Abandonado en el Frío – Un cuento de Navidad por Mark Finley

Era la víspera de Navidad de 1952 en un pueblo remoto en Corea. Una mujer sola de poco mas de 20 años de edad, caminaba lentamente a través de una de las calles de la ciudad. Fue difícil para ella ir más rápido debido al fuerte viento. Nueve meses de embarazo, su bebé estaba previsto para esa noche. No tenía familia. Esa chica quedó embarazada de un soldado estadounidense. Ahora, por sí sola, sin un lugar para dar a luz a su hijo, se acordó de un misionero bondadoso que vivía al otro lado de la ciudad. Ella lucho para llegar a su casa, pero tuvo que refugiarse debajo de un puente, ya que había llegado el momento de que naciera el bebé.
abandonado-en-el-frio-un-cuento-de-navidad-por-mark-finley
Para proteger al bebé del frío por la noche, lo envolvió con su propia ropa. La mañana de Navidad, temprano, al cruzar el puente, el pastor misionero escuchó el llanto del recién nacido. llegó rápidamente para ayudar. Para su sorpresa, se encontró con la madre inerte, muerta por el frío. Pero el bebé, envuelto en ropa de su madre, estaba bien. El misionero se llevó al bebé.
Diez años más tarde, en la víspera de Navidad de 1962, el padre dijo al hijo adoptivo la historia del increíble sacrificio de su madre amorosa. El muchacho se sintió profundamente conmovido. La mañana de Navidad cuando mi padre entró en la habitación del niño para despertarlo, se encontró con el lecho vacío del niño. Al mirar por la ventana, el padre vio las huellas en la nieve, los siguió y encontró al niño en ese puente donde fue encontrado. Descalzo, con el torso desnudo, temblando en la nieve, y en las lágrimas, dijo el niño, “Papi, yo sólo quería saber lo que mamá sintió esa noche cuando ella murió por mí.”
Jesús quería saber lo que era sentirse solo, cansado, rechazado, triste, lesionado y herido. Así que Él vino a este mundo frío, cruel e insensible. Todo lo que Jesús experimentó fue para nosotros. Él sabe. Él entiende. Él tiene empatía. Él está preocupado. Él estuvo cerca de nosotros. Temblaba con nosotros en este mundo frío. Él sabe lo que está pasando en este momento y está a su lado para ayudar.
Ven a Él sin demora!
Pr. Mark Finley (Meditaciones diarias – sobre la roca, p. 357)
Abandonado en el Frío – Un cuento de Navidad por Mark Finley
4.5 (90.38%) 52 votos

Comentarios

Loading Facebook Comments ...