Recursos Bíblicos

Estudio profundo de Las 4 bestias de Daniel 7

En esta profecía, cuatro bestias o animales representan cuatro reinos mundiales. Las cuatro bestias de Daniel 7 corresponden a los cuatro metales hallados en la imagen de Daniel 2. Pero hay mucha más oportunidad de dar detalles en la segunda profecía debido a que los animales son seres animados, a diferencia de los metales. Por lo tanto, los reinos que fueron bosquejados con meras generalizaciones en Daniel 2 reciben una explicación más completa en Daniel 7.

Los grandes reinos que han gobernado al mundo le fueron presentados al profeta Daniel en forma de fieras, que surgían mientras “los cuatro vientos del cielo combatían en la gran mar”. Daniel 7: 2. En Apocalipsis 17, un ángel explicó que las aguas representan “pueblos y naciones y lenguas”. Apocalipsis 17: 15. Los vientos simbolizan luchas. Los cuatro vientos del cielo que combatían en la gran mar representan los terribles dramas de conquista y revolución por los cuales los reinos alcanzaron el poder.

Ellen G. White, El Conflicto de los Siglos, 492, 493

Antes de estudiar este tema, se recomienda leer: DANIEL 2: LA ESTATUA DE NABUCODONOSOR

León alado, Babilonia

Un símbolo muy adecuado para representar a Babilonia. El león alado se halla en las obras de arte babilónico. Era común la combinación de león y águila: generalmente un león con alas de águila, a veces con garras o pico; otra combinación parecida era el águila con cabeza de león. El león alado es una de las formas de ese animal-símbolo que a menudo se representa combatiendo junto a Marduk, el dios patrono de Babilonia…

Oso, Medo-Persia

Un oso, otra bestia feroz que se muestra con los residuos de lo que ha devorado entre los dientes parece comunicar las características de un poder sanguinario y fuerte, una representación apropiada al gran imperio medo-persa que derribó al glamoroso imperio neo babilónico.

Leopardo alado, Grecia

Al imperio medo-persa siguió el imperio greco-macedónico iniciado por la indiscutible figura de Alejandro Magno. Este imperio dominó el mundo antiguo en el periodo del 331 al 168 AC (163 años) cuando los romanos doblegaron a los macedonios en la célebre batalla de Pidna.

Bestia terrible, Roma

“La cuarta bestia, espantosa y terrible” y “grandemente fuerte” es el imperio que sucedió a los griegos, y la historia registra a Roma como sucesora de ellos. El mundo natural no pudo proporcionar a Daniel ningún espécimen comparable, pero, su descripción monstruosa es aterradora. La historia se encargó de señalar el carácter del imperio romano, ciertamente muy diferente de los anteriores, y por cierto también cruel y aterrador…

  1. Daniel 2 y Daniel 7 tratan ambas de los imperios que surgirían desde el tiempo de Daniel hasta cuando Dios ponga fin a este sistema de cosas con su segunda venida.
  2. Por lo tanto, existe complementariedad entre los detalles de los 4 reinos presentados hasta aquí, así como una revelación progresiva para beneficio del profeta y de nosotros en el futuro (del profeta).
  3. Es evidente que Dios, a través de estas revelaciones, desea hacernos conocer que Él conduce los destinos del mundo y desea que entendamos el lugar que estos imperios ocupan en la ejecución de sus propósitos.
  4. A la secuencia de imperios de Daniel 2 se añaden en Daniel 7 algunos detalles que enriquecen la identificación de algunos de los reinos:
  • • La brevedad del imperio neobabilónico por el debilitamiento de la actitud de sus reyes.
  • • La solidez, expresa en la duración comparada, del imperio medopersa al que se le garantiza, por revelación celestial, capacidad para mantenerse por más tiempo en posición de dominio.
  • • La división del imperio de Alejandro en 4 reinos, representados por las cuatro cabezas del leopardo. Figura que se repetirá en la profecía del carnero y el macho cabrío de Daniel 8.
  • • La división del imperio de los césares en 10 reinos, como consecuencia de las invasiones bárbaras, representados por los cuernos, que tienen su correlato en los diez dedos de la estatua.
  • • El hecho que se repite en ambos que habrá al final un reino, el de Dios, que nunca terminará y que surgirá en el tiempo de estos reyes (recuerde que la piedra que los representa cae en los pies de la estatua).
  • • El surgimiento de un poder extraño, representado por el cuerno pequeño, sobre el que nos extenderemos en un tratado futuro.
  1. La lógica conclusión es que las profecías que vengan en adelante deben extender la comprensión y añadir detalles a la identificación de lo que hoy para nosotros es historia, pero no lo era para cuando el profeta recibió la revelación.
Material preparado por Federico Salvador - La verdad presente
Recomendado para ti:  El Principio de los Principios | Estudios Bíblicos

Comparte tu opinión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: