La profecía

Dios creó al hombre perfecto para que viviera en constante comunión con él. Le concedió cuatro dones maravillosos: 1. VIDA.

Leer más