Recursos Bíblicos

¿En donde entro Jesús cuando ascendió al cielo? ¿Comenzó el juicio en el año 31 d.C. o en 1844?

Esta pregunta surge de la duda sobre si Jesús comenzó la purificación del santuario celestial (Dia de la Expiación) al momento de su ascensión en el año 31 d.C. o en el año 1844 tal como enseñamos los adventistas del séptimo día.

Algunas personas afirman que Jesús inicio el Día de Expiación en el Lugar Santísimo del santuario celestial cuando ascendió en el año 31d.C., tomando como base Hebreos 6:19,20. Sin embargo, esta creencia no esta en concordancia con la doctrina bíblica del Santuario y con la profecía cronología de Daniel 7 acerca del Juicio que debía iniciar después de la supremacía papal. Esta creencia tampoco se ajusta al cumplimiento histórico-profético de los 2300 días de Daniel 8:14, en donde el profeta Daniel revela que la purificación del santuario celestial comenzaría después del periodo profético de los 2300 días.

Vamos a comprender, utilizando solo la biblia que Jesús NO comenzó la obra de purificación del santuario celestial en el año 31 d.C.

Jesús SI entró en el Lugar Santísimo en su ascensión al cielo. Pero no para comenzar el Día de Expiación sino para inaugurar el santuario celestial y su ministerio sacerdotal. El fundamento bíblico está en Hebreos 6:19,20; 9:12.

El razonamiento es simple: así como Moisés inauguró el santuario terrenal al entrar en el Lugar Santísimo como parte del ritual de inauguración (Éxodo 26:33, 34; 40:9; Levítico 8:10-12; Números 7:1, 89; cf. Hebreos 9:21), Jesús hizo lo mismo. Esta entrada fue prevista en Daniel 9:24 (“ungir al Santo de los santos”) en el final de la profecía de las 70 semanas.

En Hebreos, Moisés es un tipo de Jesús (Hebreos 3:1-6; 9:15-24), pues actuó como rey y como sacerdote, inaugurando el pacto, el santuario y el sacerdocio

En Hebreos 6:19,20 Pablo está hablando de la entrada de Cristo dentro del lugar santísimo del santuario celestial para dedicarlo, junto con el resto del santuario, cuando asumió su ministerio de Sumo Sacerdote.  Esa dedicación está mencionada en Dan 9:24.

Es decir: el Día de la Expiación no es el único ritual que incluye la entrada en el Lugar Santísimo.

Cuando se inauguraba el Santuario terrenal no sólo era ungido el Sumo Sacerdote, sino también el tabernáculo. “Y tomó Moisés el aceite de la unción, y ungió el tabernáculo, y todas las cosas que estaban en él, y santificólas. Y roció de él sobre el altar siete veces, y ungió el altar y todos sus vasos, y la fuente y su basa, para santificarlos” (Levítico 8:10, 11). Este ungimiento incluía todos los muebles y enseres del lugar santo como también del santísimo (Éxodo 30:26-29).

Después de ministrar en el lugar Santo, Jesús entró en el Lugar Santísimo en 1844 para efectuar la purificación del santuario celestial (el Día de la Expiación, en cumplimiento de Daniel 8:14 “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.”), dos eventos distintos. Jesús ministró en el Lugar Santo, exactamente como ocurrió en el tabernáculo terrenal, que era “figura y sombra de las cosas celestiales” (Hebreos 8:5).

Recomendado para ti:  Santuario Animado en 3D

Además, Es MUY importante comprender que las profecías de Daniel demuestran de manera muy precisa y cronológica, que el JUICIO investigador (Día de Expiación) tenía una fecha de inicio, después de la época de supremacía del cuerno pequeño y no después de la ascensión de Cristo.

En Daniel 7 se da el esquema cronológico para el juicio:

  1. El esquema inicia con la era del reino representado por el león (Babilonia) – Daniel 7:4.
  2. Luego debía venir la era del reino representado por el oso – Daniel 7:5 (Medos y Persas).
  3. Luego debía venir la era del reino representado por el leopardo – Daniel 7:6 (Grecia).
  4. Luego debía venir la era del reino representado por la bestia con piernas de hierro y dientes de hierro – Daniel 7:7 (Imperio Romano).
  5. Luego debía venir el período del reino de los diez cuernos – Daniel 7:7 (anglosajones, alemanni, visigodos, francos, lombardos, borgoñones, suevi, heruli, ostrogodos y vándalos: europa).
  6. Luego debía venir el período del reino del cuerno pequeño – Daniel 7:8 (el papado)
  7. Y después de la conclusión del reino del papado debía venir el JUICIO (Día de Expiación)– Daniel 7:9-13.

La duración del reino del papado estaba predicha de manera matemática: 1260 años (Daniel 7:25; Apocalipsis 13:5; Apocalipsis 11:3). Este período abarca desde el año 538 hasta el año 1798 cuando el papa Pío VI fue llevado prisionero por el General Berthier.

Como podemos ver, Cristo no podía realizar su trabajo de Juicio en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial ANTES del año 1798 según la profecía revelada a Daniel.

Entonces ¿cuándo dio inicio Cristo su trabajo en el Lugar Santísimo?

En Daniel 7:13 está escrito: “Y vino uno como hijo de hombre.” ¿De dónde vino Cristo? Los que aseveran que vino de la tierra, cuando ascendió al cielo el año 31 de la era cristiana están en un grave error ya que, como vimos, esta escena ocurre DESPUÉS DEL AÑO 1798. Esta escena no ocurre en el año 31. Daniel lo profetizó y el apóstol Pablo lo predicó: el juicio no podía iniciarse hasta que haya sido revelado el hombre de pecado: el papado.

Referencias:

J. (2020, October 3). ¿Dónde entró Jesús en su ascensión? ¿Y para qué? Noticias – Adventistas. https://noticias.adventistas.org/es/noticia/biblia/donde-entro-jesus-en-su-ascension-y-para-que/

Andreasen, M. L. (1979). El santuario y su servicio. Asociación Casa Editora Sudamericana.

Turpo, Joel. (2012). El ‘ungimiento del Santísimo’ en Daniel 9:24. Theologika. 27. 2-41.

©Damsteegt: How Our Pioneers Discovered the Sanctuary Doctrine. (n.d.). Andrews. https://www.andrews.edu/%7Edamsteeg/pion.html

Stephen N. Haskell (1914). La Cruz y Su Sombra.

2 comentarios

Deja un comentario

  • Creo que en muchas partes la biblia menciona que Cristo subió al cielo después de su resurrección y se sentó a la diestra del trono de Dios y en Heb leemos que su obra sacerdotal empezó inmediatamente cuando ascendió para interceder con su sangre ante el Padre por los pecadores