Recursos Bíblicos

30 preguntas que debes hacerte para Año Nuevo 2021

Cierta vez, cuando el pueblo de Dios se torno descuidado en su relación con Él, el Señor les advirtió por medio del profeta Hageo. “¡Vean a donde sus caminos los llevaron!”, Él dijo esto, llevándolos a reflexionar sobre algunas cosas que acontecían con ellos, y evaluar su espiritualidad descuidada a la luz de lo que Dios los había enseñado.

Incluso aquellos más fieles a Dios, a veces necesitan dar una pausa y pensar en el sentido de sus vidas. Es muy fácil pasar de una semana muy a la otra sin siquiera parar y ponderar a donde vamos y hacia donde deberíamos ir.

El comienzo de un nuevo año es el tiempo ideal para parar, reflexionar y pensar sobre nuestra vida. Para eso, aquí hay algunas cuestiones para preguntarse en oración en la presencia de Dios.

  1. ¿Qué podrías hacer este año para aumentar tu placer en Dios?
  2. ¿Qué es lo más humanamente imposible que le vas a pedir a Dios este año?
  3. ¿Qué es lo más importante que puedes hacer para mejorar la calidad de vida de tu familia este año?
  4. ¿Qué aspecto espiritual en particular quieres mejorar este año y cómo lo harás?
  5. ¿Cuál es la mayor pérdida de tiempo en tu vida y qué vas a hacer al respecto este año?
  6. ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a fortalecer su iglesia?
  7. ¿Por la salvación de quién orarás más fervientemente este año?
  8. ¿Cómo vas a intentar, por la gracia de Dios, hacer esto diferente al año anterior?
  9. ¿Qué puede hacer para mejorar su vida de oración este año?
  10. ¿Qué piensa hacer este año que marcará la diferencia en los próximos 10 años? ¿Y en la eternidad?
  11. ¿Cuál es la decisión más importante que debe tomar este año?
  12. ¿Qué área de su vida necesita más simplicidad y cómo podría simplificarla?
  13. ¿Qué necesidad se siente más obligado a satisfacer este año?
  14. ¿Qué hábito te gustaría crear este año?
  15. ¿A quién quieres animar más este año?
  16. ¿Cuál es su objetivo financiero más importante este año y cuál es el paso más importante que puede dar en esa dirección?
  17. ¿Qué es lo más importante que puede hacer para mejorar la calidad de su vida laboral este año?
  18. ¿Cómo podrías ser una bendición para tu pastor (o para alguien más que te pastorea) este año?
  19. ¿Qué podrías hacer este año para enriquecer el legado espiritual que dejarás a tus hijos y nietos?
  20. ¿Qué libro, además de la Biblia, más le gustaría leer este año?
  21. ¿Qué es lo que más lamentas el año anterior, qué vas a hacer este año?
  22. ¿Qué bendición de Dios es lo que más desea buscar este año?
  23. ¿En qué área de su vida necesita más crecimiento y qué hará al respecto este año?
  24. ¿Qué viaje te gustaría hacer este año?
  25. ¿Qué habilidad le gustaría aprender o mejorar este año?
  26. ¿Para qué ministerio o trabajo piensa ofrecer más este año?
  27. ¿Qué es lo más importante que puede hacer para mejorar la calidad de su comunidad este año?
  28. ¿Qué doctrina bíblica desea comprender mejor este año y qué va a hacer al respecto?
  29. Si los que mejor te conocen te dieran algún consejo, ¿qué crees que dirían? ¿Qué puedes hacer al respecto?
  30. ¿Qué es lo más importante que pretendes comprar este año?
  31. ¿En qué área de su vida tiene la intención de cambiar más y cómo piensa hacerlo?
Recomendado para ti:  ONU dice que llevar los Niños a la Iglesia es una "Violación de los Derechos Humanos"

El valor de muchas de estas cuestiones no está en su profundidad, sino en el simple hecho de que ellas enfocan alguna cuestión o compromiso. Por ejemplo, sólo por pensar en alguien que desea animar en ese año, probablemente usted recordará más de alentar a esa persona de lo que usted no hubiera pensado al respecto.

Si crees que estas cuestiones te pueden ayudar, tal vez sea bueno guardarlas en algún lugar – en la agenda, calendario, celular, etc – donde puedes revisarlas con más frecuencia que una vez al año.

Pensemos en nuestras vidas, y hagamos planes y tracemos metas, y vivamos ese nuevo año con diligencia bíblica, recordando que “los planes bien elaborados llevan a la abundancia” (Proverbios 21: 5). Pero en todas las cosas, recordemos también nuestra dependencia de Dios, que dijo que “sin mí no pueden hacer nada” (Juan 15: 5).

Don Whitney – (a través de Reforma21)

Comparte tu opinión

Deja un comentario