Conferencias de la Iglesia Revelan Hipocresía respecto a la Ordenación y Comisión de Mujeres

A lo largo del ministerio terrenal de Jesús, sin descanso expuso la hipocresía de los escribas y fariseos y advirtió a la gente a no seguir sus caminos; sin embargo, llevó en el amor sus almas y las almas de quienes engañaban (Mateo 6: 2, 5, 16; Mateo 15: 1-20; Mateo 16: 1-4; Mateo 22: 15-18; y Mateo 23 son algunos ejemplos). “Cristo mismo no suprimió una palabra de la verdad, sino que la dijo siempre con amor. Ejerció el mayor tacto y atención reflexiva y bondadosa en su trato con la gente. Nunca fué rudo ni dijo innecesariamente una palabra severa; nunca causó una pena innecesaria a un alma sensible. No censuró la debilidad humana. Denunció intrépidamente la hipocresía, la incredulidad y la iniquidad, pero había lágrimas en su voz al pronunciar sus severas reprensiones”1

En cuanto a la cuestión de la ordenación de las mujeres, los delegados de la iglesia mundial en la sesión de la Asociación General de Adventistas del séptimo día, 8 de julio de 2015, rechazaron la política que permitiría a los comités ejecutivos de la división para tener la autonomía para decidir por sí mismos si o no ordenar mujeres al ministerio evangélico como pastores. Desde ese momento se han producido ciertas divisiones y conferencias han ignorado la política y han mostrado abierto desafío hacia la autoridad de la iglesia mundial. Una manera en que lo están haciendo es mediante la comisión de mujeres pastores para llevar a cabo exactamente las mismas funciones que la de los ministros ordenados. OrdinationTruth.com lo describe así: “Washington, Oregon, y los comités ejecutivos superiores de Conferencias de Upper Columbia han votado de manera unilateral para ampliar la credencial al ministro comisionado en esas conferencias que concede a los portadores autoridades casi idénticas a la credencial del ministro ordenado.” 2

Algunos líderes de la conferencia están diciendo a los miembros de que hay poca diferencia entre las credenciales de ministro ordenado y comisionado. Bien podemos preguntar, ¿entonces que es lo que se decidió en la sesión de la Asociación General celebrada en San Antonio, Texas, en 2015? ¿Por qué entonces la votación de julio 8 en la que los delegados les niegan explícitamente a los comités ejecutivos de la división la autoridad para ordenar mujeres al ministerio evangélico? Si las conferencias pueden darle a las mujeres una credencial prácticamente equivalente a la credencial ordenado, ¿por qué tanto alboroto? La mayoría de los miembros de la iglesia pueden saber que la credencial de ministro ordenado es una comisión que lleva determinadas autoridades. Estas autoridades incluyen oficiar bodas (pronunciando votos y declarar la unión oficial de la unión), bautizando, ordenar ancianos, la organización de las iglesias, la unión de las iglesias, la disolución de las iglesias, oficiar en la comunión, y otras funciones diversas. En la Iglesia Adventista del Séptimo Día, la ordenación confiere al ordenado con “plena autoridad eclesiástica” (Hechos de los Apóstoles, Pág. 161). El ministro ordenado lleva una congregación / congregaciones y su comisión le autoriza para servir en cualquier lugar en todo el mundo. “3

Conferencias de la Iglesia Revelan Hipocresía respecto a la Ordenación y Comisión de Mujeres

Algunos de los argumentos utilizados por los partidarios de la ordenación de las mujeres y las personas que avanzan en la comisión de mujeres para desempeñar las funciones exactas de un pastor ordenado o anciano es que la estructura de la denominación en todo el mundo es autoritaria y necesita ser cambiada para que varias divisiones pueden gobernarse a sí mismos si lo consideran conveniente. Incluso utilizan Elena de White para apoyar sus argumentos, la misma Ellen White que desalienta a la ordenación de mujeres como ancianos y pastores. Ellos citan afirmaciones como las siguientes:

“Se me ha mostrado que nadie debe someter su juicio al de otro hombre. Pero cuando emite un juicio la Asociación General, que es la más alta autoridad que Dios tiene sobre la tierra, no se deben mantener ni la independencia ni el juicio privados; por el contrario, deben someterse”. 6

“En cuanto a la voz de la Conferencia General, no hay una voz de Dios a través de ese cuerpo que sea confiable.” (El contexto de esta cita se refiere a la desconfianza que le causaba la administración de la imprenta de Battle Creek y su relación con la AG). 7

“La voz de Battle Creek, que ha sido considerada como autoridad para aconsejar cómo debiera hacerse la obra, ya no es la voz de Dios.” 8

“Han pasado algunos años desde que he considerado a la Asociación General como la voz de Dios” 9

“El Señor declara que su iglesia no debe ser regida por reglas humanas o precedentes. Los hombres no son capaces de gobernar la iglesia. Dios es nuestro Rey. Estoy oprimida con la idea de la gestión humana inaceptable vista en nuestro trabajo. Dios dice: Manos a la obra. Es necesario ser regla para sí mismos antes de tratar de gobernar a otros. Cosas extrañas se han hecho, las cosas que Dios aborrece. Para los hombres que afirman que la voz de sus consejos en su gestión pasada es la voz de Dios me parece que es casi una blasfemia”10

Si bien estas afirmaciones son ciertas y, de hecho deben ser consideradas, hay que mencionar que los mismos hombres que citan a Elena de White en el contexto de la ordenación de las mujeres, son culpables de hacer caso omiso a los Testimonios cuando va en contra de sus prácticas y políticas en materia de alimentación, vestido, estilos de culto, el ecumenismo, deportes, entretenimiento y diversiones, entre otras cosas. Es hipocresía de la más alta clase cuando los individuos, con el pretexto de la estima del espíritu de profecía, citan a Elena de White cuando es conveniente para ellos, en lugar de adherirse a todos sus consejos e incluso los rechazan cuando están expuestos sus pecados. No hubo protestas cuando la iglesia mundial votó, en la misma sesión, que ya no debe ser considerado a Ellen White como mensajero del Señor o que sus escritos no eran de autoridad en la iglesia. ¿Por qué el silencio, si es que realmente cree que los escritos de Ellen White debe ser buscado y visto con autoridad?

Es bastante la contradicción de estos líderes de la conferencia al violar autoridad de la iglesia cuando se refiere a la ordenación o comisión de mujeres, mientras que elevan el manual de la iglesia y otras políticas de trabajo y la autoridad de la iglesia para promover otra de sus agendas. Mientras que exhortan a sus miembros a respetar los principios del credo (manual de la iglesia), comisionan mujeres a hacer el trabajo del ministro ordenado en contradicción con las mismas políticas del manual de la iglesia con respecto a la autoridad de la iglesia.

Es cierto que la forma en que está estructurada la denominación en todo el mundo, que tiene un poder real a la cabeza, se presta para el ejercicio de un control arbitrario y el abuso de liderazgo como Elena de White ha dejado claro. “Dios no ha establecido realeza alguna en la Iglesia Adventista del Séptimo Día para controlar todo el cuerpo, o para controlar algún ramo de la obra. No ha dispuesto que la carga de la dirección descanse sobre unos pocos hombres. Las responsabilidades están distribuidas entre un gran número de hombres competentes.”11

Tampoco la iglesia debe estar estructurada de tal manera que políticas no bíblicas se permitan para ser llevadas a votación y basándose en el resultado de la votación se aplican los cambios correspondientes. El tema de tener mujeres ordenadas que fue sometido a votación ni siquiera debiera ser puesto sobre la mesa de votación debido a que tanto la Biblia y el Espíritu de Profecía ya han resuelto la cuestión. Si la votación hubiera oscilado hacia otro lado, los miembros de la iglesia tendrían que aceptar la ordenación de mujeres, les guste o no. No hay que olvidar que el voto popular durante el tiempo en que estuvo Moisés en el Monte Sinaí con Dios, era para erigir un becerro, instituir el culto al becerro y llamar a la imagen de oro, un dios; y Aarón siguió y ordeno la “fiesta para Jehová.” En realidad, hay que examinar si el tema de la adoración del Domingo será sometido a votación dentro de la denominación cuando la Marca de la Bestia sea ejecutada.

Así como Cristo ha declarado en Mateo 15:14 “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.” La cuestión de la ordenación de las mujeres es un problema permanente, así como la cuestión de líderes de la iglesia y la denominación de colocar su autoridad por encima de la Palabra de Dios al sancionar prácticas pecaminosas para ser llevadas a votación y que la mayoría puedan votar a favor de la apostasía. Los Adventistas del séptimo día deben prepararse para apostasías aún mayores dentro de la denominación, tal como el Señor le dijo a Ezequiel “vuélvete aún, y lo verás abominaciones mayores que éstas” Ezequiel 8: 6, 13, y 15.

Referencias

1. White, Ellen. Steps to Christ (1892-1893), page 12
2. http://ordinationtruth.com/featured/cmc1-what-is-commissioned-minister/
3. Ibid
4. http://ordinationtruth.com/category/general-conference-working-policy/
5. Ibid
6. White, Ellen. Testimonies for the Church, Volume 3 (1872-1875), page 492
7. White, Ellen. 17 Manuscript Releases, page 178
8. White, Ellen. 17 Manuscript Releases, page 185
9. White, Ellen. 17 Manuscript Releases, page 216
10. White, Ellen. 17 Manuscript Releases, page 250
11. White, Ellen. Testimonies for the Church, Volume 8 (1904), page 236
Conferencias de la Iglesia Revelan Hipocresía respecto a la Ordenación y Comisión de Mujeres
1 (20%) 1 voto

Comentarios

Loading Facebook Comments ...