Recursos Bíblicos

¿Dios mata y es un asesino? ¿Cómo destruye Dios? – Parte 1

¿Puede Dios destruir o matar a los malvados? ¿Es contrario a su carácter? ¿Dios envía a sus ángeles para destruir? ¿Dios ordena a su pueblo que destruya? ¿Es contrario al mandamiento de Dios? ¿Cuáles son las implicaciones de malinterpretar este tema? ¿Qué enseña el Espíritu de Profecía sobre esto?

El castigo sobre el pueblo de Israel por el becerro de oro

Creo que muchos han ido a ciertos extremos debido a una mala comprensión de los juicios y la misericordia de Dios. Aquí es donde el diablo busca cegar nuestras mentes. Creo que Dios deseaba misericordia y este fue el caso de los israelitas en Éxodo 32. Moisés le rogó a Dios que tuviera misericordia de ellos, y el Padre tuvo misericordia de ellos. Sin embargo, leemos lo siguiente de Patriarcas y profetas:

“Aunque al perdonar la vida a Israel, Dios había concedido lo pedido por Moisés, su apostasía debía de castigarse señaladamente. Si la licencia e insubordinación en que Aarón les había permitido caer no se reprimían rápidamente, concluirían en una abierta impiedad y arrastrarían a la nación a una perdición irreparable. El mal debe eliminarse con inflexible severidad.”  {PP 294.1}

Tenga cuidado de no apresurarse más allá de lo que acaba de decir esa cita. Es importante masticar eso por un momento. Este pecado se estaba desencadenando y nada evitaría que destruyera a toda la gente. Para tener misericordia en esta situación sin que la nación sea completamente “irreparable“, el mal debe ser eliminado. ¿Y cómo DEBE hacerse? Por hombres con espadas. Ella continúa:

“Poniéndose a la entrada del campamento, Moisés clamó ante el pueblo: “¿Quien esté de parte e Jehová, únase a mí”. Los que no habían participado en la apostasía debían colocarse a la derecha de Moisés; los que eran culpables, pero se habían arrepentido, a la izquierda. La orden fue obedecida. Se encontró que la tribu de Leví no había participado del culto idólatra. Entre las otras tribus había muchos que, aunque habían pecado, manifestaron arrepentimiento. Pero un gran grupo formado en su mayoría por la “multitud mixta”, que instigara la fundición del becerro, persistió tercamente en su rebelión. En el nombre del Señor Dios de Israel, Moisés ordenó a los que estaban a su derecha y que se habían mantenido limpios de la idolatría, que empuñaran sus espadas y dieran muerte a todos los que persistían en la rebelión. “Y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres”. Sin tomar en cuenta la posición, la parentela ni la amistad, los cabecillas de la rebelión fueron exterminados; pero todos los que se arrepintieron y humillaron, alcanzaron perdón. {PP 294.3}

¿Quién finalmente había ordenado esta sentencia?

“Los que llevaron a cabo este terrible castigo, al ejecutar la sentencia del Rey del cielo, procedieron en nombre de la autoridad divina. Los hombres deben precaverse de cómo en su ceguedad humana juzgan y condenan a sus semejantes; pero cuando Dios les ordena ejecutar su sentencia sobre la iniquidad, deben obedecer. Los que cumplieron ese penoso acto, manifestaron con ello que aborrecían la rebelión y la idolatría, y se consagraron más plenamente al servicio del verdadero Dios. El Señor honró su fidelidad, otorgando una distinción especial a la tribu de Levi.” {PP 294.4}

Este fue el mandato de Dios. Un acto violento que fue ejecutado bajo la autoridad de Dios. Algunos podrían llamar a esto violencia. Pero en el siguiente párrafo se nos dice que incluso esto fue un acto de misericordia.

“Los israelitas eran culpables de haber traicionado a un Rey que los había colmado de beneficios, y cuya autoridad se habían comprometido voluntariamente a obedecer. Para que el gobierno divino pudiera ser mantenido, debía hacerse justicia con los traidores. Sin embargo, aun entonces se manifestó la misericordia de Dios. Mientras sostenía el rigor de su ley, les concedió libertad para elegir y oportunidad para que todos se arrepintieran. Únicamente fueron exterminados los que persistieron en la rebelión.” {PP 294.5}

¿Cuán necesario fue que se obedeciera el mandato de Dios de matar a estos hombres? Si no hubieran ejecutado el juicio de Dios, ¿qué habría sucedido? Se nos dice la respuesta en el siguiente párrafo:

“Si se les hubiera perdonado la vida, el mismo espíritu que los llevó a la rebelión contra Dios se habría manifestado en forma de odio y discordia entre ellos mismos, y por fin se habrían destruido el uno al otro. Fue por amor al mundo, por amor a Israel, y aun por amor a los transgresores mismos, por lo que el crimen se castigó con rápida y terrible severidad.” {PP 295.4}

Tómese su tiempo para digerir estas citas. El espíritu de la profecía dice que este terrible castigo por la espada de estos hombres obedeciendo el mandato de Dios, era el juicio de Dios, se nos dice fue por “amor al mundo” y “amor a Israel” y “amor a los transgresores”. Tenga cuidado de comprender que a veces el amor implica castigo y ejecución de la justicia.

¿Quebrantaron los levitas el sexto mandamiento “No matarás”?

Según la Biblia, los levitas habían ejecutado la sentencia del Rey del cielo, y en el Espíritu de profecía leemos que esta ejecución era por “amor al mundo” y “amor a Israel”. La Biblia nos dice en el libro de Romanos que “el que ama al prójimo, ha cumplido la ley”. (Rom 13: 8) Entonces, ¿cómo fue el amor por Israel y el mundo si estaba quebrantando la ley? ¿O fue una violación de la ley? Bueno, como ella dijo: “Si se les hubiera salvado la vida … eventualmente se habrían destruido unos a otros” y “concluirían en una abierta impiedad y arrastrarían a la nación a una perdición irreparable.”. Entonces, castigar severamente a estos transgresores se consideraba un acto de misericordia.

Dios les acaba de dar los diez mandamientos del monte Sinaí. En la rebelión (becerro de otro) rompieron el segundo y fueron condenados a la pena de muerte. Dios les dio la oportunidad de arrepentirse, pero aquellos que rechazaron la misericordia iban a morir misericordiosamente con la espada de los levitas. 

Cuando Dios ordenó la ejecución del juicio, ¿les estaba ordenando ahora que quebrantaran el sexto mandamiento después de que los demás acababan de quebrantar el segundo mandamiento? ¿Es este Dios? ¿Dios estaba ordenando el asesinato? ¿Estaba Dios haciendo que su pueblo hiciera algo que les había ordenado que no hicieran?

El hebreo para “matar” en este versículo aquí es la palabra “ratsach” y la concordancias Strong nos dice que significa “especialmente asesinar”. Esa misma palabra “ratsach” se usa también en el siguiente versículo. Note lo que dice:

Num 35:16: Pero si lo hirió con un objeto de hierro, y murió, es un asesino (heb: ratsach); al asesino (heb: ratsach) ciertamente se le dará muerte (heb: muwth).

Este versículo distingue claramente la diferencia entre “matar” (heb: ratsach) y “dar muerte” (heb: muwth). La Biblia justifica matar (muwth) a veces como en el caso que leímos antes con respecto a los israelitas, pero no justifica el asesinato (ratsach) que es una violación del sexto mandamiento.

Deut 32:39: Ved ahora que yo, yo soy el Señor, y fuera de mí no hay dios. Yo hago morir (heb: muwth) y hago vivir. Yo hiero y yo sano, y no hay quien pueda librar de mi mano.

Nuestro Padre en misericordia sostiene su ley. No viola su ley. Y a veces, para respetar la ley, debe retirar su “espíritu” o el “aliento de vida” del alma.

Si la ley de un país es la pena de muerte por el delito de homicidio. Y el juez declara que la pena debe ejecutarse. ¿El juez serían ahora culpable de asesinato por defender la ley? No, la ley se cumple, no se infringe.

En la ley, está escrito que podemos elegir entre la vida o la muerte.

Deut 30:19: Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia.

Y nuestro Padre nos suplica que aceptemos el regalo gratuito diciendo:”Diles: «Vivo yo» —declara el Señor Dios— «que no me complazco en la muerte del impío, sino en que el impío se aparte de su camino y viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos. ¿Por qué habéis de morir, oh casa de Israel?».” ( Eze 33:11 )

Dios no nos obliga a aceptarlo porque no es un Dios de fuerza, y este principio es contrario a Su gobierno. Algunos dirán “es la fuerza para dar muerte”. No, retirar el espíritu de vida es un acto de misericordia para que no todo sea destruido. Y que alguien persista en el pecado es obligarse a morir rechazando su amor infinito. Note lo siguiente, que el pecador ha FORZADO a Dios a hacer esto.

“Para nuestro Dios misericordioso, el acto del castigo es un acto extraño. “Vivo yo, dice Jehová, el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino y que viva”. Ezequiel 33:11. El Señor es “misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad, […] que perdona la iniquidad, la rebelión, y el pecado”. No obstante, “de ningún modo justificará al malvado”. Éxodo 34:6, 7. Aunque no se deleita en la venganza, ejecutará su juicio contra los transgresores de su ley. Se ve forzado a ello, para salvar a los habitantes de la tierra de la depravación y la ruina total. Para salvar a algunos, debe eliminar a los que se han empedernido en el pecado. “Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable”. Nahúm 1:3.” {PP 616.3}

¿Quién se ve “obligado” en esta situación? Dios se ve obligado a “ejecutar juicio”. Qué cosa verdaderamente triste decir que Dios es violento cuando Él es el que se ve obligado a esto después de toda la gracia y misericordia que Él ha ofrecido al ser creado. Dios no quiere nada más que ver a su creación disfrutando de las obras de sus manos, y no desea nada menos que dárselas por la eternidad y ha pagado el precio y ha expresado ese amor al dar a su Hijo unigénito.

¿Quiere destruir al pecador? No. ¿Tiene que hacerlo? Si. La ley exige la muerte. Y se nos dice que “la ley de Dios es una revelación de su voluntad, un trasunto de su carácter” (CS 430).

“Aunque Dios es riguroso para notar la iniquidad y castigar la transgresión, no se complace en la venganza. La obra de la destrucción es una “extraña obra” (Isaías 28:21) para el que es infinito en amor. {PP54 133}

Noé y el Diluvio

Justo antes del diluvio se nos dice que Dios les suplico a través de Noé que se arrepintieran. Y Noé les predicó durante ciento veinte años antes de que Dios retirara Su espíritu. (VIDA) Es asombroso que en esa cantidad de tiempo, en lugar de que algunos aceptaran la predicación de Noé, la tierra estaba tan corrupta que había llegado al punto en que “Para salvar a algunos, debe eliminar a los que se han empedernido en el pecado. ” {PP54 680}.

Dejarlos continuar por unos años más no habría dejado a una sola persona justa. Por lo tanto, para que se salve más semilla, se nos dice en nuestra Biblia que Dios tuvo que destruirla con un diluvio.

  • Gen 6: 7 “Y el Señor dijo: Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado
  • Génesis 6:13 “… voy a destruirlos juntamente con la tierra.
  • Gen 6:17 “Y he aquí, yo traeré un diluvio sobre la tierra, para destruir toda carne en que hay aliento de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra perecerá.”.

Ciertamente es Dios quien se atribuyó el mérito del diluvio.

“El mismo Satanás, obligado a permanecer en medio de los revueltos elementos, temió por su propia existencia.”. {PP54 87.3}

Note que Satanás incluso temía por su vida. Definitivamente él no fue el destructor aquí. Pero luego, después de ver los juicios de Dios, comenzó a intentar usar esto para impresionar que Dios era malo y que un Dios bueno era demasiado amoroso para destruir la tierra. Este pecado era idolatría, crear un Dios en su propia mente que se ajustaba a los pensamientos de su propia mente. Una violación del segundo mandamiento.

“Ahora lanzaba maldiciones contra Dios, culpándolo de injusticia y de crueldad. Muchos, como Satanás, blasfemaban contra Dios, y si hubiesen podido, le habrían arrojado del trono de su poder.”. {PP54 87.3}

El falso mensaje de que Dios no destruye

Ahora bien, esto es importante y debo explicar una gran preocupación. Algunos están enseñando que Dios no destruye porque es contrario al carácter de Dios. No solo se está enseñando esto, sino que esta doctrina de que “Dios no mata” en realidad se llama mensaje del “carácter de Dios”.

Ahora quiero que consideres algo. Digamos que estás testificando en la calle, conoces a alguien y compartes el evangelio con ellos, y compartes esta doctrina aparentemente más importante, ya que algunos consideran que “Dios no mata”. Y entonces todos están emocionados, se van a casa, abren su Biblia y muchos la abren desde el principio. Y leyeron solo 6 capítulos del libro y llegaron a la parte en Génesis 6 donde Dios dice “Los destruiré”. Ahora, si está considerando esto cuidadosamente, ¿qué afectará esto a la fe de esa persona en la palabra de Dios? Dice claramente lo que dice. La diferencia es la siguiente. La palabra de Dios dijo “ciertamente moriréis”, el diablo dijo “ciertamente no moriréis”.

Cuando Dios le dijo a Eva “ciertamente morirás”, el pensamiento pasó por su mente de que Dios era demasiado bueno para destruirla o matarla. Este fue el primer engaño de Satanás. Ella dijo:

“Veo a Dios demasiado amoroso para ejecutar su juicio”. Ella creó un Dios a sus propios ojos diciendo: “Dios no mata, no destruirá ni ejecutará su juicio”. Idolatría, y después de esto se nos dice que descartó por completo las declaraciones más claras de la palabra de Dios, su nueva visión de Dios distorsionada a sus ojos vio a Dios a través de sus propios lentes nublados de “Dios no mata” y “cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer y que era agradable a los ojos ”se destruyó a sí misma, y ​​así forzó el juicio de Dios sobre sí misma.

Los predicadores antes del diluvio decían las mismas cosas que nos dicen. Que Dios es demasiado misericordioso y bueno para ejecutar el juicio.

“A medida que el pecado se generalizaba, les parecía cada vez menos grave, y terminaron por declarar que la ley divina ya no estaba en vigor; que era contrario al carácter de Dios castigar la transgresión; y negaron que sus juicios se harían sentir en la tierra. ” {PP54 83.1}

Hoy es el mismo mensaje. Atribuirle a Satanás lo que es el carácter de Dios, y atribuirle a Dios lo que es de Satanás.

Espiritualizar las Escrituras es lo que Satanás quiere que hagamos.

“Pero nadie tiene por qué dejarse alucinar por los asertos engañosos del espiritismo. Dios ha dado a los hombres luz suficiente para que puedan descubrir la trampa. Como ya lo hemos visto, la teoría que constituye el fundamento mismo del espiritismo está en plena contradicción con las declaraciones más terminantes de las Santas Escrituras.” {CS 543.3

Aquí es donde comenzó el Gran Conflicto. Con Satanás tergiversando la justicia de Dios y pervirtiendo las declaraciones más claras de las Escrituras.

Este sutil engaño lleva a las personas a descartar sus Biblias, cuestionando la palabra hasta el punto en que se pierde toda confianza en ella. Algunas de estas personas que proponen que “Dios no mata” que están haciendo gráficos que repasan las escrituras y nos dicen qué es inspirado y qué no. Aparentemente, solo aquellos que tienen estos lentes pueden entender la Biblia. Con respecto a la justicia de Dios, fue Satanás quien la tergiversó.

“Y para sostener contra Dios la acusación de injusticia para con él, recurrió a una falsa presentación de las palabras y de los actos del Creador. Su política consistía en confundir a los ángeles con argumentos sutiles acerca de los designios de Dios. Todo lo sencillo lo envolvía en misterio, y valiéndose de artera perversión, hacía nacer dudas respecto a las declaraciones más terminantes de Jehová. Su posición elevada y su estrecha relación con la administración divina, daban mayor fuerza a sus representaciones, y muchos ángeles fueron inducidos a unirse con él en su rebelión contra la autoridad celestial.” {CS 487.2}

Isa 8:20: ¡A la ley y al testimonio! Si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay para ellos amanecer.

Profundice más este asunto, aclare mas dudas y analice otros ejemplos bíblicos de la forma en como Dios ejerce justicia en la parte 2 de este estudio

Recursos relacionados:

Deja tu comentario
Lección Escuela Sabática - 4to Trimestre 2020 - PDF "LA EDUCACIÓN"