La Veneración a María: ¿Cómo surgió este dogma Católico?

El Nuevo Testamento deja claro que Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo en el vientre de María cuando ella todavía era virgen (Mateo 1: 18-25; Lucas 1: 26-56; 2: 1-7). Pero la iglesia apostólica jamas atribuyó a María ninguna función especial en la comunidad de los creyentes. Sin embargo, varias teorías especulativas sobre María comenzaron a infiltrarse en el cristianismo pos-apostólico. Justino Mártir, Ireneo y Tertuliano sugirieron que, como Eva había sido la fuente del pecado y la muerte, María trajo la bendición de la redención al mundo. No pasó mucho tiempo para que se consolidara también la idea de la virginidad perpetua de María.

En el Concilio de Éfeso (431) María fue declarada “Madre de Dios” (griego Theotokos), que ayudó a alimentar la creciente veneración de la Virgen María a través de cultos y oraciones dedicadas a ella. Pero fue, sin duda, la oración de “Ave María”, originaria del siglo 11, que más contribuyó a popularizar esta veneración. Philip Schaff afirma que durante la Edad Media “la veneración a María se degeneró gradualmente en la adoración  a María”, el punto de suplantar la propia “adoración a Cristo.”

 

La teoría de la inmortalidad natural del alma proporciona la base necesaria para albergar el dogma católico de la Asunción de María. En la Edad Media se extendió la creencia de que el alma de María había sido llevada al cielo después de su muerte; pero cuando su cuerpo iba a ser enterrado, Jesús trató de reunirse con su alma. Como si esto no fuera suficiente, María llegó a ser considerada como quien tiene la función de mediadora humana en el trono de Cristo, por el cual los seres humanos podrían tener acceso a la majestad divina y obtener gracia especial. En 1854, el Papa Pío IX declaró el dogma de la Inmaculada Concepción de María, sugiriendo que “fue preservada inmune de toda mancha de pecado original”.

La veneración de María continúa ocupando un lugar central en la teología católica romana. El nuevo Catecismo de la Iglesia Católica (publicado en 1992) confirma la creencia: “Creemos que la Santísima Madre de Dios, la nueva Eva, Madre de la Iglesia, continúa en el cielo su misión maternal para con los miembros de Cristo.” Y más: “Esta maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia… En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna ”

La revista Newsweek del 25 de agosto 1997 puso de manifiesto que “un movimiento creciente en la Iglesia católica romana” estaba sugiriendo que el Papa aprobó un nuevo dogma de reconocer a María como corredentora con Cristo. En ese momento el Papa había recibido en apoyo de esta propuesta “4,340,429 firmas de 157 países”, entre las que figuran las firmas de “unos 500 obispos y 42 cardenales.”

Por más significativa que la veneración de la Virgen María se ha convertido para la Iglesia católica, no tiene base bíblica. Jesús mismo advirtió en contra de esta postura en Lucas 11:27 y 28: “Mientras él decía estas cosas, una mujer de entre la multitud levantó la voz y le dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste.  Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.” En Lucas 8:21, Cristo añade: “Él entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.”.

La teoría de la mediación de María en nombre de Cristo a favor de los seres humanos es contraria a la enseñanza de Cristo de orar directamente al Padre en su nombre. Jesús mismo dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; Nadie viene al Padre, sino por mí “(Juan 14: 6). “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.” (Juan 14:13). Y el apóstol Pedro dijo: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”(Hechos 4:12).

El mismo dogma de la Asunción de María al cielo se viene abajo si tenemos en cuenta la enseñanza bíblica de que los muertos permanecen en un estado de inconsciencia completa en la tumba (ver Salmo 115: 17; 146: 4; Eclesiastés 3:19, 20; 9 5, 6 y 10), esperando el día de la resurrección final (ver Juan 5:28, 29; I Cor 15: 51-54; I Th 4: 13-18). Si los justos fuesen llevados al cielo al morir, el apóstol Pedro nunca podría haber dicho en Pentecostés que David, uno de los héroes de la fe, sin embargo, no había ascendido “al cielo” (Hechos 02:29, 34).

Creemos, por tanto, que María era una persona piadosa y temerosa de Dios; pero, al igual que David, todavía no está en el cielo, y como cualquier otra criatura, nunca debe ser adorado (ver Apocalipsis 22: 8, 9).


Fuente: Signs of the Times , septiembre / octubre de 2003, p. 30

La Veneración a María: ¿Cómo surgió este dogma Católico?
4.5 (89.14%) 35 votos
Deja tu comentario