Recursos Bíblicos

Presidente de la Iglesia Adventista envía mensaje de condolencias a Familiares de las Victimas en Chiapas

Esta semana se nos ha recordado trágicamente que vivimos en un mundo lleno de sufrimiento y dolor, y yo invito, a la familia mundial de la iglesia adventista a unirse a mí en oración por las víctimas y las familias que están sufriendo de estos acontecimientos recientes.

El pasado domingo un autobús que transportaba 46 adventistas del séptimo día (muchos de ellos jóvenes) de Chiapas, México, se precipitó por un barranco de 90 metros (295 pies), matando a 18. Otro 26 fueron trasladados a un hospital cercano, donde una joven de 17 años murió de sus heridas. El grupo regresaba de un congreso regional de jovenes cuando ocurrió el accidente.

He pedido el pastor Israel Leito, presidente de la División Interamericana, a por favor extender mi simpatía personal y las condolencias de la familia mundial de la iglesia por este triste accidente. Yo he rogado por nuestro querido pueblo de Chiapas, para las familias que perdieron a sus seres queridos, y para aquellos que están hospitalizados.

Chiapas ha sido un modelo de alcance evangelístico bendecido por el cielo. Por la gracia de Dios, esto va a continuar incluso en medio de esta terrible tragedia pues nuestros miembros esperan a la gran esperanza que tenemos en pronto regreso de Cristo cuando Dios restaurará la vida a los que han muerto en él.

El lunes por la noche nos entristecimos al enterarnos de la pérdida sin sentido de la vida en Manchester, Inglaterra, donde una bomba estalló, matando a 22 e hiriendo a 120, muchos de los cuales eran jóvenes. He estado en contacto con el Pastor Raafat Kamal, presidente de la División Trans-Europea, haciéndole saber de nuestra tristeza y apoyo en oración.

Los invito a unirse a mí en la oración por el pueblo de Manchester, para las familias que perdieron seres queridos, por los heridos, y para que nuestros miembros de iglesia pueaen ser instrumentos de aliento y esperanza a la gente de esa ciudad en duelo con la Participación total de los miembros. La esperanza de que Cristo viene pronto puede traer una gran esperanza para el futuro.

Además de orar por las personas afectadas por estos últimos terribles acontecimientos de los cuales somos muy conscientes, también recordamos que oren por las muchas víctimas cuyas tragedias no pueden ser reportados en las noticias, pero que están experimentando un terrible sufrimiento en silencio.

Veamos cada uno de ellos determinamos por la gracia de Dios que nuestras luces brillen dondequiera que estemos, para que podamos llevar la esperanza y el consuelo de Dios en este mundo cada vez más oscuro.

Pastor Ted NC Wilson, Presidente
Iglesia Adventista del Séptimo Día en el Mundo

Deja tu comentario