Recursos Bíblicos

¿Que recordamos: Halloween o la Reforma Protestante?

¿Dulces o travesuras? Es la pregunta tradicional que hacen desde muchos años atrás los niños en varias partes del mundo, en Halloween o Día de las Brujas, que se recuerda el 31 de octubre. El origen de la fecha no se conoce bien, pero tiene que ver con los cultos paganos de la antigua Europa y las tradiciones previas al Día de Muertos. Las personas, especialmente los más pequeños, salen de la casa vestidos de brujas o magos, o incluso de monstruos, en un extraño honor o reconocimiento de algo de lo que tal vez ni siquiera entiendan exactamente de qué se trata.

Una vez estuve en los Estados Unidos, unos días antes del fatídico día en el que la mayoría de la gente tomó un lado tétrico y una nítida apología por la muerte y me sorprendió. Una semana antes, las casas estaban “decoradas” con algo que parecía una telaraña, además de réplicas de lápidas de cementerio con la inscripción RIP (que significa rest in peace, o descanse en paz, en clara alusión a la muerte). Por no hablar de la absurda cantidad de calabazas sin relleno que “decoran” el frente de muchas casas.

Mientras tanto, al otro lado de la calle, en una iglesia cristiana, la amnesia histórica se apoderó de los cristianos que, un día, de alguna manera estuvieron conectados con un episodio emblemático que también ocurrió el 31 de octubre (1517), en el lejano castillo de Wittenberg, Alemania. 

Allí, un monje temeroso de Dios, sincero y cuestionador, llamado Martín Lutero, publicó lo que se llamó convencionalmente las 95 tesis sobre la justificación por la feEs posible que no sepamos de memoria el contenido de lo que escribió Lutero, pero sí sabemos que cuestionó actitudes, conceptos y enseñanzas contrarias a la Biblia. Es más, ensalzó la Biblia como regla de fe para aquellos que afirman ser seguidores de Cristo.

Sus tesis se difundieron rápidamente por toda Alemania. En ellas, afirmó la nulidad de las indulgencias para perdonar pecados y liberar a las almas de la condenación, impugnó el poder de la Iglesia como mediadora entre los fieles y Dios y aseguró que todos los creyentes arrepentidos son perdonados de sus pecados mediante la fe en Cristo. Este fue el comienzo de la Reforma Protestante.

Pero la pregunta de hoy es otra. De hecho, hay otras preguntas. ¿Que se promueve mejor: Halloween o la Reforma Protestante? ¿Qué es lo que más recuerda la sociedad, especialmente aquello que se llama cristiano y conocedor de la Santa Biblia?

El tiempo pasa, pero Halloween se ve en la tele, en las jugueterías, en los supermercados, centros comerciales, colegios y me atrevo a creer eso en algunas iglesias. El ambiente de Halloween se deja sentir en diversos ambientes e intenta impregnar al mayor número posible. Se puso de moda. Es un producto tipo exportación para niños y adolescentes que saben lo que deben hacer ese día si quieren estar en armonía con la fecha, pero tal vez no saben quién era Lutero, no saben lo que dice la Biblia y dudan al hablar de Jesucristo.

No tiene sentido culpar a la Europa antigua o hoy por su desprecio por los orígenes protestantes. La responsabilidad es mía y es tuya, quien está leyendo este texto. El cristianismo bíblico debe estar en la mente de la sociedad, especialmente en los niños, adolescentes y jóvenes. 

La Biblia, sin embargo, será recordada con amor, cuidado e interés si es una realidad para este grupo. Necesitan ver ejemplos de adultos, padres, maestros, líderes que realmente consideran el libro sagrado del cristianismo como algo sagrado. Sagrado, no porque sea intocable, sino porque es la Palabra de Dios válida para hoy y para siempre. Una palabra que llevó a un hombre solitario como Lutero a escribir cartas al máximo líder de su iglesia, en ese momento, pidiendo que se observaran las enseñanzas allí contenidas.

¿Y entonces? La mayor propaganda de la Biblia parece ser una vida en armonía con ella. Halloween es fuerte, principalmente porque el espíritu de los reformadores, como Lutero, hoy es débil. En ausencia de seguidores fieles y equilibrados de la Biblia, la gente prefiere brujas, dulces y payasadas el 31 de octubre. Pero todavía hay tiempo para cambiar. Es suficiente que los cristianos vuelvan a ser cristianos.

Autor: Felipe Lemos, a través de adventistas.org

Recursos relacionados:

Deja tu comentario
Lección Escuela Sabática - 4to Trimestre 2020 - PDF "LA EDUCACIÓN"