8 poderosas oraciones respondidas de la Biblia (AT)

Las oraciones poderosas fueron hechas por personas comunes como usted y yo. Cualquier cosa en esta vida es posible a través de la oración. Las grandes hazañas de la historia fueron logradas en respuesta a una oración.

LA ORACIÓN DE ANA (1 Samuel capítulo 1)

Ana era una mujer atribulada teniendo en vista que su marido Elcana tenía otra esposa llamada Penina, eso hasta que era tolerable en la época, pero lo que la perturbaba incluso era el ser estéril mientras su rival tenía hijos y se burlaba de ella constantemente, en dado momento cuando la familia fue a Silo en la visita anual al templo, Ana decidió derramar el corazón ante Dios y dijo que si Él le concediera un hijo ella lo entregaría de buen grado al servicio de Dios, su oración fue atendida y fue así que nació Samuel, cuyo nombre significa: ‘pedido a Dios’.

LA ORACIÓN DE JOSUÉ (Josué capítulo 5)

Josué fue un líder nato, no se dejó caer por el sufrimiento de 40 años vagando en el desierto, desde que entró en la tierra prometida, fue el sucesor de Moisés, el mayor estadista de la historia.

Josué comandó la destrucción de Jericó, una ciudad de muros altos y portones de hierro, 5 reyes cananeos se coligaron para enfrentarlo pero no lo pudieron resistir. En el día de la batalla los enemigos huyeron y parecían suspirar de alivio al ver el día terminando y la noche venida, cuando la persecución sería inviable.

Pero ellos no contaron con la oración de un hombre de fe que pidió a Dios que prolongara el día para que pudiera terminar el combate, Josué oró para que Dios detuviera el Sol y se detuvo.

En realidad lo que debe haber ocurrido fue una parada en la rotación de la tierra, teniendo en vista que el sol ya se encuentra siempre parado en relación a ella.

El hecho absolutamente relevante y fenomenal aquí es Dios haber escuchado un pedido de esos!

LA ORACIÓN DE DAVID

Muchas son las oraciones de David registradas en la Biblia, tal vez él sea el que más tiene pedidos mencionados, ante el hecho de ser autor de más de 70 salmos, que eran oraciones cantadas.

El Salmo 23 David compuso cuando era pastor de ovejas en su adolescencia, y el salmo 3 fue cuando ya era Rey y huía de su hijo Absalón que conspiró contra él para matarlo, a la media noche se le dio aviso que tendría que atravesar el el río Jordán para estar a salvo, aquella era una situación difícil por la que el rey estaba acompañado de muchas personas, incluso mujeres y niños y el río podía llevar a alguien en la corriente, en ese momento muchas personas lo habían abandonado y otros incluso lo maldecían por haber tomado el reino de la casa de Saúl y otros lo injuriaron con razón culpándolo por el crimen de haber adulterado con Bate-seba y asesinado su marido Urías por medio de estrategias de guerra.

A pesar de que su conciencia lo acusaba, David clamó a Dios y se humilló con corazón contrito y dijo:

!!Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios! Muchos son los que se levantan contra mí. Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios. Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé a Jehová, Y él me respondió desde su monte santo. Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba. No temeré a diez millares de gente, Que pusieren sitio contra mí. Levántate, Jehová; sálvame, Dios mío; (Salmo 3)

David fue atendido y la misericordia de Dios lo alcanzó, no por qué merecía, sino por qué se arrepintió y luchó con Dios para que lo perdonara y por encima de todo aceptó la condición que le fue impuesta: cosechar todo el mal que plantó.

De hecho él sufrió hasta el fin de la vida las consecuencias de su pecado, pero fue salvo por qué confió en Dios, ese Dios es el único que perdona y acepta a quien se arrepiente por que ya pagó el precio por la salvación de quien lo acepta.

LA ORACIÓN DE EZEQUÍAS

Ezequías fue un rey de la dinastía de Judá y que era descendiente de David, su oración fue un hecho extraordinario en la historia del mundo, porque en respuesta a ella mas de 180 mil hombres murieron en una noche, eso está registrado en el libro de 2 Reyes 19: 14, la petición de Ezequías se hizo en un contexto en que el entonces Rey de Asiria llamado Senaquerib se afrontó al Dios verdadero comparándolo con dioses de piedra y metal.

LA ORACIÓN DE ISAÍAS

Cuando Ezequías estuvo enfermo, el profeta Isaías lo visitó y llevó un mensaje en el que debía arreglar su casa, preparar sus testamentos porque iba a morir.

En ese preciso momento, Ezequías volvió el rostro a la pared y oró pidiendo a Dios que no le dejara morir en aquella hora, y antes de que el profeta Isaías saliera del palacio real Dios lo mandó de vuelta afirmando que le iba a conceder otros 15 años de vida en respuesta a su oración, para probar que la palabra del profeta era verdadera Isaías oró a Dios para que la sombra de un reloj solar que existía allí retrocediera 10 grados, y así ocurrió.

Este episodio movió de tal forma con la posición de los astros en el cielo que atrajo la atención de los astrónomos de la época, una comitiva de caldeos, científicos que observaban las estrellas fue enviada para inquirir del rey de Judá como aquello había ocurrido, y con certeza hasta hoy esta diferencia de tiempo puede ser verificada en el cómputo de las eras.

LA ORACIÓN DE JOSAFÁT

También rey de Judá, Josafát estuvo ante una batalla para la que no tenía medios para combatir, los pueblos vecinos habían hecho una coalición para destruirlo, se estima que la multitud enemiga era de más de un millón de soldados.

En ese momento Josafá cayó de rodillas y clamó al Dios de Israel para que lo socorriera por que no había escapatoria, en medio del pueblo surgió un profeta llamado Jaaziel que llevó la respuesta de Dios al Rey en estos términos:

“No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios. Mañana descenderéis contra ellos; he aquí que ellos subirán por la cuesta de Sis, y los hallaréis junto al arroyo, antes del desierto de Jeruel. No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros.” (2 Crónicas 20:15-17)

Josafát se llenó de confianza y mandó traer a los cantores que fueran delante de su ejército alabando a Dios y su bondad, el pueblo en pequeño número iba atrás y cuando se encontraron con el enemigo, he aquí todos estaban muertos, durante la noche el Señor había causado un alboroto en el campamento donde unos se levantaron contra otros y cuando amaneció el día estaban todos muertos.

El pueblo de Judá tardó 3 días para juntar todo el despojo de la guerra que hallaron en el campamento enemigo.

LA ORACIÓN DE JABES

Jabes es un personaje inusitado de la Biblia, su nombre es mencionado en una lista de genealogías del libro de crónicas donde se catalogan algunas familias tradicionales del pueblo de Israel, todo normal hasta que de forma brusca el autor bíblico lo destaca de los demás debido a una oración hecha y la notable respuesta dada por Dios, vea:

“Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: Por cuanto lo di a luz en dolor.[a] E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: !!Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió.” (I Cro.4: 9,10)

Yo entiendo por este pasaje que Dios está dispuesto a atendernos hasta en los pedidos más simples y básicos que tenemos, pero Él sólo responde cuando oramos verdaderamente y de corazón.

LA ORACIÓN DE DANIEL

Daniel pasó toda su vida en el cautiverio babilónico y persa, sin embargo, incluso sometido a un dominio extranjero, recibió grandes revelaciones de Dios, tan grandes que las profecías a él reveladas recorrieron toda la historia del mundo y algunas todavía están por cumplirse en el futuro .

En su libro se registra que él era un hombre muy amado por Dios, pero también se muestra que cada vez que Dios así lo llamaba era después de sus períodos de oración ferviente, donde ayunaba y se humillaba pidiendo orientación y revelación del cielo.

En el libro de Daniel 9:23 el ángel Gabriel afirma expresamente que sólo vino a atenderle por qué Dios había dado una orden en respuesta a su oración, lo mismo ocurre en el capítulo 10 verso 12, vea:

“Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido.”

8 poderosas oraciones respondidas de la Biblia (AT)
4.8 (95.38%) 13 votos

Comentarios

Loading Facebook Comments ...