Recursos Bíblicos

¿Cómo perseverar hasta el final?

Como pueblo de Dios, esperamos la venida del Señor en las nubes del cielo, con poder y gran gloria. La victoria está garantizada para aquellos que no se rinden: “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” (Marcos 13:13). 

Al investigar el origen bíblico de la palabra “perseverancia”, se descubre que, en griego, proviene del término hupomonê (hupo , bajo; monê , permanecer). El Comentario Bíblico Adventista dice que hupomona es más que una resignación pasiva; denota “perseverancia activa“. La palabra comprende el ejercicio del autocontrol en casos difíciles, cuando la fe es presionada y puesta a prueba por alguna forma de persecución.

Los comentaristas también afirman que existe una relación entre perseverancia, paciencia y confianza. Aquellos que pretenden ser victoriosos en el viaje espiritual no pueden dejar de usar estos ingredientes. “La paciencia es una virtud positiva. Evoca perseverancia, persistencia y acción, a pesar del cansancio, el desánimo y los obstáculos que pueden obstaculizar el camino”. Comentario bíblico ASD, v. 7, p. 467

Por otro lado, “la perseverancia es una característica más específica de la confianza. Es persistencia, incluso cuando las circunstancias son diferentes ”. Donald Guthrie, Hebreos, Introducción y Comentario (Editora Mundo Cristão, 1984), p. 209.

Así, quien persevera frente a las pruebas desarrolla confianza en el poder divino (Rom. 5: 1-5). Con el Salvador, el camino al cielo se estabiliza y sabe a victoria (2 Pedro 1: 5-11; 2 Timoteo 2:12). Simplemente “perseveran en la gracia de Dios” (Hch 13:43) y sigue adelante. 


Ahora, vea lo que dice la Biblia y los escritos de Elena G. de White sobre la importancia de la perseverancia en diferentes situaciones:

1. Perseverar frente a las dificultades diarias

Algunos problemas se limitan a cuestiones financieras, otros involucran relaciones. Estos últimos son más molestos cuando incluyen personas en la vida diaria. ¿cómo tratar con las dificultades diarias? 

¿Sería la “perseverancia” la respuesta? Sí, pero perseverar activamente; con actitudes basadas en principios éticos y cristianos (que no siempre es fácil). La Biblia muestra la fórmula: “En cambio, el que es noble tiene planes nobles, y en esos planes se mantiene firme.” (Isaías 32: 8 DHH). “Antes persevera en el temor de Jehová todo el tiempo; Porque ciertamente hay fin, Y tu esperanza no será cortada.” (Pr 23:17, 18). 

“Orad en vuestro gabinete; mientras atendéis a vuestro trabajo cotidiano, levantad a menudo vuestro corazón a Dios. Así fué como anduvo Enoc con Dios. Esas oraciones silenciosas suben como precioso incienso ante el trono de la gracia. Satanás no puede vencer a aquel cuyo corazón está así apoyado en Dios.”.  Ellen G. White, Camino a Cristo, p. 99) 

2. Perseverar ante la persecución

“Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” (Mt 10:22, RVR60). 

“¡En esto consiste la perseverancia de los santos, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles a Jesús!” (Apoc. 14:12, NVI). 

“No todos, sin embargo, serían engañados por los artificios del enemigo. Cuando el fin de todas las cosas terrenales esté cerca, se encontrarán fieles creyentes capaces de discernir las señales de los tiempos. Aunque un gran número de creyentes profesos negarán su fe por sus obras, habrá un remanente que resistirá hasta el fin.” {HAp 427.1}

3. Perseverar frente al crecimiento espiritual

El clásico EL Peregrino, de John Bunyan, ilustra en varios pasajes las dificultades que surgen en el viaje al Cielo. Uno de los pasajes del libro presenta a un individuo que decidió acompañar a Cristiano (nombre del personaje principal) en su camino a la ciudad celestial. Todo iba bien hasta que, en la primera dificultad, Vacilante (nombre de este otro personaje) se rindió y regresó a su lugar de origen. La Biblia reprocha el temor al fracaso y nos anima a continuar, a pesar de los contratiempos: “Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman.” (Santiago 1:12). 

“La obra de transformación de la impiedad a la santidad es continua. Día tras día Dios obra la santificación del hombre, y éste debe cooperar con él, haciendo esfuerzos perseverantes a fin de cultivar hábitos correctos. […] Hay quienes intentan ascender la escalera del progreso cristiano, pero a medida que avanzan, comienzan a poner su confianza en el poder del hombre … El resultado es el fracaso, la pérdida de todo lo que se había ganado.”. (HAp 425.1)

4. Perseverar ante la tentación

La Biblia dice que Jesús no nos abandona en la hora de la tentación. “A otros, que sostenían combate a brazo partido con el enemigo de las almas, los animaba a que perseveraran, asegurándoles que vencerían, pues los ángeles de Dios estaban de su parte y les darían la victoria. {MC 16.3}”. 

¿Cuál es la mejor actitud ante la tentación? “Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.” Hebreos 12:1, 2

5. Perseverar frente al servicio misionero

Nos dejamos desalentar con demasiada facilidad respecto a los que no corresponden en el acto a los esfuerzos que hacemos por ellos. No debemos jamás dejar de trabajar por una alma mientras quede un rayo de esperanza. Las preciosas almas costaron al Redentor demasiados sacrificios para que queden abandonadas así al poder del tentador. {MC 125.4}

Debemos servir con placer, “fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad;” (Col 1:11). También necesitamos orar por los demás (oración intercesora), “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;” (Efesios 6:18). 

6. Perseverar enfrentando la enfermedad

Sin dejar de lado la importancia de recurrir periódicamente a la medicina convencional para obtener una cura o prevención de posibles enfermedades, no debemos ignorar los recursos naturales que Dios nos brinda y que tenemos a nuestra disposición. 

“El aire puro, el sol, la abstinencia, el descanso, el ejercicio, un régimen alimenticio conveniente, el agua y la confianza en el poder divino son los verdaderos remedios. Todos debieran conocer los agentes que la naturaleza provee como remedios, y saber aplicarlos. Es de suma importancia darse cuenta exacta de los principios implicados en el tratamiento de los enfermos, y recibir una instrucción práctica que le habilite a uno para hacer uso correcto de estos conocimientos.” {MC 89.1}

“porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.” (Heb 10:36).

Por Paulo Roberto Pinheiro (a través de la revista Adventista )
Deja tu comentario
Lección SEGUNDO trimestre de 2020: "Cómo Interpretar las Escrituras"

Boletín semanal

Apuntante a la lista para recibir un boletin semanal con los recursos mas destacados y actualizados.

Asegurate de escribir bien tu correo: