Recursos Bíblicos

¿Por qué hay muerte para el hombre mientras Satanás y sus ángeles siguen vivos? ¿No es la paga del pecado la muerte?

La Biblia no declara explícitamente por qué Adán y Eva terminaron muriendo después de ciertos años de vida, mientras que Satanás y los otros ángeles malignos todavía están vivos hoy. Sin embargo, hay algunos conceptos bíblicos que nos ayudan a entender esta pregunta. Debemos reconocer inicialmente que Dios es “el único que tiene la inmortalidad” inherente a Si mismo (1 Tim. 6:16), y que otorgó inmortalidad condicional a los seres creados. Esto significa que los ángeles, buenos o malvados, no son inmortales en si mismos.

La existencia pecaminosa de Satanás y los ángeles malignos, mucho más larga que la de Adán y Eva, se debe básicamente a el hecho de que los seres angelicales fueron creados con atributos y habilidades superiores a los de los seres humanos (ver Hb 2: 7). Los ángeles son seres espirituales (Heb 1,14) con gran poder (Sal 103: 20) y que se mueven a gran velocidad (Ez. 1:14; 10:20; Dan 9: 21-23), sin ser detenido por barreras físicas (Hechos 12:1-11).

Aunque Satanás y sus ángeles son seres pecadores (Apocalipsis 12: 7-10; I Juan 3: 8), todavía retienen mucho de su poder (Efesios 6:12; I Pedro 5: 8). Satanás puede llegar a ser incluso “un ángel de luz” (II Corintios 11:14). Pero los seres humanos no fueron creados con estos características.

Además, Lucifer (el nombre de Satanás antes de que se rebelara contra Dios) se convirtió en el autor del pecado (Is 14:12-15; Ez. 28: 12-19), acusando a Dios mismo de ser injusto en su trato con las criaturas (ver Génesis 3: 1-5). La crisis entre Dios y Lucifer se intensificaron hasta el punto en que hubo una “lucha en el cielo” entre Cristo y sus ángeles, por un lado, y Lucifer y el sus ángeles por el otro (Apocalipsis 12: 7-9).

Dios pudo haber destruido inmediatamente a los ángeles rebeldes, pero si lo hacia, las otras criaturas del Universo le servirían por miedo, sin comprender la verdadera naturaleza del pecado que todavía estaba en su etapa embrionaria. Dios preservó la existencia de Satanás para hacer evidente a lo largo de la historia humana, la falsedad de sus acusaciones (ver Apocalipsis 12).

Recomendado para ti:  ¿Qué es estar bajo la Ley?

En el Jardín del Edén, Satanás, en forma de serpiente, le dijo a Eva que ella y Adán no morirían (Génesis 3: 4; Apocalipsis 12: 9). Es evidente que esta afirmación no era más que una mentira y una contradicción directa de la advertencia divina contenida en las palabras “ciertamente morirás” (Gen 2:17). Como Satanás y sus ángeles habían pecado y todavía estaban vivos, él podría haber imaginado que pasaría lo mismo con Adán y Eva.

Después de todo, hasta entonces no se había materializado plenamente el principio de que “la paga del pecado es muerte” (Rom. 6:23), porque la muerte aún no se conocía. Ella se daría a conocer con la muerte del primer animal sacrificado (Gen 3:21) y el asesinato de Abel (Gen 4: 8).

El relato bíblico dice que Adán, a pesar de su pecado, vivió 930 años (Génesis 5: 5). Lucifer, quien también pecó, continúa existente, pero su fin ya está predeterminado. Él y sus ángeles serán arrojados al “lago de fuego y azufre” (Ap. 20:10; ver Mt 25:41; Judas 6), que los consumirá por completo, no dejando “ni raíz ni rama” (Mal 4:1; Ap 20: 9).

El periodo de existencia de los seres humanos puede variar significativamente, como lo muestran las genealogías bíblicas (Gén. 5:1-32; 11: 10-32) y la experiencia práctica de la vida. El hecho de que Dios concediera una existencia mucho más larga a Satanás y sus ángeles no quieren decir que sean inmortales en si mismos y que nunca dejarán de existir. Satanás, sus ángeles y todos los malvados serán completamente destruidos cuando el mundo finalmente regrese a su perfección original. (ver Apocalipsis 21:1-5).

Por Alberto R. Timm

2 comentarios

Deja un comentario

  • “LA PAGA DEL PECADO ES MUERTE” No se refiere a la muerte física sino a la muerte espiritual ó muerte segunda, escrito esta que cuando vuelva nuestro amado Yáshua habrá muchos hijos de Dios vivos y también muchos malvados, estos morirán pero serán resucitados después y recibir sentencia junto a satanás y sus ángeles o sea, muerte eterna. DIOS LES BENDIGA !! Saludos !!