Recursos Bíblicos

Principios Positivos de la Música que deben Regir Toda Cultura

1. Dios es el creador de la música. Colosenses 1: 16.

2. En los íntegros es hermosa la Alabanza. Salmo 33:1

3. La Música debe ser para Edificación. 1 de Corintios 14:26.

4. Debe ser decente y con orden. 1 de Corintios 14:40. Joyas de los Testimonios, Tomo I, p 45 “Algunos piensan que es malo procurar observar orden en el culto de Dios.  Pero he visto que tal cosa no es peligrosa.  He visto que la confusión desagrada al Señor, y que debe haber orden en la oración y también en el canto.”

5. Se debe cantar con el Espíritu pero también con el Entendimiento. 1 de Corintios 14:15

6. “El buen canto es como la música de los pájaros: suave y melodioso.” La Voz su Educación y su uso Correcto, p. 462

7. Debe ser alegre pero solemne: “Los que hacen del canto una parte del culto divino, deben elegir himnos con música apropiada para la ocasión, no de notas fúnebres, sino alegres y, con todo, melodías solemnes” (El evangelismo, p. 370).

8. Debes imitar la música celestial: (Patriarcas y Profetas p. 645) “La música forma parte del culto tributado a Dios en los atrios celestiales, y en nuestros cánticos de alabanza debiéramos procurar aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales.”

9. La música debe tener las características divinas: “La música para el culto debe tener belleza, majestad y poder.” (Joyas de los testimonios, t. 1, p. 458).

10. Debe despertar gratitud, devoción, amor: “De este modo, la música se hacía para servir a propósitos santos, para elevar los pensamientos a lo que era puro y noble y elevador, y para despertar en el alma la devoción y la gratitud a Dios. (Consejos para la iglesia p. 306).

Recomendado para ti:  Música, sexo y drogas tienen el mismo efecto en el Cerebro

11. Debe ser sencilla y natural: “Éstos se complacen en oír los sencillos cantos de alabanza expresados en un tono natural“. (El Evangelismo 372).

12. Las sagradas escrituras nos enseñan que se daba mayor énfasis a la armonía que a la percusión dentro del Santuario, dejando claro que los instrumentos de percusión no son ni buenos ni malos, “Todo me es lícito pero no todo conviene”. Estos principios son aplicables para nuestros días: II de Crónicas 5:12.

Por
Oliver Coronado

Comparte tu opinión

Deja un comentario