Recursos Bíblicos

La Imposibilidad del Hombre la Posibilidad de Dios – Dennis Priebe

La perfección parece ser una palabra molesta y pesada en estos últimos días. ¿Qué significa realmente? ¿Qué no significa?

“Cristo tomó la humanidad y soportó el odio del mundo para mostrar a los hombres y a las mujeres que podían vivir sin pecado, que las palabras de ellos, sus acciones y su espíritu podían ser santificados a Dios. Nosotros podemos ser cristianos perfectos si deseamos manifestar este poder en nuestras vidas” The Upward Look:303.

Perfección significa estar en una relación tan íntima, tan estrecha con Cristo que el individuo cesa de responder a los clamores a pecar, ya sean internos o externos. La perfección significa una completa cooperación con Cristo; significa una continua muerte al yo y una negación de la voluntad propia y de sus inclinaciones. La perfección es un total rechazo del egoísmo y del orgullo; es una unión de la voluntad del hombre con la de Cristo para que el Espíritu Santo esté al control en forma completa y final. La perfección es un ejercicio ininterrumpido de fe que guarda el alma pura d pecado y de la deslealtad a Dios. La perfección se refiere al estilo de vida dinámico, creciente de la persona quien refleja la vida de Jesús, así que ya no cede más a la rebelión, ni a los deseos pecaminosos.

Perfección es ser como Cristo, combinando una relación con Dios tal como Jesús la tuvo, con las cualidades del carácter que él manifestó; es vivir una vida madura en el Espíritu, llena de los frutos del Espíritu y por lo tanto sin pecado. Si la perfección es entendida correctamente, la veremos en términos de madurez de carácter, lo cual significa que vivimos en armonía con la voluntad de Cristo. Él mora dentro de nosotros y esta realidad impedirá que los deseos rebeldes y pecaminosos obtengan el control. Cristo controlará lo que nosotros solos no podemos.

Descargar Documento

Deja tu comentario