Recursos Bíblicos

La Existencia de Dios

EVIDENCIAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS 

existencia de Dios
Aunque Dios no se haya revelado ante nuestros sentidos –puesto que no podemos
verlo, ni tocarlo, no nos dejó tanteando a ciegas en la confusión y en la duda, sin
ninguna evidencia de Su existencia. Dios nunca nos pide creer sin darnos
suficientes evidencias para fundamentar nuestra fe. Su existencia, Su carácter y la
confiabilidad en Su Palabra, son establecidos por evidencias que apelan a la razón. 
¿Cuáles son algunas de esas evidencias que confirman la existencia de Dios y
dónde podemos encontrarlas? 

HUELLAS DE DIOS EN LA TIERRA 

“Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del
campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni
aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de
ellos.” (Mateo 6: 28, 29)
Todo lo que nos rodea en la tierra, el mar y en el cielo, son demostraciones de
orden, belleza, exactitud, adaptación y planificación inteligente. Considere las
maravillas de la creación: La belleza y el perfume de las flores, los cristales de los
copos de nieve, las alas de las mariposas, la tela de araña, la pluma de un ave, el
sabugo del maíz, el instinto y mecanismo maravilloso de la abeja, el milagro de la
inmigración anual de las aves, el engañoso “sistema de radar” del murciélago, y
responda: 
¿Podrían esas maravillas de la creación haber surgido por sí mismas? 

HUELLAS DE DIOS EN EL CIELO 

“LOS CIELOS CUENTAN LA GLORIA DE DIOS, y el
firmamento anuncia la obra de sus manos.” (Salmo 19: 1 )

“Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas
cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus
nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el
poder de su dominio.” (Salmo 19: 1 )
En el cielo encima de nosotros, existen las mismas evidencias de padrón, orden,
belleza, delicadeza y propósito que se ve en la Tierra, solamente magnificado a un
grado indecible. Considere, por ejemplo, la maravilla del cielo estrellado: la
enormidad de tamaño, peso, velocidad, número, distancias y temperaturas de
billones de planetas y de estrellas. El cálculo preciso y coordinación de peso,
movimiento, velocidad, temperatura y órbita de cada uno de ellos. El equilibrio
preciso entre atracción y repulsión. Los milésimos de segundo. El sincronismo
perfecto –la regularidad horaria. Todo mantenido en armonía por leyes naturales. ¿Será que todo eso surgió por sí mismo? 

HUELLAS DE DIOS EN NUESTRO CUERPO 

“Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.”   (Salmo 139: 14 )
El cuerpo humano presenta también las mismas evidencias sorprendentes del
proyecto y, la coordinación vistos en la tierra y en los cielos. Considera las
maravillas del cuerpo: La célula viva. El corazón. El cerebro. El ojo. El oído. Las
manos. El tacto, paladar y olfato. El sistema nervioso. El sistema digestivo. El
milagro prolongado e intrincado de la reproducción y del crecimiento. Las glándulas.
Los mecanismos maravillosos de defensa y cura del cuerpo. 
¿Qué haremos con esas incontables evidencias de planificación inteligente y
premeditación de la tierra, de los cielos y de nuestro cuerpo? No podemos
ignorarlos, pues exigen explicación racional. ¿Existen con un propósito o por
accidente? ¿Son el producto de Dios o del acaso? No hay un terreno neutro. 
 ¿Alguna vez escuchó hablar de un reloj que se creó a sí mismo? Eso es imposible,
como todos sabemos. Sin embargo, el universo y nuestro cuerpo son más
complejos e intrincados que el mecanismo de un reloj. La razón exige un “Creador”
para explicar la presencia de proyectos increíbles en Sus obras creadas. 
“Porque toda la casa es hecha por alguno; PERO EL QUE
HIZO TODAS LAS COSAS ES DIOS.” (Hebreos 3: 4 )
Esa es la única explicación racional para las maravillas de la creación. 

LA ARQUEOLOGÍA ILUMINA LA BIBLIA 

 Cien años atrás, había críticos que alegaban que la Biblia estaba repleta de enormes
errores históricos. Hoy la situación cambió casi dramáticamente. Los
descubrimientos arqueológicos en las tierras bíblicas han creado una nueva
confianza en la exactitud histórica de las Escrituras Sagradas. Esa nueva confianza
se repite en las palabras de Sir Frederic Kenyon, proferidas durante el discurso
presidencial en el Victorian Institute: “Los doctos modernos ahora son aquellos que
reconocen la autenticidad y autoridad de la literatura cristiana; y la crítica, que en el
pasado reivindicaba ser ‘avanzada’, que ahora es atrasada y fuera de época.”  
El Oriente Medio fue el lugar de nacimiento de la Biblia y la cuna de la raza humana.
Las grandes naciones de la antigüedad; Egipto, Asiria, Fenicia, Babilonia y Persia,
estaban localizadas en ese territorio. Las narraciones bíblicas están entrelazadas
con la historia de esas naciones. 
El Oriente Medio se ha convertido en un gigantesco museo, lleno de reliquias. Al
mismo tiempo, esa región es una enorme librería. Bajo sus arenas calientes y en los
rostros de piedra de sus monumentos que resistieron al tiempo, están preservadas
crónicas de los poderosos imperios del pasado. 
Esa biblioteca, la más antigua y más grande del mundo, con sus tablones y cilindros
de barro, sus rollos de papiro, sus utensilios quebrados de barro y sus losas de
piedra, forman un inmenso tesoro, preparado por las manos de los hombres del
pasado, repleto de evidencias de la exactitud histórica de las Sagradas Escrituras y
reservadas por Dios para nuestros días. 

PONIENDO LA BIBLIA A PRUEBA 

“TODA LA ESCRITURA ES INSPIRADA POR DIOS, y útil para
enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.” (2 Timoteo 3: 16 ).
Esa reivindicación de autoridad divina se hace para toda la Biblia. Expresiones
como “Así dice el Señor”, y “Escuchad las palabras que el Señor dice”, se
encuentran registradas más de 2.000 veces en las páginas de las Escrituras. Pero
la Biblia nos pide que creamos sin someter todo a prueba. 
“No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo
bueno.” ( 1 Tesal. 5: 20, 21 ).

 LA PERMANENCIA DE LA BIBLIA 

Considere estas declaraciones que la Biblia hace de su permanencia a través de los
tiempos. 
“Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra de Dios
nuestro permanece para siempre.” (Isaías 40:8 ).

“Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios
(Y LA ESCRITURA NO PUEDE SER QUEBRANTADA). (Juan 10: 35).

“El cielo y la tierra pasarán, PERO MIS PALABRAS NO
PASARÁN.” (Mateo 24: 35 ).
Esas palabras fueron proferidas por Jesús. 
Diocleciano, emperador romano de Siglo IV, persiguió al cristianismo, confiscó las
copias conocidas de las Escrituras y las quemó. Sin embargo, la Biblia surgió
intocable de las cenizas. 
Thomas Paine, el notorio libre pensador inglés del siglo XVIII, combatió la Biblia con
sarcasmo y ridiculización. A pesar de esas y otras tentativas para destruirla,
sobrevivió. 

 LAS PROFECÍAS BÍBLICAS 

Considere ahora esta declaración que la Biblia presenta sobre su capacidad de
prever el futuro. 
“Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos;
porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante
a mí, QUE ANUNCIO LO POR VENIR DESDE EL PRINCIPIO,
y desde la antigüedad lo que aún no era hecho, que digo: Mi
consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero.” (Isaías 46: 9, 10). 
 
La Biblia contiene, por lo menos, 1.000 profecías, algunas totalmente cumplidas,
algunas en proceso de cumplimiento y otras aún por cumplirse. Aproximadamente,
un tercio de la Biblia presenta predicciones. Esas profecías se extienden como una
larga avenida ornamentada por pequeñas luces brillantes, desde el Génesis hasta el
Apocalipsis. 

TIRO 

Por ejemplo, consideremos Tiro, el floreciente puerto marítimo de la antigua Fenicia.
Esa grande y rica ciudad era impía a los ojos de Dios. Una de sus prácticas
religiosas era ofrecer bebés al dios del fuego, Moloc, colocando al niño vivo en las
manos incandescentes de la imagen. Dios hizo una profecía de juicio contra esa
ciudad. 
 En Ezequiel 26: 7-14, Dios previó seis cosas que le acontecerían a Tiro: 

  1. Traería a Nabucodonosor, rey de Babilonia, contra Tiro. 
  2. Muchas personas morirían en Tiro. 
  3. Las ruinas de la ciudad serían lanzadas al mar. 
  4. El área de la ciudad sería como una roca desnuda. 
  5. Los pescadores usarían ese lugar para secar sus redes. 
  6. Nunca más sería reconstruida. 

 Esa notable profecía se cumplió en cada detalle. Al poco tiempo de haber sido
escrita, Nabucodonosor atacó la ciudad, muchas personas murieron y las demás
quedaron presas dentro de los muros de la ciudad. El ejército babilónico rodeó la
ciudad por 13 años, pero finalmente la invadió para descubrir solamente que las
personas habían huido a una isla que estaba a 800 metros de la playa. 
Doscientos cincuenta años después, Alejandro el Grande se propuso conquistar el
mundo. El pueblo de Tiro se sentía seguro en la fortaleza de su isla, pero Alejandro
estaba determinado a derrotarlos, y ordenó a sus hombres que lanzaran las ruinas
de la vieja ciudad en el agua y que construyesen un camino hasta la isla. La vieja
ciudad se asemejaba a una roca desnuda, y Alejandro marchó con su ejército y
conquistó la nueva Tiro. Hoy es común ver pescadores extendiendo sus redes para
secarlas donde una vez fue aquella vieja ciudad. Tres tentativas de construirla
fracasaron. Ezequiel 26: 14 dice: “Y te pondré como una peña lisa; tendedero de
redes serás, y nunca más serás edificada; porque yo Jehová he hablado, dice
Jehová el Señor.” 

EGIPTO 

Ciertamente, Egipto tiene un pasado glorioso. Pero, ¿cuál es la situación de ese
país hoy? La Palabra de Dios registra la siguiente profecía:  
“Y volveré a traer los cautivos de Egipto, y los llevaré a la tierra
de Patros, a la tierra de su origen; Y ALLÍ SERÁN UN REINO
DESPRECIABLE. EN COMPARACIÓN CON LOS OTROS
REINOS SERÁ HUMILDE; nunca más se alzará sobre las
naciones; porque yo los disminuiré, para que no vuelvan a
tener dominio sobre las naciones.” (Ezequiel 29: 14, 15)
Aunque Egipto hizo algunos progresos los últimos años, 70% de los egipcios son
analfabetos y en muchas áreas, las mujeres y los niños todavía son utilizados como
burros de carga. En el pasado, Egipto era famoso por la producción de papiro. Éste
crecía abundantemente a lo largo del Río Nilo y en otros cursos de agua. Sin
embargo, Dios profetizó que el papiro de los arroyos y de los ríos se secaría y
desaparecería, no existiendo más en la tierra de Egipto. Y se cumplió hasta el más
mínimo detalle.
“LA PRADERA DE JUNTO AL RÍO, de junto a la ribera del río,
y toda sementera del río, se secarán, se perderán, Y NO
SERÁN MÁS.” (Isaías 19: 7).
Hoy, ya no hay más papiro en Egipto, salvo en un pequeño camino muy cuidado en
el museo del Cairo. 

PETRA

Petra es un lugar fantástico. Cada edificio (más de mil) está tallado como una obra
de arte en la roca viva. En las montañas más elevadas alrededor del valle, se
encontraban lugares de sacrifico humano. Cada semana, jóvenes mujeres eran
sacrificadas al dios sol. Esa era una práctica horripilante, en la cual la joven era
violada; y después, estando viva aún, le arrancaban el corazón de su cuerpo
mientras todavía latía, ofreciéndolo al sol naciente. Dios odiaba el culto al sol y por
eso profetizó un juicio contra Edom. 
“Y SE CONVERTIRÁ EDOM EN DESOLACIÓN; todo aquel
que pasare por ella se asombra, y se burlará de todas sus
calamidades. Como sucedió en la destrucción de Sodoma y
Gomorra y de sus ciudades vecinas, dice Jehová, así no
morará allí nadie, ni la habitará hijo de hombre.” (Jeremías 49: 17, 18 )
.
Isaías 34: 11-13 nos dice que la lechuza y el cuervo vivirán en ella y crecerán
espinos, ortigas y cardos en los palacios y en las fortalezas de la ciudad. Nada
puede describir con mayor agudeza la desolación de Petra en nuestros días. 

BABILONIA 

Babilonia es la ciudad más grande del mundo antiguo, y es mencionada muchas
veces como la ciudad dorada de una era áurea. Jeremías registra la profecía con
respecto a Babilonia: 
“Y nadie tomará de ti piedra para esquina, ni piedra para
cimiento; PORQUE PERPETUO ASOLAMIENTO SERÁS, ha
dicho Jehová. Y será Babilonia montones de ruinas, morada
de chacales, espanto y burla, SIN MORADOR.” ( Jeremías 51: 26, 37 )
Aquellos que visitaron el lugar de la antigua Babilonia dicen que aún es un lugar
desolado donde no vive “ningún morador”. La profecía es todavía más clara: 
“Nunca más será habitada, ni se morará en ella de generación
en generación; NI LEVANTARÁ ALLÍ TIENDA EL ÁRABE, ni
pastores tendrán allí majada; sino que dormirán allí las fieras
del desierto, y sus casas se llenarán de hurones; allí habitarán
avestruces, y allí saltarán las cabras salvajes.” (Isaías 13: 20, 21).
Después de 2.500 años los árabes todavía existen, pero no Babilonia. Los
poderosos palacios y los jardines suspendidos de Babilonia son apenas un recuerdo,
pero los árabes todavía viven en tiendas. ¿Cómo Isaías podría haber sabido que los
árabes continuarían viviendo cerca de las ruinas de Babilonia por 2.500 años, pero
que se rehusarían a usarla como abrigo? Los exploradores y escavadores dicen
que es imposible erradicar esa idea de la mente de ese pueblo. Hay muchos
particulares en esa profecía, cada uno de los cuales agrega una prueba de la
profecía divina. Si fueren reunidos, llenarían las páginas de un libro voluminoso.

ISRAEL 

Es otra profecía que cada nación del mundo ayudó a cumplir, la profecía referente al
pueblo de Israel. En Levíticos y en Deuteronomio, Moisés traza la historia política y
religiosa de esa raza, por más de 3.400 años –aproximadamente desde 1.500 a.C.
hasta los días actuales. 
“Y A VOSOTROS OS ESPARCIRÉ ENTRE LAS NACIONES, y
desenvainaré espada en pos de vosotros; y vuestra tierra
estará asolada, y desiertas vuestras ciudades. Entonces la
tierra gozará sus días de reposo, todos los días que esté
asolada, mientras vosotros estéis en la tierra de vuestros
enemigos; la tierra descansará entonces y gozará sus días de
reposo.” (Levíticos 26: 33, 34).
“… y serás VEJADO POR TODOS LOS REINOS de la
tierra.” (Deuteronomio 28: 25).
Ese pueblo antiguo de Dios se mezcló con todas las naciones por más de 2.500
años, sin embargo, siempre continúa manteniendo su identidad racial. Durante ese
mismo período, surgieron muchas otras naciones, permanecieron diferentes por un
tiempo y después desaparecieron entre la masa de la humanidad. Considerando
solamente a América, para donde se dirigieron millones, venidos de otras tierras. Un
grupo inmigrante puede preservar su nacionalidad por una o dos generaciones, pero
después termina perdiéndose. Eso no ocurre con los judíos. Éstos están en cada
nación, como la profecía dijo que deberían estar, pero siempre y en todas partes,
mantienen su identidad. 

El PODER DE LA BIBLIA 

Finalmente, considere el poder de la Biblia para transformar vidas. 
“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es PODER
DE DIOS PARA SALVACIÓN a todo aquel que cree; al judío
primeramente, y también al griego.” (Romanos 1: 16)
¿Cómo probaremos la verdad de esa declaración? Solamente por medio de la
experiencia personal. La autoridad divina de la Biblia no es establecida por el
argumento, sino por la experiencia. Si la sometemos a justa prueba, se comprobará
por sí misma. 
“De modo que si alguno está EN CRISTO, NUEVA CRIATURA
es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas
nuevas.” (2 Corintios 5: 17 ).  
Por el poder de la Biblia, incontables hombres y mujeres rompieron las cadenas de
los hábitos pecaminosos. Los blasfemadores se convirtieron en reverentes y puros.
Los ebrios se hicieron sobrios. Los criminales se transformaron en confiables e
industriosos. Los caníbales se hicieron amables y gentiles. Las almas nacidas a
semejanza de Satanás se transformaron a la imagen de Dios. Esa transformación
es el mayor de los milagros.  
“GUSTAD, Y VED QUE ES BUENO JEHOVÁ; dichoso el
hombre que confía en él.” (Salmo 34: 8 ).
Si recibimos la Biblia como una guía de Dios para nuestra vida, también nos
convertiremos en testigos vivos de su poder transformador. 
Querido amigo, creer en la Biblia como la “palabra de Dios” impide seguir fábulas
humanas. La Biblia es un libro auténtico. La evidencia es contundente. Lea sus
páginas y encontrará el mensaje de Dios para su vida. La Biblia es un libro de
instrucciones que tiene como objetivo, orientarnos a vivir en esta vida. Además,
también revela a Jesucristo, el Camino para la vida eterna. 

EJERCITE SU APRENDIZAJE:

1. ¿Cómo compara Cristo la belleza de las flores con la mejor vestimenta de los
seres humanos? Mateo 6: 28, 29
_____________________________________________________________________. 

2. ¿Qué nos declara la belleza de las estrellas? Salmo 19: 1
_____________________________________________________________________ .

3. ¿Qué declaró el salmista al maravillarse con la complejidad del cuerpo
humano? Salmo 139: 14
_____________________________________________________________________ .

4. ¿Quién es responsable por toda la creación? Hebreos 3: 4
____________________________________________________________________ .

5. ¿Qué dio confiabilidad a la Biblia y silenció a los críticos? _______________________. 

6. ¿Quién es el responsable de la existencia de la Biblia? 2 Tim. 3: 16
____________________________________________________________________. 

7. ¿Por cuánto tiempo durará la Palabra de Dios? Isaías 40: 8
____________________________________________________________________. 

8. ¿Qué capacidad especial posee Dios? Isaías 46: 9, 10
____________________________________________________________________  ____________________________________________________________________. 

9. ¿A qué ciudad antigua se refirió Dios cuando dijo que sus ruinas serían
lanzadas al mar y nunca más serían reconstruidas? Ezequiel 26: 7-14
____________________________________________________________________.

10. ¿Qué reino dijo Dios se convertiría en la más humilde de las naciones?
Ezequiel 29: 14-15
____________________________________________________________________. 

11. ¿En las ruinas de qué ciudad antigua, los árabes se rehusarían a pasar la
noche? Isaías 13: 20, 21
____________________________________________________________________. 

12. ¿En qué dice Dios que se transformarían los israelitas? Levíticos 26: 33-44;
Deuteronomio 28: 25
____________________________________________________________________  ____________________________________________________________________. 

13. ¿Qué diferencia puede hacer la Biblia en la vida del ser humano? 2 Cor. 5: 17
____________________________________________________________________. 

14. ¿Qué prueba pide Dios a los hombres que hagan? Salmos 34: 8
____________________________________________________________________
¿Crees que la Biblia es la Palabra inspirada por Dios?______________________________.

Recursos relacionados:

Deja tu comentario