Recursos Bíblicos

¿Culto, show o charla motivacional? La decadencia de la adoración

La adoración cristiana hoy ha sufrido serios cambios. Me atrevo a decir que son cambios peligrosos y, en algunos casos, incluso no bíblicos. Iglesias que han tratado de elaborar un tipo de espectáculo de culto para complacer y satisfacer el ego de la audiencia. ¡Parece que la mentalidad de hoy es dar lo que la gente quiere! Insisten en decir que la gente necesita un culto diferente y atractivo.

Con eso, las personas están desesperadas en busca de satisfacción personal en los servicios, más que cualquier otra cosa. La predicación de la verdad, la reverencia y el temor sagrado ya se han abandonado en algunas comunidades. Y todo esto me hace preguntarme cómo reaccionaría el profeta Isaías [cf. Is 6] en nuestros servicios contemporáneos prestados a Dios.

¿Isaías encontraría en esta adoración extravagante una sensación de temor, asombro, reverencia y admiración por la gloria de Dios?

Se perdió el verdadero sentido de la adoración

Robert L. Dickie escribió una vez:

“Vemos servicios de adoración sin ninguna reverencia, temor, respeto o admiración. En muchas de nuestras iglesias, ya no hay una exhortación al arrepentimiento, a la santidad de la vida, a cargar nuestra cruz, a negarnos a nosotros mismos ni a reconocer a Cristo como nuestro Señor. Parece que muchos pastores tienen miedo de ofender a sus congregaciones y, por lo tanto, predican para complacer a los oyentes en lugar de predicar para agradar a Dios. Es aconsejable que todos los pastores recuerden las palabras del apóstol Pablo en Gálatas 1:10: “Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo.”.

Y dice más:

“¿Qué aspecto de la adoración produce este sentido de reverencia y admiración? No debemos olvidar que adorar a Dios significa acercarse a Él y sentir su presencia. Es interesante notar que cuando encontramos ejemplos de personas que se han acercado a Dios o se han encontrado en su presencia, nos dimos cuenta de que su actitud era de temor, asombro y reverencia. En las Escrituras, las personas sobre las cuales leemos que estaban en presencia de Dios nunca fueron frívolas, irreverentes o apáticas. Cuando ocurre la verdadera adoración en la sala del trono, habrá ese espíritu de reverencia y santo temor a la grandeza de Dios “.

Reemplazando la adoración por la emoción

Sin embargo, lo que se percibe en algunas reuniones cristianas son innovaciones superficiales y necias que reemplazan la adoración a Cristo, y las personas que buscan para sí mismas la gloria que se debe solo al Señor.

AW Tozer en The Pursuit of God es incisivo al respecto: “Una gran parte de la iglesia ha perdido por completo el arte de la adoración y en su lugar surgió una cosa extraña y extraña llamada ‘programa’. Esta palabra fue tomada del teatro y aplicada con una sabiduría lamentable al tipo de adoración pública que ahora se acepta como adoración. entre nosotros.”

Tozer tiene razón. Cultos llenos de innovaciones y atracciones espectaculares han desviado nuestra atención del verdadero culto cristiano.

Desafortunadamente, la gente de hoy ya no está interesada en contemplar la gloria y la belleza de Cristo, y escuchar la predicación y la verdad del evangelio de las Escrituras. Lo que quieren son emociones vacías y superficiales, anestésicos para sus problemas diarios.

Dios no necesita espectadores. La Biblia dice (en Juan 4:23) que Dios busca verdaderos adoradores, que lo adoran en espíritu y en verdad. No busca espectadores que asistan a un servicio. Él quiere que los fieles participen activamente en un servicio.

¿Un templo o un teatro?, Charles H. Spurgeon escribió

“A través de presentaciones dramatizadas, los pastores hacen que las casas de oración se parezcan a teatros; convierten la adoración en espectáculos musicales y sermones en arengas políticas o ensayos filosóficos. De hecho, convierten el templo en un teatro y los siervos de Dios en actores cuyo objetivo es entretener a los hombres. ¿No es cierto que el Día del Señor se está convirtiendo cada vez más en un día de recreación y ociosidad, y la Casa del Señor, un templo pagano lleno de ídolos o un club social, dónde hay más entusiasmo por la diversión que el celo de Dios?

Charles H. Spurgeon

Mira lo que Joêzer Mendonça, escritor, doctor en musicología con énfasis en la relación entre teología y música en la historia del adventismo, y profesor en la PUC-PR, habla sobre la música de alabanza contemporánea y su reflejo en los púlpitos:

“Existe una relación casi directa entre una sociedad que sobreestima el éxito personal y las iglesias que han intercambiado el sermón bíblico por una charla motivacional. Queremos resolver tanto nuestros problemas profesionales y familiares que cuando lleguemos a la iglesia, esperamos un mensaje terapéutico que nos haga reír, llorar y tomamos buenas decisiones que duran hasta llegar a la puerta de salida del templo.

Del mismo modo, la música termina siendo utilizada para levantar el espíritu latente de las personas antes del sermón. En otras palabras, la música ya no se usa como mensaje de adoración y edificación congregacional y comienza a servir como un ejercicio terapéutico para elevar y bajar las emociones en las alas de la alabanza.

¿Cuál es el sermón que predicamos a través de la letra de nuestras canciones? Si consideramos que la música es un espejo del púlpito, un reflejo de la proclamación del evangelio, entonces veremos canciones de teología sólida y poesía creativa que reflejan positivamente sermones consistentes y nutritivos, pero, desafortunadamente, también veremos música que refleja sermones superficiales “.

Joêzer Mendonça

Creo que necesitamos de una manera genuinamente bíblica, recurrir al servicio que arranca el orgullo de nuestros corazones y nos obliga a decir: ¡ay de mí, un pecador! ¡Ser sorprendido por la poderosa presencia de Dios con un santo temor reverente y una profunda admiración por su gloria y su gracia soberana y gratuita!

Con respecto al comportamiento en la casa de Dios, Elena G. de White nos advirtió:

“Ha habido un gran cambio, y no en el mejor sentido, sino en el peor, en los hábitos y costumbres de la gente con referencia al culto religioso. Las cosas preciosas y sagradas que nos relacionan con Dios, están perdiendo rápidamente su influencia, y son rebajadas al nivel de las cosas comunes. La reverencia que el pueblo tenía antiguamente por el santuario donde se encontraba con Dios en servicio sagrado, casi ha desaparecido. Sin embargo, Dios mismo dio el orden del servicio, ensalzándolo muy por encima de todo lo que tuviese naturaleza temporal.! 5TI 464

“Todo el servicio debe ser dirigido con solemnidad y reverencia, como si fuese en la visible presencia del Maestro de las asambleas… Dios ha de ser el tema del pensamiento y el objeto del culto; y cualquier cosa que distraiga la mente del servicio solemne y sagrado le ofende.” CPI 453

“El pueblo de Dios se ha conformado muy fácilmente con resultados superficiales. Deberíamos buscar diligentemente las verdades profundas, eternas y abarcantes de la palabra de Dios.”. {CMC 258.5}


Por lo tanto, dejemos que la iglesia de Cristo en nuestros días, realmente recurra a la adoración cristiana genuina que se encuentra en las Escrituras, asegurándose de que nuestra adoración a Dios en la tierra haya reflejado el ejemplo y la dirección de la adoración celestial. Necesitamos despertarnos. El declive es un lugar peligroso para quedarse. No podemos ser indiferentes. No podemos continuar con nuestra búsqueda tonta de placer y autosatisfacción. Estamos llamados a pelear una batalla espiritual y no podemos ganar apaciguando al enemigo.

Una iglesia débil necesita volverse fuerte, y un mundo necesitado necesita ser confrontado con el mensaje de salvación; y puede haber poco tiempo para eso. Como Pablo escribió a la iglesia en Roma: “Y haced todo esto, conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos. La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz.”(Romanos 13: 11,12).

Por Angelo Repetto

Recursos relacionados:

Deja tu comentario