Recursos Bíblicos

Los 20 hombres más importantes de la Biblia

01 – Jesucristo

El personaje central de la historia, es la figura más impactante de la Biblia, su presencia se revela explícitamente en los Evangelios y en el Nuevo Testamento, e implícita en el Antiguo Testamento. Cristo era mucho más que un hombre, pero lo incluimos en esta lista porque también era un hombre y compartía nuestras limitaciones.

Algunos datos impresionantes sobre Cristo:

  • En apenas 3 años y medio de ministerio hizo más que todos los filósofos y sabios de la antigüedad, revolucionó el mundo dividiéndolo en antes y después;
  • Nunca escribió nada, pero es la persona sobre la que más se escribe en la tierra;
  • Nunca se graduó de ninguna escuela, pero es el maestro más respetado y calificado que se conoce;
  • Nunca ocupó un cargo público, pero es el líder más destacado de la historia de la humanidad;
  • Todas las grandes personalidades que representan las más variadas religiones de la tierra, yacen en sus tumbas, pero Cristo vive e intercede por sus hijos hasta hoy en el cielo.

02 – Adán

El primer hombre dotado de una conciencia y un conocimiento incomparables, el ser más perfecto y completo de la creación divina.

Se estima que medía entre 3 y 4 metros de altura, con un poder mental extraordinario, capaz de nombrar y recordar el nombre de un número casi infinito de ejemplares de animales y plantas de cría, utilizando únicamente el cerebro.

03 – Enoc

El séptimo después de Adán, se distinguió por mantener una comunión continua con el Creador, hasta el punto de ser llevado vivo al cielo sin pasar por la muerte.

04 – Noé

El hombre responsable de la esperanza de la humanidad en el momento del diluvio, el predicador de la justicia, advirtió a los antediluvianos por un período de 120 años, hasta que llegó el tiempo determinado por Dios en el que él y su familia se salvaron solos, en el arca.

05 – Abraham

Amigo de Dios y padre de la fe, fue un nómada llamado a ser heredero y precursor del pueblo hebreo que se convirtió en Israel, la nación que rodea toda la trama de la Santa Biblia.

Provino de la descendencia de Sem, el primogénito de Noé.

Engendró a Isaac después de que cumplió 100 años, resaltado por la estricta fidelidad y obediencia a Dios, tuvo como episodio notable en su biografía la escena del monte Moriah, donde iba a sacrificar a su hijo, a pedido de Dios, pero se salvó y su experiencia quedó como prueba de fe y legado.

06 – Job

Testigo de la justicia y la benevolencia de Dios, Job fue uno de los hombres que más sufrió en la Biblia, pero también fue uno de los más bendecidos.

Tuvo un total de 20 hijos, los primeros 10 de los cuales murieron en su terrible prueba. Permaneció inquebrantable en su fe, incluso siendo sometido a las tribulaciones más severas en la vida material, familiar, social y emocional.

Su experiencia es un testimonio de la justicia de la ley de Dios y una evidencia de la falsedad y falta de fundamento de la rebelión de Lucifer.

Se asume que Moisés fue el autor del libro de Job y que lo escribió incluso antes del Génesis, siendo así el libro más antiguo de la Biblia.

07 – José

Traicionado por sus propios hermanos, fue vendido injustamente como esclavo a Egipto, donde llegó a desempeñar un papel importante en la administración y la política. Un hombre de visión e integridad, responsable de preservar la vida de miles de personas durante los 7 años de sequía en esa región.

Fue momificado y trasladado en un sarcófago a la tierra de Canaán, en el momento del Éxodo del pueblo de Israel en el tiempo de Moisés.

08 – Moisés

Distinguido estadista, escritor y legislador del mundo antiguo, también fue general y posible sucesor del trono egipcio con motivo de su huida registrada en el capítulo 3 de Éxodo.

Fue el responsable de ordenar la salida del pueblo hebreo de Egipto, siendo el líder principal de la nación emergente, también fue conocido como el hombre más manso de la tierra según el libro de Números, capítulo 12.

Tu vida se ha subdividido en 3 fases:

  • De 1 a 40 años: en Egipto;
  • Edades 40-80: En el desierto de Madián, pastoreando ovejas;
  • Edades 80-120: Guiando a la gente en el viaje a la tierra prometida.

El libro de Judas registra el episodio en el que el Arcángel Miguel vino a resucitar a Moisés y llevarlo al Cielo.

09 – David

Fue el segundo y más famoso Rey de Israel, antes de haber sido pastor, soldado y cantante / músico.

En el registro histórico se le conoce como un hombre conforme al corazón de Dios (1 Samuel 13:14), de quien se le prometió que siempre tendría un descendiente en el trono de su dinastía.

Cristo en la Biblia es llamado hijo de David, un hecho bastante llamativo y significativo, considerando que el rey David también cometió pecados graves, como el adulterio y el asesinato, pero fue incomparable en su conducta de arrepentimiento y contrición, por lo que fue aceptado por Dios y se convirtió en una figura ejemplar para los necesitados de misericordia. .

A pesar de ser perdonado, David sufrió hasta el final de su vida las consecuencias de su error, a través de las disputas que surgieron en su contra entre sus propios hijos.

10 – Salomón

El hombre más sabio y rico de la Biblia (pero Cristo era más sabio que él) construyó uno de los templos más hermosos de la antigüedad.

Su vida estuvo marcada negativamente por el exceso de mujeres que poseía, mil en total.

Compuso muchos proverbios y cánticos, gran parte de los cuales se encuentran en los libros de Eclesiastés, Proverbios y Cantares, en el Antiguo Testamento.

11 – Elías

Fue un profeta que oró para que no lloviera, y durante 3 años y 6 meses no llovió sobre la tierra en los días del rey Acab en Israel, un período de gran apostasía promovido por la reina Jezabel, instigadora del culto al dios Baal.

Elías durante esta sequía fue alimentado milagrosamente por cuervos y una viuda, cuando un cuenco de aceite y un puñado de harina fue suficiente para alimentar a 3 personas durante muchos días.

Escenas notables de la vida de Elías:

  • Oró e hizo descender fuego del cielo sobre el monte Carmelo para consumir una ofrenda, mientras que los profetas de Baal no consiguieron nada;
  • Caminó 40 días con la fuerza de un pan horneado sobre brasas y preparado por un ángel;
  • Hizo descender fuego del cielo dos veces seguidas que consumió un total de 100 soldados y 2 capitanes del ejército de Israel en la época del malvado rey Ocozías;
  • Abrió el río Jordán, pasando seco por el medio junto a Eliseo;
  • Ascendió al cielo en un torbellino con carros y caballos de fuego, pasando por la misma experiencia que Enoc, yendo al cielo sin ver la muerte, con Eliseo como testigo.
Recomendado para ti:  Concurso bíblico especial para niños en PowerPoint

12 – Jeremías

Fue un profeta que advirtió al pueblo de Judá antes del cautiverio en Babilonia, su libro es uno de los más grandes de la Biblia y registra los eventos que marcaron la deportación.

Jeremías fue llamado por Dios para recomendar al Rey y al pueblo que aceptaran ser esclavos en Babilonia, porque este era un juicio divino para castigar a Israel por sus pecados e idolatría.

Dios le prohibió casarse y tener hijos, en su ministerio fue encarcelado, arrojado a un pozo, acusado de traidor y vino a morir luego de que se cumplieron sus predicciones, dejó un poderoso mensaje al mundo con su vida y testimonio. .

13 – Daniel

Fue uno de los cautivos llevados por Nabucodonosor a Babilonia en el momento de la deportación de la nación de Judá, y se destacó por su inteligencia, liderazgo y habilidad para interpretar sueños.

Descifró el sueño del monarca sobre la estatua con la cabeza de otra que fue destruida por una piedra cortada sin la ayuda de las manos. Sus visiones y sueños demarcaron el período exacto del nacimiento de Cristo y el comienzo del tiempo del fin con la profecía de las 2300 tardes y mañanas (Dan. 8:14).

También fue un gobernante eminente en el reino de Persia, habiendo sobrevivido una noche en un pozo lleno de leones, saliendo ileso.

Su libro es uno de los más profundos de la Biblia y revela eventos que aún tendrán lugar en los días futuros.

14 – Esdras

Como sacerdote y escriba responsable de editar y compilar la mayor parte del Antiguo Testamento, jugó un papel importante junto a Nehemías en la organización de la nación después del cautiverio babilónico.

Habiendo logrado una influencia notable en el reino de Persia, se ganó el favor de esos reyes para promover la reconstrucción del nuevo templo en Jerusalén y la restauración de la estructura religiosa de su servicio.

15 – Sansón.

Sansón era nazareo y creció recibiendo una formación espiritual adecuada. Cuando creció, el Espíritu del Señor descendió sobre Sansón y le permitió realizar grandes hazañas que demostraron una fuerza física sobrehumana (p. Ej., Jueces 13:25; 14: 6,19; 15:14).

Sansón se involucró con Dalila. Esta mujer vivía cerca de su casa, y no se sabe con certeza su nacionalidad, es decir, si pertenecía al pueblo de Israel, a los filisteos o a otro pueblo.

Los filisteos persuadieron a Dalila y aceptó un soborno para descubrir la fuente de la fuerza de Sansón y contárselo a los filisteos; después de que Dalila lo acusara de falta de amor, Sansón le habló de su condición de nazareo y de la importancia de su cabello en relación con la fuerza sobrenatural que Dios le había dado.

Dalila llamó rápidamente a alguien para que le cortara el pelo a Sansón mientras dormía.

16 – Juan el Bautista

La voz del que clama en el desierto, según Cristo Juan era ‘el mayor entre los nacidos de mujer’ (Mt 11,11), su misión estaba entre las más nobles encomendadas a los mortales: preparar el camino al Mesías.

Vivió en el desierto de Judea predicando y bautizando en el río Jordán, llamando a todos al arrepentimiento, hasta que Cristo comenzó su ministerio en Galilea.

Fue arrestado por Herodes y decapitado con motivo del cumpleaños de este rey impío, a petición de Salomé, instigado por Herodías, su madre, que odiaba a Juan por haber denunciado públicamente su impura relación con Herodes.

17 – Pablo

Maestro y escritor asiduo, se convirtió en el camino a Damasco cuando tenía la misión de arrestar cristianos en esa ciudad.

Se convirtió en heraldo del evangelio de Cristo, predicó a judíos y gentiles, destacándose con este segundo grupo.

Escribió 13 epístolas del Nuevo Testamento, y posiblemente también la de Hebreos, cuya autoría aún no ha sido confirmada.

También fue uno de los apóstoles que más sufrió, habiendo sido azotado, apedreado y golpeado varias veces en sus campañas misioneras, la mayoría de las veces de la mano del propio pueblo judío.

También sufrió naufragios y finalmente fue decapitado por orden del emperador Nerón en Roma.

18 – Juan, el discípulo amado

El papel de Juan en el Nuevo Testamento fue muy similar al del profeta Daniel en la antigüedad, a través del evangelio que escribió y especialmente el libro de Apocalipsis, arrojó luz hasta los últimos días de la historia, cuando Jesús regresará para restaurar todas las cosas. .

Anteriormente conocido como ‘Hijo del Trueno’ (Marcos 3:17) se convirtió al contemplar a Cristo en ‘Discípulo del amor’, escribió además del evangelio que lleva su nombre, el libro del Apocalipsis y 3 epístolas donde a menudo llama a su oyentes de ‘niños pequeños’.

Según algunas tradiciones antiguas, Juan habría sido arrojado a un caldero hirviendo por orden de un gobernante romano, pero no le hizo daño, después de lo cual fue deportado a la isla de Patmos en Grecia, donde tuvo la visión del Apocalipsis.

19 – Nabucodonosor.

Nabucodonosor fue el rey más poderoso del imperio babilónico. Conquistó el reino de Judá y destruyó Jerusalén. El profeta Daniel sirvió en la corte del rey Nabucodonosor.

La Biblia cuenta cómo Nabucodonosor conquistó el reino de Judá. En su primera campaña contra Egipto, Nabucodonosor invadió Judá y obligó al rey Joacim a convertirse en su vasallo (2 Reyes 24: 1). Llevó a algunos jóvenes de la nobleza de Judá, incluidos Daniel y sus amigos, a Babilonia.

20 – Caín.

Caín fue la primera persona que mostró cuán malvado podía ser el hombre después de que el pecado entrara en el mundo. La Biblia dice que Caín trajo una ofrenda al Señor, que era “el fruto de la tierra”. Su hermano Abel, que era pastor, ofreció una ofrenda “del primogénito de sus ovejas” (Génesis 4: 3, 4), que representaba el sacrificio de Cristo por el hombre.

Dios prestó atención a la ofrenda de Abel, pero no acepto la ofrenda de Caín. Así que se enojó mucho y Dios le advirtió que si hacía el bien sería aceptado, pero si no lo hacía, el pecado ya estaba a la puerta (Génesis 4: 5,7). Caín no pudo dominar su naturaleza caída. Invitó a su hermano Abel a ir al campo, y allí lo atacó y lo mató.

Comparte tu opinión

Deja un comentario