Recursos Bíblicos

Cuando estas cosas sucedan, alegrémonos porque nuestra redención está cerca

Un mensaje de alegría y esperanza sobre los acontecimientos recientes en el mundo. No debemos movernos a fuerza del miedo para acercarnos a Dios. Regocijémonos y levantemos nuestras cabezas cuando veamos las señales del fin, no nos alarmemos. El sufrimiento pronto terminará. ¿Estamos preparados si llega nuestro último momento, ya sea por el coronavirus o sea por otra cosa?

La pandemia de coronavirus indica que el final está a la vista. Aquellos que están atentos a las advertencias dadas por Dios y se preparen escaparan de la destrucción final. En sus palabras: “y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.” (Lucas 21:11,RVR60).

Tenga en cuenta que una de las señales del fin de la historia de este mundo es la aparición de epidemias horribles, es decir, nuevas enfermedades capaces de diezmar a miles de personas. El Señor Jesús, al hablar a los discípulos sobre las señales que precederán al final, dijo que las enfermedades estarían presentes. Actualmente, el mundo está aterrorizado por la aparición de otra enfermedad que se está extendiendo rápidamente por todo el mundo: Covid-19. En varios países del mundo, se suspenden los eventos que involucran reunir a muchas personas, escuelas y universidades con clases suspendidas, iglesias cerradas, así como cines y teatros han cancelado las sesiones, como medidas preventivas para prevenir la propagación de esta enfermedad.

La rápida propagación de la enfermedad está haciendo caer la economía mundial. Ha llevado al pánico en los mercados financieros, reflejado en considerables caídas consecutivas en las bolsas de valores. En todo el mundo, los economistas y las organizaciones internacionales advierten sobre el riesgo de una fuerte desaceleración económica, o incluso una recesión global.

Las aerolíneas han reducido el número de vuelos y registrado descensos en los ingresos. El turismo y hospedaje también han sufrido la caída del movimiento. Al mismo tiempo, los sectores que dependen de la exportación e importación de productos pueden tener sus actividades limitadas debido a las pautas de viaje y cuarentena para ciudades y países. Por lo tanto, puede ser difícil obtener materiales que alimenten cadenas de producción completas, bloqueando ciertos sectores. 

El coronavirus es solo un pequeño pinchazo alrededor de las otras calamidades gravisimas que esta sufriendo la humanidad. El hambre esta matando a millones de personas, jamás en la historia de la humanidad ha habido tantísima gente pasando hambre. 8500 niños mueren cada día por hambre, y eso es muchisimo mas grave que el coronavirus. El dengue, la malaria, el zika y muchísimas otras enfermedades están matando cientos de personas diariamente. Y todas estas son señales del fin. ¿que estamos haciendo al respecto?

Querido amigo, alegrémonos, nuestra liberación se acerca

Estimado lector amigo, estos sucesos son indicios de que Jesús está en la puerta. Muestran la inminencia del regreso de Jesús. Vea lo que dice la Biblia al respecto: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.”. Lucas 21:28. Jesús declaró además: “Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.” (Lucas 21: 9, NVI).

En estos textos, Jesús indicó dos cosas que debemos hacer cuando el mundo se cae a nuestro alrededor: 

  1. 1) No tengas miedo. Las guerras, los disturbios sociales y las epidemias pueden aumentar el miedo. Todo lo que se pueda ser sacudido lo será. Pero nosotros que estamos enraizados en la roca de la eternidad no necesitamos estar aterrorizados. 
  2. 2) Levantad vuestra cabeza. Cuando el mundo colapsa, la mayoría, condicionada por la ansiedad y el miedo, solo puede mirar hacia abajo. Sin embargo, Jesús dijo que deberíamos mirar hacia arriba. Cuanto peor es el escenario en la Tierra, más brillante es la vista del cielo. Por lo tanto, en este momento cuando las señales se encuentran con la realidad, levanta la cabeza, tu redención se acerca.

Salmos 34:4-8

Busqué a Jehová, y él me oyó,
Y me libró de todos mis temores.

Los que miraron a él fueron alumbrados,
Y sus rostros no fueron avergonzados.

Este pobre clamó, y le oyó Jehová,
Y lo libró de todas sus angustias.

El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende.

Gustad, y ved que es bueno Jehová;
Dichoso el hombre que confía en él.

Bajo inspiración divina, la hermana Ellen G. White predijo que a medida que nos acercamos al final: “Aumentarán las hambrunas. Las pestilencias barrerán a miles. A nuestro alrededor hay peligros procedentes de las potencias externas y de las operaciones satánicas de adentro, pero ahora se está ejerciendo el poder restrictivo de Dios.—Manuscript Release 19:382 (1897). {EUD92 27.}

Ella nos dio un vistazo de los eventos y situaciones que se pueden esperar antes de que Jesús regrese: “En las escenas finales de la historia de esta tierra, la guerra prevalecerá. Habrá epidemias, mortandad y hambre. Las aguas del abismo rebasarán sus límites. Incendios e inundaciones destruirán la propiedad y la vida. Debiéramos estar alistándonos para las mansiones que Cristo ha ido a preparar para los que lo aman. Allí descansaremos del conflicto de esta tierra.”—The Review and Herald, 19 de octubre de 1897. {MSV 180.2}

Las señales indican que está muy, muy cerca de la venida de Jesús. Preparémonos y ayudemos a otros también a prepararse para el glorioso encuentro con el Señor, porque pronto Él vendrá: “Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.“. Hebreos 10:37. Si lo hacemos el Señor de nuestros corazones, con gusto lo recibiremos a su regreso a la Tierra.

Meditación por el pastor Pedro Torres sobre el Coronavirus – para recobrar esperanza

Recursos relacionados:

Deja tu comentario