Recursos Bíblicos

¿Soy un Laodicense?

Una característica de un laodicense es que siempre se cree más santo y puro que los demás.

“Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.” Apocalipsis 3:17 RVR1960

“Aquí se representa a los que se enorgullecen de sí mismos por su posesión de conocimiento y superioridad espirituales. Pero no han respondido a las bendiciones inmerecidas que Dios les ha conferido. Han estado llenos de rebelión, ingratitud y olvido de Dios; y todavía El los ha tratado como un padre amante y perdonador trata a un hijo ingrato y descarriado. Han resistido a su gracia, han abusado de sus privilegios, han menospreciado sus oportunidades y se han conformado con hundirse en la satisfacción, en la lamentable ingratitud, el formalismo vacío y la insinceridad hipócrita. Con orgullo farisaico han alardeado de sí mismos hasta que se ha dicho de ellos: “Tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad”. – {FO 84.2}

El laodicense usa términos como; Ustedes son, yo no, el laodicense siempre se excluye y condena a otros, el problema no está si en verdad hace, el problema está en que se cree mejor que los demás y lo dice. El cristiano genuino nunca se mirará a sí mismo, otros verán sus buenas acciones, y glorificarán a Cristo.

¿Soy un Laodicense?

Un laodicense es hipócrita delante de Dios y los hombres. El ejemplo del fariseo y el publicano refleja esa actitud:

“A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.” S. Lucas 18:9-14 RVR1960

Recomendado para ti:  Iglesias conservadoras siguen creciendo, pero las liberales están muriendo

Tenemos varios Ejemplos en la Biblia en donde los profetas siempre se incluían como transgresores de la ley, tenemos el caso de Daniel y Moisés.

Daniel dijo en su oración: “hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.” Daniel 9:5 RVR1960

Moisés ora a Jehová: “Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito.” Éxodo 32:31-32 RVR1960

Existe un peligro en creerlos más puros y santos que los demás:

“Al borracho se le desprecia y se le dice que su pecado le excluirá del cielo, mientras que demasiado a menudo el orgullo, el egoísmo y la codicia no son reprendidos. Sin embargo, son pecados que ofenden en forma especial a Dios, porque contrarían la benevolencia de su carácter, ese amor abnegado que es la misma atmósfera del universo que no ha caído. El que comete alguno de los pecados más groseros puede avergonzarse y sentir su pobreza y necesidad de la gracia de Cristo; pero el orgulloso no siente necesidad alguna y así cierra su corazón a Cristo y se priva de las infinitas bendiciones que El vino a derramar”. – {CC 30.1}

La verdadera humildad es saber acepta que tenemos errores y talentos, pero sin decirlo, la honra y la gloria es para Cristo.

San Pablo dice: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.” Romanos 12:3 RVR1960

Por Rafael Díaz

Comparte tu opinión

Deja un comentario