Elena de White y los 6.000 años ¡No se deje engañar!

Cuando se avecinaba el año 2000, muchos especularon con que estaban por concluir seis milenios de historia humana, puesto que es generalmente aceptado que la Creación, o por lo menos la caída de Adán y de Eva, ocurrieron unos cuatro mil años antes de la primera venida de Cristo. Por ende, estaba por comenzar el séptimo milenio, y Jesús vendría a la Tierra.

Por supuesto, nada ocurrió en el año 2000. Recientemente, escuché acerca de una nueva fecha para la segunda venida de Cristo y la llegada del séptimo milenio: 2031. Es decir, dos mil años después de la muerte de Cristo, si se considera la fecha generalmente aceptada para la crucifixión, el 31 d.C. Obviamente, esta hipótesis daría por hecho que hubo exactamente cuatro milenios desde la Creación hasta la muerte de Cristo.

Cabe preguntar: ¿es válida esta hipótesis? ¿Podemos afirmar que Jesucristo regresará al finalizar el sexto milenio, cuandoquiera que sea? Si analizamos de cerca lo que enseñan la Biblia y el Espíritu de profecía al respecto, notaremos los siguientes cuatro puntos importantes:

  1. No hay declaraciones explícitas en ninguna parte de las Escrituras que conecten la venida de Jesús con el año 6000 de la historia de la Tierra. El sustento bíblico ofrecido para respaldar esta hipótesis es solamente el de “analogía” forzadas. Por otro lado, si bien Elena de Whlte menciona que nuestro planeta lleva alrededor de seis mil años de historia, lo hace siempre como un marco de tiempo general y nunca con la intención de propiciar un cálculo para la fecha de la segunda venida de Cristo.
  2. En ningún lugar de la Biblia ni de los escritos de Elena de Whlte se expresa la edad exacta de la Tierra; tampoco es posible calcularla con exactitud. La diferencia en algunos números y edades entre diferentes manuscritos de la Biblia dificultan aún más el cálculo. Por ende, no existe una cronología exacta e indiscutible respecto de la edad de la Tierra.
  3. La fecha del fin del tiempo no es dada por la profecía bíblica. Además, las declaraciones de Jesús en Mateo 24:36 y Hechos 1:7 deberían ser suficientes para desalentar cualquier intento de fijar una fecha para el regreso de Cristo. “Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo. No hemos de saber el tiempo definido […] de la venida de Cristo” (Mensajes selectos. 1.1, p. 220).
  4. Si bien es uno de los principales textos utilizados para sustentar la hipótesis del séptimo milenio, 2 Pedro 3:8 no habla sobre este asunto especifico. Aunque el contexto de 2 Pedro 3 se refiere al tiempo del fin, el apóstol no tenia en mente referirse al momento de inicio del Milenio ni a tiempo profético alguno. El propósito simple del texto es mostrar que la aparente demora de la Segunda Venida no es tal desde el punto de vista de Dios, pues Dios vive y experimenta el tiempo de manera diferente de como lo hacemos nosotros. No está atado por la cronología y los ciclos de tiempo de nuestro planeta.

Se pueden identificar por lo menos treinta declaraciones de Elena de White que proponen un lapso de alrededor de seis mil años de historia de pecado sobre este planeta. Estas declaraciones son variadas en contexto y especificación cronológica.

1864: Alrededor de seis mil años:

“El mundo actualmente no tiene sino alrededor de seis mil años de edad” (Exaltad a Jesús, p. 46 [originalmente en Spiritual Gifts, t. 3, p. 91]).

1887: Más de seis mil años

“Desde que tuvo éxito en vencer a nuestros primeros padres en su hermoso hogar edénico. Satanás se ha dedicado a esta tarea. Más de seis mil años de práctica continua han aumentado grandemente su habilidad de engañar” (Signs ofthe Times, 29 de septiembre de 1887).

1911: Cerca de seis mil años

“La gran controversia entre Cristo y Satanás, sostenida desde hace cerca de seis mil años, está por terminar” (El conflicto de los siglos, p. 509).

1913: Casi seis mil años

“La continua transgresión del hombre durante casi seis mil años ha producido enfermedad, dolor y muerte” (Consejos para los maestros, p. 453).

Si analizamos algunas de estas expresiones en orden cronológico, siguiendo el año en que fueron escritas (ver cuadro), veremos cuán incongruente es tomarlas como cálculos rigurosos de tiempo exacto. Es más lógico considerar que Elena de White tenía en mente un concepto general de aproximadamente seis mil años desde la Creación (o bien, desde la caída). Además, si en sus días consideraba que ya habían pasado seis mil años desde la Caída, sería incongruente pensar que hoy, más de cien años después, aún estemos esperando el final del sexto milenio.

Fuente: 

Elena de White y los 6.000 años ¡No se deje engañar!
4.8 (96%) 10 votos

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...