Recursos Bíblicos

¿Que dice la biblia sobre el aborto y la vida de un feto?

Las personas tienen valor e identidad incluso antes de nacer. La Biblia dice en Jeremías 1:5, “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

Dios está activo en la vida de un ser humano estando en el útero. La Biblia dice en el Salmo 139:13-14, “Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.” El mandamiento de Dios prohíbe quitar la vida. La Biblia dice en Éxodo 20:13: “No matarás”.

Desde el momento en que el creador insufló vida al primer ser humano, las siguientes vidas humanas tuvieron la misma esencia. Cuando ocurre la concepción, la vida humana se transmite a su nueva forma individual y singular.

“No hay tema más controvertido en el mundo que la práctica del aborto”. Al considerar este tema, es necesario preguntarse qué es lo que hace que una joven se arrepienta de su embarazo al punto de provocar un aborto.

El aborto, que es la interrupción espontánea o inducida del embarazo, antes del tiempo normal, la mayoría de las veces, se vuelve traumático para la mujer y la familia, quienes no siempre están preparados para enfrentarlo. Porque, independientemente de posiciones filosóficas, morales, religiosas, económicas, etc., implica innegables riesgos físicos y psicológicos.

Cada vez que una mujer embarazada piensa en abortar es porque en su vida ha pasado algo anormal: embarazo no deseado, violación, problemas económicos para cuidar a su futuro hijo y tantos otros problemas. Aquí se hace una salvedad sobre los abortos espontáneos que ocurren por causas patológicas como sífilis, diabetes, intoxicaciones y otro tipo de enfermedades que puede padecer una mujer durante el embarazo. Los abortos provocados son los que se producen con golpes, masajes, duchas vaginales, etc.

Hoy, los medios de comunicación muestran la liberación sexual como algo moderno. El objetivo es llegar al segmento más joven de la población, porque representa a los consumidores potenciales. Por otro lado, los jóvenes más volátiles terminan siguiendo caminos no recomendados, aumentando las estadísticas de promiscuidad sexual.

Recomendado para ti:  La Pentecostalización del Adventismo - Ptr. Lloyd Grolimund

Es precisamente por estos actos de falso liberalismo en la vida moderna que muchas jóvenes quedan embarazadas y se desesperan. Por lo general, lo primero que viene a la mente es la práctica del aborto. El problema comienza a agravarse cuando el padre del niño no asume la paternidad.

El embrión es un ser distinto, una vida humana individual, y no simplemente un objeto exclusivo del cuerpo de la madre, como argumentan algunos defensores del aborto.

Casi unánimemente, las religiones condenan el aborto, entendiendo que la vida humana es intocable desde el primer momento en que es concebida y cualquier alteración afecta la naturaleza creada por el Señor. Desde un punto de vista teológico, basamos nuestra posición en las enseñanzas bíblicas, tal como se encuentra en el Libro del Éxodo, capítulo 20, versículo 13, que dice: “No matarás”, uno de los principios de los diez mandamientos de la ley de Dios. .

Desde el momento en que el creador insufló vida al primer ser humano, las siguientes vidas humanas tuvieron la misma esencia. Cuando ocurre la concepción, la vida humana se transmite a su nueva forma individual y singular. Cualquier intento de interrumpir la nueva vida, para satisfacer las conveniencias personales, puede verse como un desprecio o una falta de respeto por la vida humana.

El Apóstol Pablo, en su Primera Epístola a los Corintios, Capítulo 3, versículos 16 y 17, escribió: “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el santuario de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el santuario de Dios que sois vosotros es santo.” Así, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento encontramos referencias que desaprueban la práctica del aborto y otras actividades que interfieren con la verdadera felicidad del ser humano”.

1 comentario

Deja un comentario