Recursos Bíblicos

¿Cómo llevar personas a la DECISIÓN en el Estudio Bíblico?

La toma de decisiones es una de las facultades más importantes de la vida, de aquí se desprende todo lo que somos y lo que seremos ¿Somos felices? ¿Tenemos salud? ¿Cómo serán nuestros hijos? ¿Cómo será mi desarrollo personal? Todo esto depende de la toma de decisiones. Tomar decisiones por Cristo se convierte entonces en el punto más importante de la vida.

El espíritu de profecías dice en cuanto a la toma de decisiones que tienen todas las personas: “Lo que se necesita comprender es la verdadera fuerza de voluntad. Este es el poder que gobierna en la naturaleza del hombre: el poder de decidir o elegir. Todas las cosas dependen de la correcta acción de la voluntad.” El Camino a Cristo. Pág. 47

Si todas las cosas dependen de la correcta acción de la voluntad, como instructores necesitamos aprender ¿Cómo inducir en las personas para que tomen decisiones en favor del reino de Dios? ¿Qué tengo que saber y que tengo que hacer para sacar decisiones correctas en las personas al darles el estudio bíblico?

Toda decisión que se tome, ya sea para comprar una refrigeradora o para aceptar la verdad bíblica y tornarse un cristiano adventista, abarca cuatro niveles básicos:

  1. Información: los interesados no efectuarán decisiones correctas a menos que tengan toda la información sobre el asunto estudiado. Hacer un llamado para decidir sin haber dado la información completa sobre la doctrina, crea barreras en la mente y la decisión será negativa.
    Así, antes de solicitar la decisión, se debe verificar si la persona conoce bien el asunto y si ella comprende lo que significa la decisión que estamos pidiendo. Si sus dudas no fueren aclaradas, el interesado desistirá de los estudios o no tendrá la convicción de la verdad. “Averiguad cómo apelan los temas presentados a los oyentes, y si el tema es claro para sus mentes.” El Evangelismo. Pág. 315
  2. Convicción: cuando la persona tiene la información completa sobre la doctrina, su conciencia le dice: “Creo que esto es lo que Dios quiere que yo haga” “ésta es la voluntad de Dios”. Así ella tiene la convicción sobre la verdad. Podemos aumentar la convicción en el interesado al preguntarle ¿Usted se da cuenta que ésta es la voluntad de Dios? ¿Puede ver que éste es el camino que Dios quiere que usted siga? ¿Está claro que siguiendo este camino usted estará agradando a Dios a Jesús? Al hacer preguntas de esta clase estamos relacionando la información que el interesado recibió en el estudio bíblico con el plan de Dios para su vida.
  3. Deseo: la convicción es la certeza que el interesado tiene de que la doctrina viene de Dios. Esta convicción despertará en él deseo de cambiar su vida. Cuando presentamos los beneficios de hacer lo que es correcto y los daños de hacer las cosas erradas, despertaremos en las personas el deseo de decidir por lo que es correcto.
  4. Acción: cuando el conocimiento adquirido por la información, la convicción y el deseo del interesado sobre la verdad aumentan, él avanza hacia la acción; entonces decide estar al lado de Cristo y acepta el bautismo.

¿Cuáles son los agentes presentes en la decisión?

  • 1. El Instructor: la obra del instructor es enseñar, apelar y conducir a las personas a la decisión de aceptar el llamado de Jesús.

“El agente humano no puede hacer la obra del Espíritu Santo; hemos de ser
únicamente canales por los cuales el Señor trabaja.” El Evangelismo. Pág. 244

  • 2. El Espíritu Santo: somos usados por Dios como canales para conducir almas a la verdad, pero el Espíritu Santo es el agente que convence la mente del interesado para aceptar la enseñanza, él impresiona y convierte el corazón.

“Es la obra del Espíritu Santo convencer a las almas de su necesidad de Cristo.” El Evangelismo. Pág. 209

“… sin la presencia del Espíritu de Dios, ningún corazón se conmoverá, ningún pecador será ganado para Cristo.” Joyas de los Testimonios, Tomo III. Pág. 212

  • 3. El Interesado: él es quién decide si acepta o no la voz del Espíritu Santo. Para tomar una decisión positiva es importante la manera como el mensaje le es presentado. La confianza y amistad que el interesado tiene en el instructor y el uso de métodos correctos aumentarán la posibilidad de tomar una decisión positiva.

¿Cuáles son los pasos para llevar a una persona a la decisión?

  • 1. Llevar a las personas a aceptar a Cristo: antes de presentar cualquier doctrina, la persona debe ser llevada a aceptar a Cristo como su salvador personal. Ésta es la más importante decisión. Si el interesado acepta de corazón a Jesús, entonces aceptará también todas las verdades enseñadas, porque Cristo es el centro de todas ellas.

Sólo después se debe hacer llamados para aceptar las otras doctrinas. “Si los que hoy enseñan la Palabra de Dios elevarán más y más la cruz de Cristo, su ministerio tendría mucho más éxito.” Hechos de los Apóstoles. Pág. 173

  • 2. Enseñar toda la doctrina: “Porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.” Hechos 20:27
Recomendado para ti:  ⏱️ Tu Tiempo Se Está Acabando ▷ Sermón en Powerpoint

Los interesados deben aceptar de manera consciente el mensaje completo de la Biblia. No pasar por alto o apresuradamente las verdades bíblicas de aceptación más difíciles.

“El ministro no debe presentar a la gente sólo las verdades más agradables,
ocultándole las que puedan casarle dolor”. Hechos de los Apóstoles. Pág. 325

Al tener dificultades en presentar un tema más difícil, buscar ayuda de personas con más experiencia.

  • 3. Hacer llamados: el secreto para llevar personas a decidirse por el bautismo es ayudarlas a tomar decisiones progresivas, haciendo un llamado en cada estudio. Si las personas deciden positivamente en cada estudio, será más fácil decidirse por el bautismo.

Si el instructor no hace llamados durante la serie de estudios, el llamado para el bautismo, que es el fin del curso, será una sorpresa y muchos se sorprenderán.

Son las pequeñas decisiones las que conducen al interesado a grandes decisiones. Es un error esperar hasta el final de la serie de estudios bíblicos para después pedir a la persona que acepte todas las doctrinas de una sola vez. Cuando las personas comprenden la verdad, insista para que decidan obedecer con la ayuda del Señor.

“Lleve a las personas al punto de decisión. Muéstreles las importancia de la verdad, es de vida o muerte”. Testimonies. Pág. 152

¿Cómo se hace el llamado?

  1. Preguntar si la persona comprendió totalmente la doctrina presentada y si hubiera dudas, aclararlas.
  2. Pregunte al interesado si cree que ése es el plan de Dios para su vida.
  3. Preguntar si confía en el poder de Dios para ayudarla a poner en práctica la verdad revelada por la Biblia.
  4. En caso de responder sí, orar con ella agradeciendo a Dios y pidiendo que la ayude a permanecer firme en su decisión.

Difícilmente una persona se ofrecerá voluntariamente para el bautismo, sin embargo muchos esperan un llamado para decidirse. La invitación para el bautismo, de preferencia, debe ser hecha en el hogar del interesado. Las decisiones duraderas son alcanzadas de manera personal y con oración.

Ejemplos de llamados para el bautismo:

  • 1. Llamado convencional: tendremos bautismos en las próximas dos semanas, la fecha más cercana será el 2 de Julio y la otra será el 7 de agosto ¿En cuál de las dos fechas prefiere bautizarse siguiendo el ejemplo del salvador?
  • 2. Llamado directo al corazón: “vamos a arrodillarnos aquí y pedir la ayuda de Dios para tomar una decisión ahora”. Si el interesado argumenta diciendo que no sabe orar, pídale que repita sus palabras. Haga una oración corta y al punto: “Alabado seas Señor por la decisión que se ha tomado” felicítelo y dele un abrazo.
  • 3. Llamado para las personas que terminan el estudio y no se deciden: tratar de descubrir lo que le impide entregarse totalmente. Tal vez el problema sea el sábado, su familia, su trabajo o vicios que están impidiendo su decisión. Si fuera esta caso, preguntar: ¿Pretende algún día seguir a Jesús y estar del lado de la verdad? Si la persona estuviera convencida de que Jesús es su salvador personal, y que debe obedecerlo en todo, responderá afirmativamente.

No abandonar a la persona, sino ayudarla a resolver los problemas y después hacerle un nuevo llamado, mostrándole que el día de la decisión es hoy. Mañana podrá ser demasiado tarde. ¿Por qué entonces no hacerlo ahora? (leerles Hebreos 3:7-8)

  • 4. Ayudar al interesado en la decisión tomada: la mayoría de los interesados cuando se deciden por Cristo, enfrentan decisiones difíciles como: oposición de los parientes, abandono de los amigos que no comparten su nueva fe, problemas con el empleo por causa del sábado, dificultad de asimilar el nuevo estilo de vida.

¿Cómo podemos ayudar?

  • 1. Mostrar las promesas de Dios: las Sagradas Escrituras están repletas de preciosas promesas y ejemplos del poder de Dios a favor de los que obedecen su ley en medio de las pruebas. (Salmos 34:7, 91:11-12). Las pruebas forman parte de la vida cristiana (1 Pedro 4:12-16, Mateo 5:10-12). Una fe inquebrantable y una firme confianza en sus promesas, desempeñan un importante papel en los momentos difíciles. (Hebreos
    11:1)
  • 2. Apoyando al interesado en sus dificultades:
    • Visitarlo en su hogar para ayudarlo.
    • Animarlo a confiar en el poder de Dios.
    • Orar con él.
    • Ayudarlo a hacer nuevas amistades en la comunidad de la iglesia.
    • Un nuevo estilo de vida.
    • Ayudarlo en las actividades que son nuevas para él, como: culto de puesta del sol, reuniones de la iglesia, culto familiar, grupos pequeños, estudio de la lección de escuela sabática.
    • Mostrarse amigo y hacerlo parte de la familia de mi grupo pequeño.

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: