Recursos Bíblicos

BIDEN, PAPA, EE.UU., Profecías, APOCALIPSIS 13

El Papa Francisco envió un mensaje para felicitar al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por su toma de posesión el miércoles 20, y pidió a Biden que promueva “la reconciliación y la paz”. 

Biden es el segundo jefe de gobierno católico de Estados Unidos, después de John F. Kennedy, quien estuvo en el poder entre 1961 y 1963, año en que fue asesinado. 

“Le pido a Dios, fuente de toda sabiduría y verdad, que oriente sus esfuerzos para fomentar el entendimiento, la reconciliación y la paz en Estados Unidos y entre las naciones del mundo, con el fin de promover el bien común universal

, dice el texto de la mensaje enviado a la Casa Blanca por el pontífice.

“Que bajo su liderazgo, el pueblo estadounidense sigue buscando fuerza en los altos valores políticos, éticos y religiosos que han inspirado a la nación desde su fundación”, agregó el Papa Francisco, quien, hace cuatro años, también felicitó al predecesor de Biden, Donald Trump. 

El líder de la Iglesia Católica hizo una advertencia, diciendo que las “graves crisis” que enfrenta el mundo, “exigen respuestas unidas y con visión de futuro”, por lo que reza para que las decisiones del actual presidente de Estados Unidos sigan la necesidad de la construcción de una sociedad más justa y libre.

En marzo de 2013, Biden, entonces vicepresidente de Barack Obama, encabezó una delegación de representantes estadounidenses presentes en la misa que marcó el inicio del pontificado de Francisco. Dos años después, los dos se volvieron a encontrar, durante un viaje del líder católico a los Estados Unidos. En una entrevista concedida en 2015, cuando Francisco estaba en Estados Unidos, Biden habló de su encuentro con el Papa, que tuvo lugar dos años antes: “Él es la personificación de la doctrina social católica con la que me criaron“. 

En noviembre, ya electo presidente, el demócrata habló por teléfono con el pontífice y expresó su intención de trabajar junto al Vaticano para abordar la crisis climática y acoger a inmigrantes y refugiados. Los deseos chocan con los de su antecesor, Trump, con quien Francisco tenía diferencias públicas en políticas migratorias ambientales, por ejemplo. El Papa incluso dijo, incluso antes de las elecciones de 2016, que el republicano “no era cristiano”, debido a la política de “construir muros”.

Según el Pew Research Center, el principal instituto de investigación que mide la división religiosa en los EE. UU., Los evangélicos constituyen la fe más grande del país: el 25% de la población; otras líneas del protestantismo se cuentan por separado, como las iglesias históricas (metodista, bautista, etc.). ) y los de tradición negra (estos votaron fuertemente en el demócrata, por cierto). El 20% son católicos. Ateos, agnósticos o “nada en particular”, suman un 26%.

Pero, ¿qué tiene que ver Joe Biden con las profecías? Su nombre no está codificado en ninguna de las páginas antiguas de la Biblia, pero una interpretación bíblica que ha sido confirmada revela que la nación que gobernará participará en el cumplimiento de una de las últimas profecías de la Biblia. Esta profecía está en Apocalipsis 13. 

En este capítulo hay una descripción de dos poderes que son enemigos de los fieles adoradores de Dios. En los días en que el Imperio Romano gobernaba el mundo, Dios le reveló al apóstol Juan, el autor del Apocalipsis, la aparición de dos poderes de influencia mundial. El primero está representado por una “bestia que emerge del mar” (Ap 13: 1). Los reformadores protestantes identificaron a la “bestia del mar”. Para Martín Lutero, Juan Calvino y los grandes reformadores protestantes del siglo XVI, todas las descripciones proféticas de Apocalipsis 13: 1-10 se aplican perfectamente al Imperio Romano en su fase papal, es decir, a la jerarquía religiosa más poderosa del planeta. Su historia de intolerancia hacia las ideas disidentes, evidente en episodios como la Inquisición, confirma que la Iglesia Romana está representada en la Biblia como la primera bestia de Apocalipsis 13.

El segundo poder descrito en el mismo capítulo se describe como “otra bestia que emerge de la tierra” (Ap. 13:11). Según el relato bíblico, esta “bestia” “tenía dos cuernos”, parecía “un cordero, pero hablaba como un dragón”. “Ejerce toda la autoridad de la primera bestia en su presencia”. Según Vanderlei Dorneles, en su libro El último imperio , el teólogo puritano Thomas Goodwin sugirió en 1680 una pista importante que condujo a la posterior identificación del símbolo profético. Concluyó que la segunda bestia de Apocalipsis 13 era la “imagen protestante del papado en las iglesias reformadas”.

Más de un siglo después, en 1798 y 1799, Jeremy Belknap y John Bacon, ambos de la iglesia congregacional, relacionaron los “cuernos” de la bestia apocalíptica con los valores formativos de Estados Unidos. Bacon argumentó que los dos cuernos representaban “la libertad civil y religiosa en Estados Unidos”. Los Estados Unidos habían sido independientes durante solo 23 años y la Constitución estadounidense había estado en vigor durante una década.

Pero no fue hasta 1850 que se consolidó esta interpretación. George W. Holt, Hiram S. Case, Tiago White e Hiram Edson analizaron todos los elementos de la profecía y concluyeron que la segunda bestia del Apocalipsis es “la república protestante de los Estados Unidos”. Al año siguiente, un joven de 22 años llamado John Nevins Andrews descubrió todas las pruebas de que la nación estadounidense era el poder representado en Apocalipsis 13: 11-18. Basado en eso, predijo que Estados Unidos se convertiría en un imperio mundial. Recuerde que cuando Andrews escribió esto, la bandera estadounidense tenía solo 31 de las 50 estrellas que tiene actualmente. Los 31 estados representados en el banderín comprendían una nación rural (solo el 15% de la población vivía en ciudades). Todavía dependiente del trabajo esclavo, el país de tímida expresión económica en el escenario internacional dio los primeros pasos de una industrialización tardía en relación con Europa occidental y trató de superar los resultados de la depresión económica de 1837.

Hoy, el liderazgo estadounidense en la escena internacional es indiscutible. Esto confirma la interpretación de la profecía, que también revela que la “bestia de la tierra” (EE.UU.) llevaría a la gente a someterse a la autoridad de la “bestia del mar” (Vaticano). Según la profecía, la nación americana “hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia” y “Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia”.

La autora cristiana Elena G. de White escribió en 1888 que, “Para que los Estados Unidos formen una imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno civil que la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir sus fines.” (El Conflicto de los Siglos, p. 443).

En resumen, “la imagen de la bestia” es una nueva versión de lo que prevaleció en la Edad Media: el papa ordenaba al rey, y el rey otorgaba poder al papa y llevaba a cabo su voluntad.

El acercamiento entre la mayor potencia económica y militar del planeta y la jerarquía religiosa más vigorosa del mundo debe verse como la realización de una peligrosa escenario profético apocalíptico. Según Elena de White, “Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la inflicción de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola.”(El Conflicto de los Siglos, p. 449).

El escenario de unidad entre los poderes religiosos y políticos del mundo es uno de las últimas señales que precederán a la segunda venida de Cristo y al fin del mundo. Cuando Cristo venga, las autoridades políticas y religiosas perderán sus poderes, y Dios salvará a su pueblo y será el único gobernante del Universo, y “reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11:15). 

Por eso, hay que vigilar de cerca lo que ha estado sucediendo en nuestro planeta -con un ojo en la Biblia y otro en las señales- pero también es necesario evitar alarmismos que solo crean sensacionalismo y que, al fin y al cabo, cuando todo pasa, un rastro de frustración. Recordemos siempre que, más importante que las señales mismas, es la persona a quien los señales apuntan: Jesucristo. 

Debemos amar su venida, pero sin descuidar nuestra comunión con él ahora y la misión de hablar del amor y la salvación que todavía ofrece. ¿Volverá pronto? Sí, lo creo. Pero mi vida puede ser incluso más corta que este gran evento, ya que es tan frágil e incierta. Este es un recordatorio de que nuestra preparación debe ser diaria; nuestra conexión con Dios debe ser constante y no depender de eventos y circunstancias.

Por Angelo Repetto, vía Mepahone [Con información de EFE y  Revista Adventista ]

Recursos relacionados:

Comparte tu opinión

12 + catorce =