Recursos Bíblicos

Ivanka Trump testifica sobre el Sábado

Un testigo de la belleza del sábado vino de una fuente inusual: Ivanka Trump, la hija de 35 años del presidente – electo de Estados Unidos, Donald Trump. Ella se convirtió al judaísmo hace siete años. “Nos reservamos el sábado”, dijo. “Desde el viernes hasta el sábado, no hacemos otra cosa que pasar tiempo con los demás.” […] Uno de los beneficios de la observancia del sábado se expresa en algunas frases Ivanka. […] Cuando tenía 27 años, Ivanka, que creció como una Presbiteriana, se convirtió al judaísmo en una corte rabínica ortodoxa en Nueva York. Ella asumio la observancia del Shabat, fiestas y el kashrut, y adoptó el nombre hebreo Yael. El invierno pasado, Donald Trump dijo: “Tengo una hija judía. Ese no era el plan, pero estoy muy feliz que haya sucedido. ”

ivanka-trump-testifica-sobre-el-sabado

En 2009, se casó con el inversor inmobiliario Jared Kushner, una familia religiosa prominente en Nueva Jersey. La boda completamente kosher fue magnífica, como corresponde a un ligamento entre dos familias de bienes raíces legendarias. […] La boda fue tan generosa como glamourosa. Se alentó a los invitados a contribuir a tres organizaciones benéficas en lugar de dar regalos a la pareja.

Ivanka y su marido son observadores ortodoxos del sábado y las fiestas judías. Su padre se acostumbró al hecho de que al anocher del viernes hasta la puesta del sol sábado de cada semana son inaccesibles por teléfono, SMS o correo electrónico. Ella se desvincula del mundo de los negocios por 25 horas, a pesar de ser fundamental como vicepresidente ejecutiva de la organización Trump y haber sido una importante activista en la campaña presidencial. Esto, además de su propia joyería y negocios de moda. Los sábados ella deja a salvo de todos estos esfuerzos – el Shabat es más importante. […]

En marzo de 2015, el periodista de Vogue Jonathan Van Meter entrevistó Ivanka. Ella explicó a los lectores, en su mayoría no – Judios, lo que la observancia del Shabat significa para ella: “Ella siempre evitada tener conversaciones publicas, porque es algo tan personal […]. Somos muy observadores, más que algunos, menos que otros. Siento que es una cosa tan íntima para nosotros […]. Fue una decisión tan importante para mí. Soy muy moderna, pero soy una persona muy tradicional, y yo creo que es una yuxtaposición interesante de cómo me criaron tambien. Realmente creo que con el judaísmo crea un sorprendente plano para la conectividad de la familia “. Via: The Jerusalém Post

Recursos relacionados:

Deja tu comentario