Recursos Bíblicos

70 veces 7 y el perdón infinito de Dios

¿Perdonar 70 veces 7 será demasiado? Fue Pedro el que vino a Jesús con la pregunta clásica acerca del perdón, registrada en Mateo 18:21: “Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?” Se trataba más que nada de una pregunta retórica; él estaba bastante seguro de sus propias conclusiones. Pedro consideraba que siete veces era mucho. Los fariseos se detenían en tres. Pedro estuvo dispuesto a duplicar esa cantidad e ir aún paso más adelante, llegando así al número “perfecto”. ¡Bravo, Pedro!.

Pero no nos apresuremos en juzgar a Pedro. Por supuesto, ya conocemos la respuesta de Jesús: “No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (vers. 22).

Recordemos la última vez que nuestro vecino o amigo o miembro de la familia nos hizo algo por lo cual tuvimos que perdonarlo. Y lo perdonamos. Pero lo volvió a hacer. De modo que tuvimos que perdonarlo de nuevo. Hasta siete veces. ¿No estábamos ya cansados al llegar a esa cifra ¿Qué tal perdonarlo 490 veces?

Si el Señor tratara a la familia humana como los hombres se tratan unos a otros, habríamos sido consumidos; pero El es longánime, de tierna compasión, que perdona nuestras transgresiones y pecados. Cuando lo buscamos de todo corazón, lo hallamos… {ATO 41.2}

Un relato para comprender el perdón 70 veces 7

Un pastor y su familia Vivian en el Colegio Adventista Unión del Pacífico, al norte de California. El colegio está localizado en las montañas, como decimos nosotros: “En la Patagonia”. Es un verdadera zona llena de adventistas. Y en esa clase de ambiente al pastor lo llaman para que sea una especie de policía, juez y jurado en un solo paquete.

Cierto domingo sonó el teléfono. Uno de los feligreses quería que el pastor tratara con sus vecinos. El caballo de los vecinos le había arruinado sus repollos. ¡Y a él le parecía que el pastor era la persona indicada para arreglar la situación!

La respuesta que el pastor debería haberle dado a este hermano se encuentra en Lucas 17:3-4; “Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: me arrepiento; perdónale”.

Pregunta al público: ¿Qué habría sucedido si al hombre de los repollos, el pastor le hubiera contestado: “Lo que usted necesita es perdonar. Y si el caballo de su vecino corre seis veces más sobre sus repollos hoy, perdónelo seis veces más. Hablando bíblicamente, ¡este caballo ‘todavía puede pasar por encima de sus petunias 490 veces más ¡Obviamente, para entonces ya no quedará ningun repollo para correr sobré el!”


Cristo claramente afirmó que aunque alguien peque reiteradamente ha de ser perdonado, si se arrepiente, aun si pecare setenta veces siete… {ATO 296.3} Haya más oración y menos conversación sobre los errores de los demás.

Jesus recomendó que se perdonara en forma ilimitada.-Y como nunca nos pediría que fuéramos más perdonadores que Dios, entonces sabemos que el perdón de Dios tampoco conoce límites, siempre que continuemos acudiendo a él y pidiendo perdón y recibiendo el regalo de este perdón.

Relacionado: ¿Crees que has cometido el pecado imperdonable?

¿El perdón ilimitado no conduciría al libertinaje?

Muchas veces la gente se pone nerviosa al llegar a este punto. Preguntan: “¿No conduciría esto al libertinaje?” Si a los dueños del caballo se los perdonara 490 veces, o siquiera siete veces en un mismo día, ¿no llegarían a pensar que su caballo tiene el derecho de correr por encima de los repollos? ¿No nos induciría esta enseñanza de un perdón ilimitado a jugar con la gracia de Dios?

Jesús contestó esta pregunta en la parábola que le relató a Simón acerca de los dos deudores. Véase Lucas 7:40-43.

40 Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro.

41 Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta;

42 y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más?

43 Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado.

Les dijo a Simón y María y a los discípulos que escuchaban, que la persona a quien se le perdona mucho, ama mucho. Mientras más se nos perdone, más grande será nuestro amor.

Ahora Sólo nos falta agregar un texto, el de Juan 14:15: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.

70 veces 7

¿Que significa 70 veces 7?

Lo que significa es que el perdón de Dios es ilimitado. Pero este hecho no conduce al libertinaje, porque la persona a quien se perdona mucho, ama mucho. Y mientras más se ama, más se obedece. Es tan sencillo como eso.

El perdón de Dios hacia nosotros no disminuye en lo más mínimo nuestro deber de obedecerle.

“Jesús conoce las circunstancias que rodean a cada alma. Tú puedes decir: soy pecador, muy pecador. Puedes serlo; pero cuanto peor seas, tanto más necesitas a Jesús. El no se aparta de ninguno que llora contrito. No dice a nadie todo lo que podría revelar, pero ordena a toda alma temblorosa que cobre aliento. Perdonará libremente a todo aquél que acuda a él en busca de perdón y restauración”. – El Deseado de todas las gentes, pág. 522.

Si tus hermanos yerran debes perdonarlos. Cuando vienen a ti confesando sus faltas, no debes decir: No creo que sean lo suficientemente humildes. No creo que sientan su confesión. ¿Qué derecho tienes para juzgarlos, como si pudieras leer el corazón? La Palabra de Dios dice: “Si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti tu hermano, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale”.11 Y no sólo siete veces, sino setenta veces siete, tan frecuentemente como Dios te perdona. PVGM 195

El sentido profético de perdonar 70 veces 7

Jesús instruyó que hay que perdonar 70 veces 7, lo cual es una manera de decir que hay que perdonar siempre, pues el amor de Dios es infinito y su misericordia grande. Ahora entramos en una aplicación impresionante de esta declaración de Jesucristo, pues 70 veces 7 es equivalente a 7 veces 70.

Cuando Jesús dice algo, lo hace siempre con un claro propósito, que encierra un profundo sentido. Sabemos que 70 veces 7 equivale a 490. Con seguridad el Señor Jesucristo pensó en las 70 semanas, los 490 días/años de la profecía de Daniel 9. Aquel tiempo especial que Dios dispuso para su pueblo hebreo y su santa ciudad Jerusalén con el propósito específico de proveer el perdón de los pecados.

El pueblo de Dios estuvo castigado 70 años por su pecado. Y entonces recibió un tiempo de 7 veces 70 años de perdón divino. ¡Esto nos ilustra que el perdón de Dios es mucho mayor que su castigo! Tal como dice la Palabra de Dios: “… cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia.” Rom. 5:20.

Jesús dio esta maravillosa enseñanza del perdón, durante los 3 ½ años de su ministerio mesiánico entre su bautismo, que ocurrió en el año 27 d.C. y su crucifixión que ocurrió en el año 31. D.C. Cuando el Señor la presentó, estaba absolutamente consiente que se encontraba en la última de las 70 semanas de la profecía de Daniel capítulo 9:24-27, como estudiamos en el tema anterior. Aquella semana crucial; el clímax de las 70 semanas, en la cual él iba a morir por los pecados de su pueblo y del mundo entero, como el misericordioso “Cordero de Dios”, para proveernos el perdón de nuestros pecados y la reconciliación con Dios.

Obtener pdf

Referencias: El plan de perdón y salvación (Tema 27) - 95 Tesis Acerca De La Justificacion Por La Fe - Morris Venden, pags.104,105

Únete a nuestro grupo de WhatsApp: Grupo 1 Grupo 2 Grupo 3

Deja tu comentario