Recursos Bíblicos

¿Dios mata y es un asesino? ¿Cómo destruye Dios? – Parte 2

Asesinar es una violación de la ley. Ejecutar juicio es defender la ley. ¿En qué posición nos coloca si acusamos a Dios de ser un asesino cuando la Biblia dice que Él le paga al trabajador su salario al final del día y defiende Su ley? (Deut 24:15) Si lo acusamos de asesinato e injusticia, nos pone del lado del acusador.

Para un estudio más amplio y mejor comprensión estudie también la parte 1

Las diez plagas y la mano de Dios

Hay una cita en los Salmos que dice que se enviaron ángeles malignos a los egipcios.

Salmos 78:49: Envió sobre ellos el furor de su saña, Ira y enojo y angustia, Con misión de malos ángeles.

La palabra hebrea para “enviar” también significa “liberar, descargar, permitir”. La Biblia enseña que Dios permitió a los ángeles malignos entre ellos. Sin embargo, algo que debemos notar aquí, y eso es lo siguiente.

Fue la mano de Dios, y no la influencia ni el poder de origen humano que poseyeran Moisés y Aarón, lo que obró los milagros hechos ante el faraón. Aquellas señales y maravillas tenían el propósito de convencer al faraón de que el gran “Yo SOY” había enviado a Moisés, y que era deber del rey permitir a Israel que saliera para servir al Dios viviente. Los magos también hicieron señales y maravillas; pues no actuaban por su propia habilidad solamente, sino mediante el poder de su dios, Satanás, quien les ayudaba a falsificar la obra de Jehová. {PP 238.1}

Solo Dios pudo hacer las diez plagas. Satanás y sus ángeles no tenían poder para hacerlas todos.

“El faraón llamó a sus magos para que hicieran lo mismo, pero no pudieron. La obra de Dios se manifestó entonces superior a la de Satanás. Los magos mismos reconocieron: “Es el dedo de Dios”. Pero él permanecía inconmovible.” {PP 240.2}

Después de destruir y matar a muchos animales, finalmente se le permitió al ángel destructor destruir al primogénito. Hay citas en el Espíritu de Profecía que hablan del ángel destructor como Satanás. Sin embargo, debemos recordar que no siempre Satanás es el ángel destructor. Note la historia de David cuando contó al pueblo de Dios.

1 Crónicas 21:12 “Y viniendo Gad á David, díjole: Así ha dicho Jehová: Escógete, ó tres años de hambre; ó ser por tres meses deshecho delante de tus enemigos, y que la espada de tus adversarios te alcance; ó por tres días la espada de Jehová y pestilencia en la tierra, y que el ángel de Jehová destruya en todo el término de Israel: mira pues qué he de responder al que me ha enviado.”.

La respuesta del rey fue: “Estoy en gran angustia. Pero es preferible caer ahora en manos de Jehová, porque sus misericordias son muchas, que caer en manos de los hombres”. 2 Samuel 24:14. {PP 739.3}

Un par de párrafos después se nos dice que este ángel del SEÑOR se llama “el ángel destructor”.

“El ángel exterminador se había detenido en las inmediaciones de Jerusalén.” {PP 739}

En el mismo sentido leemos de la décima plaga en el mismo libro en la página referente a la plaga del granizo:

“La ruina y la desolación marcaron la senda del ángel destructor.“. (PP 243)

No fue Satanás quien hizo estas plagas. Entonces sabemos que este no es Satanás aquí al que se hace referencia como “el ángel destructor”. Leemos sobre el ángel:

“con un hisopo tenía que tomar de la sangre y ponerla “en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer”, para que el ángel destructor que pasaría a medianoche, no entrara a aquella morada.”. (PP 274)

Ella también lo dice claramente: “Entonces Moisés le dijo que el ángel de Dios quitaría la vida de su primogénito.” {HR 121.3}

Y finalmente se nos dice:

El Señor declaró: “Yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto […]. La sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; veré la sangre y pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”. {PP 248.3}

Elias y los profetas de Baal

Hay otros ejemplos en la Biblia de los que se nos dice, como Elías el profeta, que ejecutó a los profetas de BAAL por mandato del Señor. ¿Le estaba ordenando Dios a Elías que quebrantara su mandamiento y su ley?

“A fin de que el arrepentido pueblo de Israel se viese protegido de las seducciones de aquellos que le habían enseñado a adorar a Baal, el Señor indicó a Elías que destruyese a esos falsos maestros. “.  {PR 113.2}

Dios obró a través de Elías cuando destruyó a los profetas de Baal, que encendieron el fuego del infierno en el corazón de Jezabel para vengar la sangre de los sacerdotes de Baal. ”(Elena de White Materiales 1888. pág. 487)

¿Fue Dios cómplice de asesinato? Dios hizo esto a través de Elías. El Señor le ordenó a Elías que lo hiciera.

Estaban adorando a un Dios falso en violación del primer mandamiento, ¿luego Dios les estaba diciendo que violaran el sexto de acuerdo con esa enseñanza?. ¿Cuánto respeto podemos tener por la ley o por Dios si aparentemente Él nos está ordenando que rompamos la ley después de decirnos que está mal quebrantar la ley?

Dios no está quebrantando la ley cuando ordena la ejecución de los malvados. Más bien, Dios está ejerciendo justicia y cumpliendo la ley. La muerte de los impíos no convierte a Dios en asesino ni contradice en absoluto su carácter, sino que confirma el carácter justo de Dios y la irrefutabilidad de su ley. Porque lo que se está haciendo es un juicio con Dios como juez, en base a la infracción de la ley que gobierna el universo.

“Fue por misericordia para con el mundo por lo que Dios barrió los habitantes de él en tiempo de Noé. Fue también por misericordia por lo que destruyó a los habitantes corrompidos de Sodoma. Debido al poder engañador de Satanás, los obreros de iniquidad se granjean simpatía y admiración y arrastran a otros a la rebelión. Así sucedió en días de Caín y de Noé, como también en tiempo de Abraham y de Lot; y así sucede en nuestros días. Por misericordia para con el universo destruirá Dios finalmente a los que rechazan su gracia.” {CS 532.1}

¿Se le ordenó a Abraham que asesinara a su hijo?

Se le dijo a Abraham que entregara a su hijo como sacrificio en el servicio simbólico. Algunos podrían estar diciendo “Si Dios alguna vez me dijera que asesinara a mi hijo, le diría que no”. Abraham conocía la voz del Padre. Sin embargo, la voz de Satanás estaba sugiriendo que esto era un asesinato. ¿Fue asesinato o justicia?

“Satanás estaba listo para sugerirle que se engañaba, pues la ley divina mandaba: “No matarás”, y Dios no habría de exigir lo que una vez había prohibido… Dominado por la duda y la angustia, se arrodilló y oró como nunca lo había hecho antes, para pedir que se le confirmara si debía llevar a cabo o no esta terrible orden. Recordó a los ángeles que fueron enviados para revelarle el propósito de Dios sobre la destrucción de Sodoma, y que le prometieron este mismo hijo Isaac…. Aquel mandato debía ser obedecido, y él no se atrevió a retardarse.” {PP 128.4}

Satanás sugirió que era un “asesinato” que Abraham sacrificara a su hijo. Pero no fue así. Hay una gran diferencia entre “asesinato” y “juicio”. Satanás sugirió que era un asesinato. Pero Dios le estaba enseñando a Abraham sobre el juicio. Se nos dice en las Escrituras que “el pecado es transgresión de la ley” (1 Juan 3: 4 ) y “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). No es muy buena paga, por decir lo mínimo, violar la ley de Dios. Pero una ley sin pena no tiene fuerza. Si haces el trabajo, Dios te pagará el salario.

Si Dios no pagara la paga de la muerte al final del juicio, convertiría a Dios en un infractor de la ley diciendo que no pagaría su salario al final del día.

Romanos 12:19 “No os venguéis vosotros mismos, amados míos; antes dad lugar á la ira; porque escrito está: Mía es la venganza: yo pagaré, dice el Señor.”

La Biblia nos dice la diferencia entre “asesinato” y pena de muerte. O entre “Asesinato” y juicio.

En el mandamiento “No matarás” el hebreo para “matar” en este versículo está la palabra “ratsach” y la concordancia de fuertes nos dice que significa “especialmente asesinar”. Esa misma palabra “ratsach” también se usa en el siguiente versículo. Note

Num 35:16: Y si con instrumento de hierro lo hiriere y muriere, homicida es (heb: ratsach); el homicida (heb: ratsach) morirá (heb: muwth): lo que dice:

El juicio consiste en dar muerte al asesino. El juicio fue un juicio justo. Israel malinterpretó estos juicios. Pero la ley enseña que Dios deseaba la misericordia antes que el juicio. (Santiago 2:13)

La Biblia enseña que hay una “muerte” justificada. Y no toda “muerte” es “asesinato”. Si eres culpable de asesinato y la ley civil enseña que el asesino debe ser ejecutado. ¿Serían culpables de asesinato el juez que dictó el juicio final y los que ejecutaron el juicio? ¿Contrataría alguna vez a asesinos y matones para ejecutar el juicio?

El evangelio enseñado a Abraham

Dios les estaba enseñando a respetar su ley. No para asesinar, sino para ejecutar juicio. Y este es el caso de Abraham cuando iba a dar a su hijo Isaac.

Dios prometió una semilla que daría su vida por el pecado. Esto le fue enseñado a Abraham en el servicio del sacrificio. A Abraham se le dijo que a través de su simiente se salvaría una gran multitud de personas. Esta fue la promesa.

Romanos 9: 7: Ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; mas: En Isaac te será llamada simiente.

Abraham entendió que la liberación y la redención vendrían a través de Isaac. Y así lo entendió Abraham cuando le llegó la voz de entregar a su hijo.

“Por fe ofreció Abraham á Isaac cuando fué probado, y ofrecía al unigénito el que había recibido las promesas, Habiéndole sido dicho: En Isaac te será llamada simiente: Pensando que aun de los muertos es Dios poderoso para levantar; de donde también le volvió á recibir por figura.”. (Hebreos 11: 17-19)

Aquí vemos que Abraham creyó que esta era la simiente de la promesa, y que esta simiente resucitaría. En Gálatas se nos dice que la simiente prometida era el “Mesías” ya que el término “Mesías interpretado es el Cristo” ( Juan 1:41 ). Y el Mesías resucitó.

A Abraham se le prometió el Cristo o el Mesías. El Mesías debía pagar la paga del pecado. El término “canjeado” significa recomprar o pagar. Por tanto, Abraham entendió que el Mesías sería hecho pecado por nosotros, y entendió que no era un asesinato matar a su hijo, sino que era un juicio. Hay una gran diferencia entre asesinato y juicio, y sugerir que el juicio es asesinato era exactamente lo que Satanás le estaba haciendo a Abraham. Sugiere que Dios le estaba ordenando que infringiera la ley. Pero Cristo cumplió la ley pagando o redimiendo el precio.

Pagando el precio

Gálatas 3:13: Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición; (porque está escrito: Maldito cualquiera que es colgado en madero:)

Pagó el precio por violar la ley. Aceptó la maldición. Sufrió el juicio. La ley no se podía cambiar ya que la ley es perfecta, por lo que era necesario que se pagará el precio. Y Cristo pagó el precio del asesino. No para que el asesino pudiera continuar asesinando, sino para que el asesino pudiera quedar libre del salario que había ganado. 

Cuando Abraham iba a dar a su hijo Isaac, creía que era para pagar el precio por los pecados del mundo para que muchos pudieran ser salvos. ( Juan 3:16 ) Creía que Isaac era el mesías, y creía que Dios lo resucitaría. Que ese era el precio que había que pagar. Sin embargo, aunque Cristo pagó el precio, muchos no lo aceptarán.

Cuando Satanás le sugirió a Abraham que era un asesinato, Dios le dijo a Abraham que no era un asesinato, era un juicio. Si Dios le ordena a Abraham que ejecute el juicio, entonces se hará. Si Dios le ordenó a Elías ejecutar juicio. No es asesinato

A veces, Dios ordena a su pueblo o a sus ángeles que ejecuten juicio. Este es un acto de misericordia.

Pero Satanás sugiere a la mente que esto es una violación del mandamiento “No matarás”.  Satanás está sugiriendo a muchas mentes que Dios es un asesino por ejecutar juicio.  Satanás está sugiriendo que Dios es cómplice de asesinato por hacer que otros ejecuten sus juicios. Satanás está constantemente tratando de envolver la palabra de Dios en un misterio, haciendo que la palabra de Dios no tenga efecto. Tratar de hacer de Dios un mentiroso, acusar a Dios de asesinato, tiranía, ser un dictador, cuando Satanás mismo es el culpable.

Es por misericordia que se dará el juicio final al mundo. A veces, para sacar a uno de su miseria, se les corta. A veces, para salvar a algunos, se nos dice que Dios debe cortar a algunos.

“Aunque no se deleita en la venganza, ejecutará su juicio contra los transgresores de su ley. Se ve forzado a ello, para salvar a los habitantes de la tierra de la depravación y la ruina total. Para salvar a algunos, debe eliminar a los que se han empedernido en el pecado.”  {PP54 680.2}

Recursos relacionados:

Deja tu comentario