrenada y el aislamiento de la conciencia que les lleva a buscar solo el beneficio exclusivo.

La ley de descanso semanal requiere abstenerse de trabajar en el séptimo día, “para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero.” (Éxodo 23:12). El reposo es una extensión de la mirada que permite volver a reconocer los derechos de los demás. Así, el día de descanso, cuyo centro es la Eucaristía, extiende su luz durante toda la semana, y nos anima a cuidar de nuestra naturaleza y de los pobres.”

Como era de esperar, el Papa presenta el domingo como el día de la restauración de las relaciones del hombre con Dios, consigo mismo y con la naturaleza, fortaleciendo la dimensión ecológica del domingo. Lo iguala al sábado hebreo, como la bendición que Dios le dio el verdadero séptimo día podría extenderse a otro día de la semana. Para el Papa, el domingo es el “primer día de la nueva creación”, dejando de lado el último día de la creación, el verdadero monumento de la creación divina. Así que lo que hace el Papa (similar a la que hizo Juan Pablo II) se apropia de conceptos relacionados al sábado y los aplica al domingo.

La versión definitiva se dará a conocer el próximo jueves, 18 de junio.


Fuente: Criacionismo.com.br

Encíclica en Italiano: Descargar. (puede comprobarlo leyendo la pagina 179)
Deja tu comentario