Así se escogió el nombre “Adventistas del Séptimo Día”

Los nombres identifican personas y organizaciones. Hace 150 años, el 1 de octubre de 1860, los pioneros adventistas dieron nuestra iglesia el nombre de “Adventista del Séptimo Día.” En ese momento, algunos pensaron que el nombre debería ser “Iglesia de Dios”. Otros achacaban mucha presunción al utilizar ese nombre, ademas de otras iglesias que eran llamadas así, lo que sin duda causaría confusión. Finalmente, fue escogido el nombre “Iglesia Adventista del Séptimo Día”.1

La verdad, el proceso de elección de ese nombre no fue tan simple. Después de mucha discusión, nuestros pioneros votaron finalmente constituir legalmente la casa publicadora, la única institución de la iglesia en ese momento. Para esto, por supuesto, era necesario elegir un nombre para la editorial cuya creación acaba de ser votada. Así como organizar la editorial de reciente creación no fue fácil, la elección del nombre no vino rápidamente. Unos meses antes de la reunión en Battle Creek, Michigan (EE.UU.), donde este asunto se discutió y decidió, varios artículos y cartas de los lectores fueron publicados en la revista de la iglesia, entonces llamada The Advent Review and Sabbath Herald (Revista del Segundo Advenimiento y Heraldo del Sábado). Tanto el tema de la constitución de la editorial como la elección del nombre de la iglesia fueron discutidos por los miembros de la iglesia y los pastores itinerantes.

La discusión fue iniciada por Jaime White. En ese momento, la editorial y el lugar de las reuniones (que mide 8,5 x 12,8 m), situado en Battle Creek, eran de propiedad privada y no pertenecían a la iglesia. La editorial pertenecía a Jaimes White (legalmente registrada en su nombre), y la sala de reuniones se construyó en una finca de Stephen Belden, hermano de Jaimes. Si uno de los dos muriesen o deciden hacer cualquier otra cosa con la propiedad, los miembros de la iglesia, que hace tres años habían contribuido para la editorial con alrededor de 5 mil dolares y para la construcción del local de reuniones con aproximadamente 900 dólares, perderían su inversión. El pastor White tenía prisa de que la casa publicadora y los predios de la iglesia, construidos por las congregaciones locales fueran legalmente registrados a nombre de la iglesia. No quería que la situación continuara como estaba. En ese momento, habían aproximadamente 3.000 adventistas, y el número continuaba creciendo.2 Obviamente, algo que había que hacer.

Nombre, Organización y Babilonia

Aunque decidir una constitución nos parezca simple, era difícil para muchos de nuestros pioneros, porque pertenecían al movimiento millerita. Estos primeros adventistas creían que las iglesias que rechazaban las verdades bíblicas descubiertas por ellos eran parte de Babilonia descrita en Apocalipsis 14: 8. Por lo tanto, tomar cualquier iniciativa, por pequeña e insignificante, que, de alguna manera, tuviese la apariencia de una organización formal de una iglesia, les causaba mucha preocupación. En tales circunstancias, nuestros pioneros no querían ser parte de Babilonia! Habían sido llamados a salir de Babilonia, y desde luego no querían hacer nada que los acercara a ella. Por que no tenemos la experiencia que tuvieron los pioneros en el milerismo, incluso en los años inmediatamente posteriores a este movimiento, es casi imposible de entender plenamente la convicción profunda y sincera que tenían sobre organización.

Después de un día completo de discusiones, por no hablar de todas las otras reuniones anteriores, la gran mayoría de los miembros finalmente decidieron que la incorporación legal no constituía Babilonia, ya que todos votaron a favor de la organización. Una vez decidido esto, siguieron a la elección del nombre. Esta también era una preocupación teológica para algunos de los presentes ese fin de semana. Como el tema de la organización, la causa aparente del miedo se basa en el libro de Apocalipsis. El mensaje del tercer ángel advierte contra los adoradores de la bestia y cualquiera que reciba la marca con su nombre (Rev. 14:11). En consecuencia, la elección de un nombre específico tanto para la editorial y para la iglesia, era motivo de preocupación para muchos.

Elecciones

Es cierto que, desde un punto de vista práctico, la situación ya estaba causando dificultades. La primera congregación de adventistas observadores del sábado a ser organizada fue en Parkville, Michigan, a unos 65 km de Battle Creek. La decisión fue tomada el 13 de mayo de 1860. Como “no se había escogido ningún nombre para el remanente como corporación”, optaron por llamarse “Iglesia de la Segunda Venida de Cristo de Parkville”.3 Poco después, ese mismo año, la congregación en Fairfield, Iowa, decidió organizare bajo el nombre de “La Iglesia del Dios vivo”. 4

Se informó de que otras tres congregaciones en Iowa estaban esperando una respuesta de la Asociación antes de tomar la misma actitud. De hecho, fueron utilizados diferentes nombres en varias ocasiones, para identificar una pequeña pero creciente iglesia. Probablemente el nombre más utilizado fue “Iglesia de Dios”. Otros nombres eran “El Pequeño Remanente Disperso” (a veces abreviado como “El Pequeño Remanente” o simplemente “El Remanente”), “El Pequeño Rebaño” y la “Iglesia de Jesucristo.” De acuerdo con J.N. Loughborough, también se utilizaron los nombres de “El Pueblo del Señor” y “Cristianos”.

Como resultado de esta confusión, Jaime White mencionó que cuando los amigos le preguntaron a qué iglesia pertenecía, estaba avergonzado por no saber qué contestar. Indicó que el movimiento era mucho mayor que al principio, cuando no había necesidad de un nombre específico. Él mismo dijo: “Para mí, es como si un niño estuviese tan crecido que fuese muy extraño no tener un nombre.” 5 Es interesante que Ellen White había dado a luz recientemente al cuarto hijo, el 20 de septiembre de 1860, y él estaba en su casa. El pastor White era plenamente consciente de la necesidad de que un niño recibiera un nombre, ya que su esposa y él aún no habían dado nombre al niño recién nacido.

Por último, después de haber aceptado incorporar la editorial, todos reconocieron que un nombre debía ser elegido. Para los pocos que todavían insistían en contra de la elección de un nombre específico, Jaime White señaló que ya estábamos recibiendo diversos nombres. Así, por omisión estábamos permitiendo que otros decidieran cómo deberían ser llamados los observadores del sábado. Algunos argumentaron que el nombre “Cristianos” o “Iglesia de Dios” eran los únicos aceptables porque sólo aquellos nombres aparecen en el Nuevo Testamento. Otros respondieron que los nombres eran demasiado genéricos, y que “la Iglesia de Dios” sería demasiado presuntuoso. Jaime White, como otros, que habían llegado a la reunión prefirieron el nombre de “Iglesia de Dios”. Sin embargo, mientras que el tema fue discutido, se llegó a la conclusión de que sería conveniente elegir un nombre diferente.

Solución

En cuanto discutían, Jaime White comentó que el nombre elegido debe ser lo menos posible sujeto a las objeciones del mundo en general. El nombre “adventistas del séptimo día”, entonces se propuso “como un nombre simple y que expresa nuestra fe y posición” 6

Como sabemos, la primera vez que el nombre “Adventista del Séptimo Día” fue utilizado en una publicación ocurrió en una carta del editor de The Advientist Review and Sabbath Herald (Revista del Segundo Advenimiento y Heraldo del Sábado), escrita por S.T. Cranson de Tompkins, Michigan. La carta, de fecha 20 de marzo de 1853, aparece en la edición del 14 de abril de 1853.7 Fue David Hewitt, el primer observador del sábado en Battle Creek, que finalmente se propuso la siguiente votación:

Votar, adoptar el nombre de adventistas del séptimo día” La propuesta fue “libremente discutida”, pero votaron a favor por el siguiente texto revisado:

Votar, que nos llamemos a nosotros mismos adventistas del séptimo día.”

Tras un amplio debate, la propuesta fue aceptada con un solo voto en contra. Al parecer, el cambio de adoptar (o recibir) el nombre por llamarnos a nosotros mismos satisfizo a los que todavía tenían algunas reservas con la frase “adoptar un nombre,” basado en Apocalipsis 14:11. Sólo le faltaba votar la propuesta sobre “el nombre que elegimos para las iglesias en general.” Esta propuesta fue aprobada con un solo voto en contra.8

John Byington, no pudo asistir a la reunión por razones de salud, compartió su reacción con los lectores de la Revista: “Creo que el término simple bíblico ‘Iglesia de Dios’ era todo lo que necesitábamos. Sin embargo, al reflexionar más en ello, veo que Dios ha dado nombres a su pueblo y de los individuos, y estos nombres están adaptados al tiempo y circunstancias en que se encuentran. […] Me gustaría decir a mis hermanos en la fe que no veo una objeción razonable o las escrituras con el nombre Adventistas del séptimo día, ya que expresa correctamente las características que la iglesia de Dios debe tener, al final de los tiempos.“9 En menos tres años, el pastor Byington fue elegido el primer presidente de la Conferencia general de Adventistas del Séptimo Día.

Unas semanas más tarde Jaime White informó de la constitución de una nueva iglesia en Richmond, Iowa, utilizando el nuevo nombre de Adventista del séptimo día. Otras iglesias siguieron el ejemplo, incluyendo el Parkville, Michigan, que en 1863 cambió legalmente su nombre a “Sociedad de Adventistas del Séptimo Día de Parkville, Michigan.” A partir de este pequeño comienzo, el nombre Adventista del séptimo día se encuentra ahora en más de doscientos países de todo el mundo, declarando que somos observadores del sábado y esperamos fervientemente la segunda venida de Cristo.

Elena de White y el Nombre

Al parecer, Elena de White no asistió a la reunión en la que se eligió el nombre “adventistas del séptimo día”, ya que acababa de dar a luz a su cuarto hijo. A continuación se muestra lo que más tarde escribió acerca de la elección del nombre. Su declaración, en su totalidad, se puede encontrar en Testimonios para la Iglesia, vol. 1, p. 223, 224.

No podríamos elegir un nombre más apropiado que el que concuerda con nuestra profesión, expresa nuestra fe y nos señala como pueblo peculiar. El nombre adventista del séptimo día es una reprensión permanente para el mundo protestante. En él se halla la línea de demarcación entre los que adoran a Dios y los que adoran a la bestia y reciben su marca. El gran conflicto se desarrolla entre los mandamientos de Dios y los requisitos de la bestia. Debido a que los santos guardan todos los Diez Mandamientos, el dragón hace guerra contra ellos. Si quisieran arriar el estandarte y renunciar a las peculiaridades de su fe, el dragón se aplacaría; pero ellos excitan su ira, porque se atreven a levantar el estandarte y a desplegar su bandera en oposición al mundo protestante que adora la institución del papado. 

El nombre adventista del séptimo día presenta los verdaderos rasgos de nuestra fe, y convencerá la mente inquisidora. Como una saeta del carcaj del Señor, herirá a los transgresores de la ley de Dios, e inducirá al arrepentimiento para con Dios y a la fe en nuestro Señor Jesucristo.


1 The Advent Review and Sabbath Herald, 23 de octubre de 1860, p. 179.
2 George R. Knight, Organizing to Beat the Devil (Hagerstown, MD: Review and Herald, 2001), p. 34, calcula que, en 1852, habia 2 mil adventistas guardadores del sábado. Siendo que en el tiempo de la organización de la Conferencia General de la organización en 1863, el número había aumentado a 3.500 miembros concluyó que el número de miembros en 1860 fue de alrededor de 3000.
3 The Advent Review and Sabbath Herald, 29 de mayo de 1860, p. 9. Es curioso que tanto en una noticia de la Revista como  enlos documentos de constitución llenados por el tribunal, las palabras “segunda venida” fueron escritos con iniciales en minúscula.
4 Godfrey T. Anderson, “Make Us a Name,” Adventist Heritage, julio de 1974, p. 30. 5 The Advent Review and Sabbath Herald, 16 de octubre de 1860, p. 170. 6 Ibid., 23 de octubre de 1860, p. 179.
7 Ibid., 14 de abril de 1853, p. 191.
8 Ibid., 23 de octubre de 1860, p. 179.
9 Ibid., 30 de octubre de 1860, p. 189.

Tomado de Adventist World, Octubre de 2010

Así se escogió el nombre “Adventistas del Séptimo Día”
5 (100%) 2 votos

Comentarios

Loading Facebook Comments ...