Recursos Bíblicos

La Historia de la Observancia del Domingo

La Historia de la Observancia del Domingo

Los archivos históricos verifican que
hombres tanto en la iglesia como en el
gobierno instituyeron la tradición de la
adoración en el domingo en honor a la
resurrección de Cristo. No obstante, las
escrituras sólo han ordenado el bautismo y la
comunión [Rom.6:4; 1Pet.3:21; Col.2:12]
con tal propósito [Luc.22:19]. La palabra
“domingo” no ocurre en la versión Reina
Valera y la frase “primer día de la semana” se
menciona sólo ocho veces, y en cada mención
no hallamos ni un mandato para el
cambio Mat.28:1; Mar.16:2; 16:9; Luc.24:1;
Juan.20:1; 20:19; Hec.20:7; 1Cor.16:2]. Las
tradiciones, especialmente si se trata de
adorar al Señor, son buenas, pero se nos
advierte que no deben interferir con la ley de
Dios [Mat.15:3; Col.2:8; Hec.5:29].

El estudio de las fuentes históricas revela
la transición de la observancia del Sábado
al domingo así como la institución que
clama la responsabilidad por intentar el
cambio. La transición del día de adoración del Sábado al domingo no fue
inmediatamente implementada después de
la muerte de Cristo, sino más bien fue un
lento proceso.

“Domingo, primer día de la semana. Su
nombre en Inglés (Sunday) y en Alemán
(Sonntag) derivan del Latín (dies solis), “el
día del sol”, el nombre de un día festivo
romano pagano… En los días tempranos de
la Cristiandad, el domingo comenzó a
reemplazar al Sábado y a ser observado en
honor a la resurrección de Cristo. El domingo
fue instituido como día de reposo, consagrado
especialmente al servicio de Dios, por el
emperador romano Constantino el Grande.
Desde el siglo IV legislación eclesiástica y
civil frecuentemente regulaban las labores endomingo y la asistencia a los servicios de
culto. En los Estados Unidos, las leyes que
limitan la actividad económica llevada acabo
en los domingos se conocen bajo el nombre
de ‘leyes azules’ (blue laws).” Microsoft
Encarta Enciclopedia.

La institución de la iglesia Papal de Roma se
enorgullece de tener la autoridad sobre Dios
en el cambio del Día del Señor. Las siguientes
son algunas declaraciones publicadas por la
Iglesia Católica: 

  • “Pregunta – ¿Tiene alguna otra prueba de que
    la iglesia (Católica Romana) tiene poder para
    instituir festivales o preceptos? Respuesta –
    Si no tuviera tal poder no podría haber llevado
    a cabo lo que todos los religionarios modernos
    aceptan con ella –no podría haber sustituido
    la observancia del sábado, el séptimo día, un
    cambio por el cual no hay autoridad bíblica.”
    A Doctrinal Catechism, by S. Keenan,
    pág. 174, 354. 

  • “La observancia del domingo por los
    Protestantes es un homenaje que rinden, a
    pesar de ellos mismos, a la autoridad de la
    iglesia Católica.” Plain Talk about
    Protestantism, por el Padre Segur,
    pág. 213.
    “La iglesia Católica por virtud de su misión
    divina cambió el día del sábado al domingo.”
    The Convert’s Cathechism of Catholic
    Doctrine, pág. 50, 3ª edición.
     
  • “La lógica y el sentido común demandan la
    aceptación de una u otra alternativa; o bien el
    Protestantismo y la observancia del sábado, o
    bien el Catolicismo y la observancia del
    domingo. Llegar a un compromiso es
    imposible.” American Catholic Quarterly
    Review. Enero, 1883. 

  • “Si busca encontrar en la Biblia la autoridad
    detrás de la observancia del día (domingo), no
    la encontrará. Es bueno recordar a los
    Presbiterianos, Metodistas, Bautistas y a todos
    los otros cristianos fuera de la Madre Iglesia,
    que la Biblia no los apoya en ningún lugar en
    cuanto a la observancia del domingo.” Clifton
    Tracts, Vol. 4, pág. 15. 
Recomendado para ti:  Papa: Manipulando el Mundo - ¡La Crisis Final Se Acerca! - Video

Este intento en cambiar fue predicho en el
libro de Daniel, “…Y hablará palabras contra
el Altísimo, y a los santos del Altísimo
quebrantará, y pensará en cambiar los
tiempos y la ley…
” [Dan.7:25]. La única ley
en el decálogo que consiste en tiempo es el
cuarto mandamiento [Éx.20:3-17].

El Gran Conflicto, pag. 135. Apendice C
Revelation Publications

Comparte tu opinión

Deja un comentario