Recursos Bíblicos

¿Jerusalén, Ciudad de la Paz, se convertirá ahora en una zona de guerra?

Imagen: Amazing Facts

Muchos árabes y naciones islámicas están indignados de que el presidente Trump haya reconocido oficialmente lo que los judíos han reclamado durante siglos: concretamente, Jerusalén es la capital de Israel.

“He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo Trump. “Esto no es nada más ni nada menos que un reconocimiento de la realidad”. Siendo realistas, el presidente simplemente estaba expresando un hecho, ya que la sede del gobierno judío, el Knesset, está en Jerusalén. Sin embargo, gran parte del mundo árabe se ha negado rotundamente a reconocer este hecho durante décadas.

La Biblia apoya el reclamo judío. El primer rey/sacerdote de Jerusalén fue Melquisedec, a quien Abraham pagó el diezmo. Más tarde, las montañas de Jerusalén se convirtieron en el sitio donde Abraham ofreció a su hijo Isaac. Fue el legendario rey David quien finalmente eligió a Jerusalén para ser la capital del creciente reino hebreo hace unos tres mil años.

Muchos comentaristas han notado que la medida de Trump simplemente está cumpliendo las promesas de varios presidentes anteriores. Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama dijeron que, si eran elegidos, trasladarían la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Todos se retrasaron, temiendo las consecuencias políticas.

De hecho, ningún país, en la actualidad, tiene su embajada en Jerusalén. El puesto de avanzada de los Estados Unidos se encuentra actualmente en Tel Aviv, al igual que otras delegaciones extranjeras. Según los informes de los medios, la embajada de Estados Unidos tardará varios años en reubicarse.

Los líderes palestinos han pedido “días de furia” como respuesta a la medida, que según ellos dañará el proceso de paz en la región. (No se sabe cómo convocar a “días de furia” ayudará al proceso de paz.) Además, el rey Abdullah de Jordania lo denunció, al igual que Emanuel Macron, el presidente de Francia. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan pidió una cumbre islámica para contrarrestar la declaración y dijo que el reconocimiento de Jerusalén por parte de Estados Unidos es “una línea roja para los musulmanes”.

Incluso el Papa Francisco expreso su “profunda preocupación” y apelo al presidente para que respete las resoluciones existentes de la ONU.

En uno de los titulares de los periódicos se leía: “Trump inflama al Medio Oriente”. Se advirtió a los estadounidenses en Israel que eviten las reuniones públicas.

Mientras que los judíos ortodoxos son naturalmente extáticos, la respuesta de los líderes cristianos es mixta. Algunos evangélicos creen que esto representa un gran paso hacia la reconstrucción del Templo judío. Otros creen que este movimiento conducirá a una guerra en Medio Oriente y será el catalizador para que el anticristo “entre en la tierra gloriosa” ( Daniel 11:41 ).

La mayoría de las personas religiosas del mundo -judíos, árabes y cristianos- reconocen a Jerusalén como una ciudad santa. Es difícil predecir si las consecuencias reales serán otra que las palabras apasionadas; podría abarcar desde unas acaloradas protestas y manifestaciones hasta grandes ataques terroristas.

Sin embargo, este evento ciertamente podría tener implicaciones proféticas. En Apocalipsis 13:11, se identifica a Estados Unidos teniendo un papel al final de los tiempos: “Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón.”. Cuando sea el final … la bestia hablara “como un dragón”, dirigirá a la gente a adorar y participar en una religión del anticristo.

Fuente: Amazing Facts, Doug Batchelor

Recursos relacionados:

Deja tu comentario