Recursos Bíblicos

El Consumo de Carne en la Historia Bíblica

Dios para cada época de la historia ha dado instrucciones adecuadas sobre cómo debe ser la alimentación del hombre, esto ha tenido que ver de cuerdo al tiempo y circunstancias.

1- EN LA CREACIÓN

Dios al crear al hombre dijo lo que debía de comer, este suplemento era a base de frutas y semillas solamente, las verduras se dieron después, en este suplemento estaba completa las proteínas y minerales que el cuerpo necesitaba. Podríamos decir que está es la dieta original.

“Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.” Génesis‬ ‭1:29‬ ‭RVR1960‬‬

2- DESPUÉS DEL DILUVIO

Después de la entrada del pecado, Dios permitió al ser humano comer carne, el diluvio arrasó con la vegetación, por lo tanto Dios permitió comer carne, pero específico ciertas condiciones para comerla, tenían que ser animales limpios, y no ahogados, porque en la sangre está la vida.

“Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.” Génesis‬ ‭9:3-4‬ ‭RVR1960‬‬

La palabra “todo” debe de interpretarse de acuerdo el contexto, aquí no entran animales inmundos, pues el mismo Noé había echo distinción entre animales limpios e inmundos al meterlos al arca (Génesis 7:2). Noé sabía perfectamente esto, no era innecesario repetirlo, esto solo se hacía cuando el pueblo de Dios olvidaba estas condiciones. Podemos ver cómo Dios lo detalla de nuevo en (Levíticos 11; y Deuteronomio 14).

3- ERA PATRIARCAL

En consumo de carne en la era patriarcal era muy común, era un ambiente donde se comía carne de corderos y carneros, muchos de los sacrificios de animales eran comidos, tanto por el pueblo como los sacerdotes.

“Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia. Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero.” ‭‭Éxodo‬ ‭12:3-4‬ ‭RVR1960‬‬

Tenemos también a Daniel, un profeta que renunció comer la comida del rey por ser sacrificada a los ídolos (Daniel 1:8). Pero que el mismo demuestra que comía carne.

“No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas.” Daniel‬ ‭10:3‬ ‭RVR1960‬‬

4- TIEMPO DE LOS APÓSTOLES

En los tiempos de los apóstoles encontramos el uso permisivo de carne, Pablo tuvo un debate fuerte con los legalistas judaizantes por la comida (Romanos 14), Pablo amonesta a no condenarse unos otros por la comida.

“porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo….No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; pero es malo que el hombre haga tropezar a otros con lo que come.” Romanos‬ ‭14:17, 20‬ ‭RVR1960‬‬

5- LA CARNE EN El TIEMPO DEL FIN

Es necesario aclarar que no existe en la Biblia ninguna prohibición directa contra el consumo de carne, ni que se diga que sea pecado, de lo contrario Dios no hubiera permitido el pecado, pecado siempre es pecado, pero podemos extraer algunos principios que nos ayudarán a comprender este asunto desde otra perspectiva.

La Biblia enseña que debemos de cuidar nuestro cuerpo (1Corintios 16:19-20), Juan dice que debemos preocuparnos por nuestra salud (3Juan 1:2), Pablo dice que debemos hacer todo para la gloria de Dios (1Corintios 10:31), dice también que santifiquemos todo nuestro ser, esto es el alma, cuerpo y espíritu (1 Tesalonicenses 5:23). Basados en este principio notaremos algo muy importante.

Usemos una ilustración. Supongamos que por un tiempo se permitía pescar en un río, porque las aguas eras frescas y cristalinas, pues no había ninguna especie de peligro que atentara con la salud humana. Pero después de mucho tiempo se puso un aviso en ese mismo río que era prohibido pescar, porque las aguas estaban contaminadas, y podía causar enfermedades a largo plazo. Creo que al ver este aviso cualquiera dejaría de pescar.

Esto mismo pasa con la carne, en el tiempo que Dios permito consumir carne no estaba tan contaminada con hoy, se han echo estudios científicos que demuestran que el principal promotor de cancer son los embutidos y las carnes rojas. Vivimos en una época donde la cifra de muertes de Cancer y otras enfermedades son productos del consumo de carne. Hoy es menos permisible que en los tiempos de Noé el consumo de carne. Las carnes rojas contienen tuberculosis, parásitos, miles de bacterias y toxinas etc. los peces y mariscos poseen grandes cantidades de mercurio que afectan la salud.

Basados en estos principios no es recomendable comer carne, un Cristiano genuino que cuida su salud y que glorifica a Dios en su cuerpo sabrá discernir entre lo bueno y lo malo. Y no solo la carne, es todo aquello que nos destruye nuestra salud física y espiritual.

El último libro de la Biblia nos muestra que Dios tendrá un pueblo que dará gloria a Dios (Apocalipsis 14:6-7), dar gloria significa glorificar a Dios con nuestro estilo de vida (1Corintios 10:31), esto incluye una correcta alimentación.

PARA CONCLUIR

Es importante aclarara que, aunque comer carne o no, no es prueba de discipulado, pero cada quien es responsable de sus decisiones, la salud nunca debe verse como un medio de salvación como muchos lo han tratado de enseñar en la iglesia, aún hasta el extremo de condenar a otros que no lo hacen. Debemos de tener cuidado con este asunto, no debemos comportarnos como los fariseos en hacer alardes y condenar a otros porque no lo hacen.

“¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.” Romanos‬ ‭14:22‬ ‭RVR1960‬‬

Creo que presentar este tema de una manera correcta delante de la gente, debe tener en cuenta un equilibro y no ideas extremas y radicales. Se le debe enseñar a la gente cuál es el objetivo de esta reforma, y no causar confusión.

Escrito por Rafael Diaz

Deja tu comentario