Recursos Bíblicos

Dios Quita Reyes y Pone Reyes

El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. Daniel 2:21

En más de una ocasión, vi creyentes dudando si Dios está verdaderamente en el control de este mundo. Elena de White dice:

En los anales de la historia humana, el crecimiento de las naciones, el levantamiento y la caída de los imperios, parecen depender de la voluntad y las proezas del hombre. Los sucesos parecen ser determinados, en gran parte, por su poder, su ambición o su capricho. Pero en la Palabra de Dios se descorre el velo, y contemplamos detrás, encima y entre la trama y la urdimbre de los intereses, las pasiones y el poder de los hombres, los agentes del Ser misericordioso, que ejecutan silenciosa y pacientemente los consejos de la voluntad de Dios.  […] El poder que ejerce todo gobernante en la tierra, se lo otorga el cielo, y su éxito depende de cómo lo ejerce. El Atalaya divino dice a cada cual: “Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste”.Isaías 45:5. […] reconocer la obra de estos principios en la manifestación del poder que “quita reyes, y pone reyes”8Daniel 2:21., es comprender la filosofía de la historia. La Educación 173-175.

dios-quita-reyes-y-pone-reyes

Por lo que el Dios de la Biblia está tan estrechamente asociado a su obra que no se pueden mover sus ojos en la historia del mundo sin recordar al mismo tiempo la historia de la providencia divina. No hay nada tan bien establecida como el propósito providencial para el que se dirige la humanidad. La filosofía providencialista de la historia nos enseña que la existencia humana tiene una razón de ser, que Dios gobierna la historia y que se llevará a cabo su propósito.

Recomendado para ti:  "Yo, Mujer" Vol.1 | Revista Adventista para Mujeres

Los planes divinos nos son revelados en la Biblia, que no es sino el relato de los actos sucesivos de Dios en la tierra, aquellos actos que conducen al acto redentor de la encarnación y culminan en el establecimiento de su reino.

Este sentido escondido de la historia nos permite encontrar la esperanza de que a pesar del mal uso que los hombres a menudo hacen que la libertad y las oportunidades que Dios nos da, el timón de este barco está en las manos del Padre celestial, que hace que cada ser humano, creado a su imagen, sea objeto de su atención, su amor y providencia.

Hoy los invito a reconocer que hay un Dios en el cielo que está en control de este planeta. Sus promesas son seguras. Decide ser fiel a él.

Comparte tu opinión

Deja un comentario