Recursos Bíblicos

¿Quienes son Legalistas?

No son legalistas solo aquellos que pretenden la salvación al obedecer la ley. También son legalistas aquellos que quieren salvarse sin tener que obedecer la ley. Pues legalismo es querer salvarme por mi propia cuenta, a mi manera, sin Jesús y en ambos casos, el que guarda la ley como el que deja de guardarla están pretendiendo la salvación por méritos propios, sin Jesús, y ambos son legalistas.
¿Quienes son Legalistas?

Podemos decir entonces que el legalista que obedece la ley para salvarse es el legalista conservador, y que el legalista que no se interesa en obedecer la ley y aun asi se cree salvo, es el legalista liberal.

¡El legalista conservador es, entonces, el que usa traje negro y corbata negra, zapatos negros y calcetines negros! Es el legalista conservador y de cara larga, que encuentra su seguridad en las normas de la iglesia que mantiene en alto. Pero es un legalista, porque no encuentra tiempo para cultivar una relación personal de amistad con el Señor Jesús, aunque dedique mucho tiempo al estudio de doctrinas y normas éticas.

Un legalista liberal es la persona que usa joyas y asiste al cine y quizá de vez en cuando bebe un vaso de vino. El legalista liberal es el que encuentra seguridad en las normas de iglesia que ha abandonado. El liberal considera que el legalista conservador si es legalista, pero a menudo pierde de vista el hecho de que él mismo también es un legalista. Porque no hace ninguna diferencia si usted es liberal o conservador: si no tiene tiempo para cultivar una relación personal con Cristo y tener comunión con él, usted no es cristiano.

Es imposible ganar la salvación mediante la observancia de la ley. “El que está tratando de alcanzar el cielo por sus propias obras observando la ley, está intentando lo imposible”. – DTG, pág. 143. “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él” (Romanos 3:20).

De la misma manera, es imposible obtener la salvación desobedeciendo la ley. «¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.» (Romanos 6:15). «a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.» (Efesios 5)

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9

La salvación no se obtiene por guardar la ley o por dejar de guardarla, o por vivir guardando otra ley diferente. La salvación es un regalo, un obsequio de parte de Jesús, eso se llama gracia. Si usted quiere recibir ese regalo debe creer por fe en Jesús y esa fe también es un regalo. La Ley se guarda naturalmente, por el poder del Espíritu Santo, después que se recibe ese regalo, eso como agradecimiento por ese obsequio invaluable que le costo la vida al Hijo de Dios.

Comparte tu opinión

Deja un comentario