Recursos Bíblicos

La Biblia y la ciencia: EVIDENCIAS científicas

La Biblia no es realmente un libro “científico”, pero eso no significa que la Biblia contradice la ciencia. Sólo significa que no es su enfoque, de la misma manera que las obras de Heródoto o Josefo no pueden considerarse “científicas”, pero tampoco son necesariamente “anti-científicas”. Sólo significa que la ciencia no es el propósito principal del libro. Con eso en mente, podemos leer la Biblia desde mente abierta sin preocuparnos por el rigor científico, incluso si creemos en la infalibilidad y la inspiración de las Escrituras.

Incluso siendo un libro tan antiguo, escrito en un período de aproximadamente 1600 años y por al menos cuarenta autores diferentes, es impresionante cómo la Biblia se destaca ampliamente en comparación con otros libros de la época, incluso cuando hace declaraciones científicas.

Algunos descubrimientos científicos que prueban el relato bíblico. Se incluyen sólo algunos pocos ya que sería extenso abordar la evidencia con la debida atención, pero podemos afirmar lo mismo que dijo Robert Jastrow, director del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA:

“El científico ha escalado las montañas de la ignorancia; está a punto de llegar a la cima más alta; y cuando sube a la última roca es recibido por una banda de teólogos que han estado sentados allí durante siglos”

El universo tuvo un comienzo

Una de las más simples y menos mencionadas por muchos hoy (tal vez debido a la misma simplicidad), pero extremadamente importante, es el hecho de que la Biblia da fe de que Dios es un Ser trascendental y que el Universo tuvo un comienzo.

Uno pensaría que esto es algo básico que no prueba nada. Después de todo, cualquiera de nosotros cree esto, independientemente de la creencia religiosa que tenga. Pero esto se debe a que estamos en el siglo XXI, donde ya tenemos el conocimiento científico necesario para saber que el Universo no es eterno, sino que tuvo un comienzo. Hasta hace poco, a principios del siglo pasado, era normal creer que el Universo siempre ha existido, y por lo tanto no fue creado por ninguno. El Universo sería eterno.

Craig habla de ello con las siguientes palabras:

“Una de las principales doctrinas de la fe judeocristiana es que Dios creó el Universo de la nada en un tiempo finito en el pasado. La Biblia comienza con las palabras: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” (Gén. 1.1). La Biblia, por tanto, enseña que el universo tuvo un comienzo. Esta enseñanza fue repudiada tanto por la filosofía griega como por el ateísmo moderno, incluido el materialismo dialéctico. Así, en 1929, con el descubrimiento de la expansión del Universo, esta doctrina fue radicalmente confirmada. Cuando se habla del comienzo del Universo, los físicos John Barrow y Frank Tipler explican: ‘En esta singularidad, el espacio y el tiempo llegó a existir; literalmente, nada existía antes de la singularidad, así que si el Universo se originó en tal singularidad, realmente podríamos tener una creación ex nihilo (de la nada) ‘. Contrariamente a todas las expectativas, la ciencia, por lo tanto, confirmó esta predicción religiosa ”

Existe día y noche en el mismo momento

En Lucas 17: 30-34, por ejemplo, tenemos la confirmación bíblica que hay noche y día a la misma hora:

“Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste… En aquel día… Os digo que en aquella noche… ” (Lucas 17: 30-34)

La creencia básica en los día de Lucas era la de la Tierra plana, y bajo esta luz era imposible pensar que pudiera haber noche y día al mismo tiempo. Jesús dijo algo que solo se probaría científicamente quince siglos después.

La tierra suspendida sobre nada

La Biblia también avanzó en relación con la ciencia en Job 26: 7, que dice Dios “Cuelga la tierra sobre nada.”. Esto también era inaceptable en aquella época, cuando se pensaba que la tierra era sostenida por el dios Atlas que la apoyaba en su espalda. Por el contrario, Job ya sabía que la Tierra no estaba suspendida por algo que fuese material, sino sobre un vacío, tal como los satélites en nuestro planeta.

El hombre está formado del polvo

La Biblia también dice que el hombre fue formado del polvo de la tierra (Génesis 2: 7) y arcilla (Job 33: 6), que era motivo de escarnio por parte de los ateos por lo menos hasta 1982, cuando los científicos descubrieron que los ingredientes necesarios para hacer un ser humano se puede encontrar en la arcilla. Según la publicación Reader’s Digest, “el escenario descrito por la Biblia en cuanto a la creación de vida, no está lejos del objetivo” . 

Este fue la forma más “científicamente correcta” de decir que la Biblia acertó exactamente el ¡objetivo!

Polvo de tierraCuerpo Humano
Sodio (Na+)Sodio (Na+)
Potasio (K +)Potasio (K +)
Cloruro (Cl-)Cloruro (Cl-)
Calcio (Ca2 +)Calcio (Ca2 +)
Magnesio (Mg2+)Magnesio (Mg2+)
Bicarbonato (HCO3-)Bicarbonato (HCO3-)
Fosfato (PO42-)Fosfato (PO42-)
Sulfato (SO42-)Sulfato (SO42-)
Hierro (Fe)Hierro (Fe)

Cuando morimos, nuestros cuerpos vuelven al polvo nuevamente (Génesis 3:19). Curiosamente, el planeta Tierra está formado en un 70% por agua, el mismo porcentaje presente en el cuerpo humano.

La costilla de Adán y la cirugía moderna

Incluso la descripción bíblica de Dios creando a la mujer de la costilla Adán (Gn 2:21) es perfectamente científico. ¿Cuál fue el proceso que usó Dios? Era simple: primero, hizo que un “sueño profundo” cayera sobre Adán. Después, quitó una de sus costillas. Luego cerró el local con carne, y finalmente convirtió esa costilla en una mujer. 

Este es el mismo proceso aplicado por los médicos de hoy. Primero dan anestesia general, similar a “Sueño pesado” que cayó sobre Adam. Adán iba a ser operado y Dios estaba preparando a su paciente.

Pero, ¿por qué la costilla? Porque en la costilla hay médula ósea roja, que es donde encontramos la células madre. Si Dios va a “clonar” a alguien, ahí es de donde tiene que sacarlo. La costilla es el lugar perfecto, el más cercano a la superficie. Dios cerró el lugar con carne, que es lo mismo que hacen los cirujanos plásticos. Adan no se deformó físicamente después de la “cirugía”, sino permaneció perfecto. Todo el proceso aplicado por los médicos con el avance de la ciencia moderna es aplicado por Dios en Génesis 2:21 – excepto la creación de la vida, algo que ningún humano es capaz de hacer, solo Dios.

Moisés no tenía acceso a la ciencia moderna ni tenía ningún conocimiento en medicina contemporánea, pero su descripción es una correspondencia exacta al método utilizado por los médicos hoy en día en cirugía.

Descendientes de una sola mujer

La Biblia también indica que toda la humanidad desciende de una sola mujer. (Eva), que fue confirmado por la ciencia moderna en 1986, cuando los investigadores de la Universidad de California concluyeron que todos los humanos eran descendientes de una única mujer, lo que llamaban “Eva Mitocondrial ”. 

Para llegar a esta conclusión se basaron en el análisis de ADN extraído de las mitocondrias, que se transmite solo por el linaje femenino. Al comparar el ADN mitocondrial de mujeres de varios grupos étnicos, encontró que todos son iguales, lo que significa que todos tienen el mismo antepasado. La ciencia descubrió esto en 1986, pero la Biblia lo ha dicho desde 1450 a.C.

Las corrientes oceánicas

El Salmo 8: 8, a su vez, habla de las “los senderos del mar”, que llevaron a Matthew Maury, un oficial de la Marina de los EE. UU. a lanzarse a encontrar estos supuestos “caminos en los mares”. ¿Qué averiguó? Que ellos océanos tienen caminos que fluyen a través de ellos. Se hizo famoso por ser el “Descubridor de las corrientes marinas”. 

Este conocimiento no existía en ese momento en el que se escribieron los Salmos, ya que solo fue adquirido en el siglo XIX … dos mil años después de que el salmista lo registrara en la Biblia.

Ciclo de condensación y evaporación del agua

El escritor de Eclesiastés (Salomón) describió perfectamente el ciclo de condensación y evaporación del agua diciendo: “Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo.” (Eclesiastés 1: 7).

El sol evapora el agua del océano, el vapor de agua se eleva y se convierte en nubes,y el agua de las nubes vuelve a caer a tierra (lluvia), formando los ríos que corren de nuevo al océano. 

Fue solo en la época de Galileo (1630 d.C.) que esto se sabía, pero Salomón ya lo sabía desde el ciclo de 2500 años antes de la ciencia. Salomón también sabía que “El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo.” (Ec. 1: 6). Recientemente, aerólogos y meteorólogos encontraron que el viento “viaja formando circuitos”.

Fuente: CAP. 1 – DEUS vs CIÊNCIA?, del libro "Deus é um Delírio?" de Lucas Banzoli

Recursos relacionados:

Deja tu comentario
Lección Escuela Sabática - 4to Trimestre 2020 - PDF "LA EDUCACIÓN"