Recursos Bíblicos

Las 9 Bienaventuranzas y su significado en Mateo 5

¿Cuales son las bienaventuranzas?

El Sermón del monte contiene las bienaventuranzas, en total son nueve (RVR1960):

  1. Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
  2. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
  3. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
  4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
  5. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
  6. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
  7. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
  8. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia,porque de ellos es el reino de los cielos.
  9. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

En esta ocasión encontrará cada una de las bienaventuranzas explicadas en forma resumida. De esta forma se puede conocer el verdadero significado de cada bienaventuranza y entender las bendiciones que Jesús nos promete.

Bienaventurados los pobres en espíritu

Las dos primeras bienaventuranzas muestran una serie de paralelos con Isaías 61. El profeta Isaías habló de las bendiciones futuras que los ungidos del Señor otorgarían a los marginados de la sociedad.

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;” (Isaías 61: 1,2).

El Nuevo Testamento aplicó la profecía de Isaías 61 a los eventos mesiánicos o escatológicos (tiempo del fin). Jesús citó la profecía de Isaías para bendecir a los pobres y prometerles la participación en el reino venidero de Dios. Y cuando habló a los discípulos, Jesús fue consciente de ser el ungido por Dios y le fue dado el Espíritu para lograr las bendiciones prometidas (Lucas 4: 16-21; Mateo 11: 5). Si bien la salvación final de Dios sigue siendo un evento futuro, en Jesús se ha inaugurado el proceso de salvación. En Jesús, los pobres de espíritu (es decir, aquellos que reconocen humildemente su necesidad de un Salvador) entrarán en el reino de Dios.

Dios nunca ha sido impresionado con la fuerza humana o la autosuficiencia. Más bien, se siente atraído por las personas que son débiles y lo admite. Según Jesús, esta es la actitud número uno que Dios bendice. Ser pobre de espíritu es un reconocimiento tácito de nuestra necesidad de depender de Dios; Nos humilla y previene la arrogancia. La primera bienaventuranza son noticias alentadoras para todos nosotros, ya que ninguno de nosotros es autosuficiente.

Las bienaventuranzas

Bienaventurados los que lloran

La segunda bienaventuranza es una variación de la primera. “Los que lloran” es otra descripción de los que necesitan la ayuda de Dios. Según Juan el revelador, el mismo Dios “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.”(Ap. 21: 4). Sin embargo, Jesús ya ha traído buenas nuevas a los pobres y consuelo a los afligidos en su ministerio.

Bienaventurados los mansos

La tercera bienaventuranza, influenciada por el Salmo 37:11 y Isaías 60:21, ensalza la virtud de la humildad. Jesús mismo fue amable, humilde y manso, y llamó a sus seguidores a imitarlo mientras se preparan para heredar el reino (Mateo 11:28-30; 25:34 ).

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia

Detrás de la cuarta bienaventuranza está la idea de la fidelidad de Dios en relación del pacto con su pueblo. Se dice que una persona es justa o tiene justicia si esa persona está “bien con Dios”; es decir, si esa persona vive la relación de pacto con Dios y el prójimo. La justicia es un don de Dios (Isa. 61: 3), y se usa de manera consistente en Mateo con referencia a obedecer y hacer la voluntad de Dios (Mateo 3:15; 5:20; 6:1,33; 21:32). Dios bendice a aquellos que reciben su regalo de una relación correcta con él y hacen su voluntad.

Bienaventurados los misericordiosos

La quinta bienaventuranza describe una cualidad de Dios. El concepto bíblico de la misericordia (principalmente divina) tiene dos componentes principales: perdón otorgado a los culpables (por ejemplo, Ex. 34:6,7) y ayuda para los necesitados (Ex. 22:27). En la quinta bienaventuranza, Mateo enfatiza el perdón como el ingrediente principal (ver Mateo 6:14,15; 18:23-35 ). Cuanto más expresamos misericordia a los demás, más nos volvemos completos en Dios a medida que recibimos Su misericordia (Mateo 5:48; Lucas 6:36).

Bienaventurados los de limpio corazón

En el fondo de la sexta bienaventuranza está el Salmo 24: 3-6. La bienaventuranza vincula la pureza de corazón con la perspectiva de acceso a Dios. El contraste entre la pureza ritual y la pureza de corazón que se enfoca en un comportamiento justo y misericordioso es un tema fuerte en los dichos de Jesús y un interés especial para Mateo (Mateo 5: 21-48; 9:13; 12: 7). Jesús nos llama a la acción arraigada en motivos puros, como la reconciliación, la amabilidad y la misericordia. Los discípulos de Jesús imitan a su Maestro al expresar acciones de amor que no conocen límites.

Bienaventurados los pacificadores

La séptima bienaventuranza se refiere al establecimiento de la paz y la concordia entre los seres humanos. La paz es un don de Dios, y el Antiguo Testamento presenta a Dios como el principal pacificador. En el Nuevo Testamento, Jesús, el ungido de Dios, se presenta como nuestra paz, uniendo a judíos y gentiles por medio de su muerte (Ef. 2:14). Esta bienaventuranza promete que los pacificadores participan de alguna manera en la obediencia de Jesús (Mateo 3:17; 4:3,6), y se convierten en parte de la nueva comunidad de Dios.

Bienaventurados los que padecen persecución

La octava bienaventuranza es un recordatorio, como si lo necesitáramos, de que la esencia del cristianismo es contracultural. Los seguidores de Cristo, en consonancia con la experiencia de los héroes de la fe a lo largo de la historia sagrada (Hebreos 11), serán llamados a soportar la angustia física, emocional y espiritual en su búsqueda de honrar a Dios y su reino.

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan

La novena y final bienaventuranza, la única expresada en el plural de la segunda persona (“Bienaventurados sois”), hace explícito el tema del discipulado, que se encuentra en el corazón de todo el Sermón. La bienaventuranza yuxtapone una advertencia sobre el inminente rechazo de los seguidores de Jesús y la promesa de una rica recompensa en el reino venidero. Aquellos que son perseguidos por su relación con Jesús son verdaderamente bendecidos.


Padre misericordioso, gracias por la belleza de tu Palabra. Gracias por el desafío, el consuelo y la promesa que las Bienaventuranzas nos presentan. Inclina nuestros corazones hacia ti, oh Dios, y danos gracia y fe para hacer tu voluntad. Amén

Dapaah, D. S. (s.f.). Adventist Review Online | The Sermon on the Mount. Recuperado de https://www.adventistreview.org/2009-1501-20

Descargar pdf

Únete a nuestro grupo de WhatsApp: Grupo 1 Grupo 2 Grupo 3

Deja tu comentario