Recursos Bíblicos

Declaración de la iglesia acerca de la vacuna Covid-19

Existen rumores y teorías conspirativas que utilizan la vacuna COVID-19 como interpretación para el cumplimiento de la profecía. El Instituto de Investigación Bíblica de la Asociación General dio algunos comentarios al respecto:

“La agitación mundial causada por la pandemia de COVID-19 ha generado una especulación considerable sobre los eventos del fin de los tiempos y las malas interpretaciones de la Biblia. Un punto de vista reciente, difundido en las redes sociales y en algunos sitios de Internet, defendió la teoría de que las próximas vacunas producidas para combatir el COVID-19 pertenecen a un proceso de control que conducirá a la aplicación de la marca de la bestia.

Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que los adventistas mantienen la creencia de que la controversia del tiempo del fin se centrará en la ley de Dios, y particularmente en el cuarto mandamiento (Apocalipsis 14:12). Además, el mensaje del tercer ángel advertirá en contra de recibir la marca (Apocalipsis 14: 9-11) e iluminará a la humanidad sobre los problemas involucrados.

Por esta razón, debe quedar claro que los Adventistas del Séptimo Día entienden que la “marca de la bestia” no es una marca literal, sino una señal de lealtad que identifica al portador como leal al poder representado por la bestia.

En una perspectiva diferente, otra visión especulativa sostiene que las vacunas hace a quienes las toman impuros porque, supuestamente, se utilizan sustancias inmundas para producirlas. Al respecto, conviene aclarar que las instrucciones bíblicas permanentes que prohíben el consumo de sangre y alimentos inmundos (Levítico 11: 1-20; 17: 11-12; Hechos 15:20) no se aplican a las vacunas por la obvia razón de que las vacunas se producen como medicamentos que salvan vidas, no como alimento.

Recomendado para ti:  Año Bíblico Ilustrado para Niños

Especulaciones como estas desacreditan la Palabra de Dios y causan confusión entre los creyentes sinceros, pero menos informados. Usar la inoculación de una vacuna para despertar un escenario escatológico de proporciones espirituales y cósmicas, o para oponerse a él basado en una interpretación errónea de las Escrituras, solo distrae a los creyentes sinceros de los problemas proféticos reales y del compromiso de la Iglesia Adventista de proclamar el evangelio .

Se espera que una vacuna eficaz ayude a detener la pandemia actual. Esto protegerá la vida de aquellos que aún necesitan conocer el evangelio, así como de aquellos que ya lo han aceptado y, por lo tanto, están a cargo de proclamar el amor infinito de Dios a un mundo que sufre (Juan 3:16)”.

Fuente: https://adventist.news/en/news/covid-19-vaccines-addressing-concerns-offering-counsel

1 comentario

Deja un comentario

  • ¡¡Craso error!! Vaya que falta de discernimiento y ceguera. >>»no se aplican a las vacunas por la obvia razón de que las vacunas se producen como medicamentos que salvan vidas, no como alimento».<<Sin embargo, la Biblia enseña que el cuerpo es “Templo del Espíritu Santo que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y no sois vuestro propio. Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, que son de Dios ”. (1 Corintios 6: 19-20.) Inyectar neurotoxinas conocidas y sustancias desconocidas en nuestros hijos, que tienen riesgos de salud conocidos, sería una violación de estas enseñanzas bíblicas.
    Por lo demás. estas no son «vacunas» y así lo declara la OMS, son metodos experimentales distintos a las vacunas convencionales. De hecho, las autoridades norteamericanas otorgaron autorizaciones transitorias a este tipo de experimentos para el covid-19 y que se aplique en la población de forma experimental dada la amenaza del virus. Superar la fase de experimentación no significa que esta sea una vacuna.. Historicamente para desarrollar una vacuna debe pasar por diversas etapas: exploratoria, pre clínica, clínica, revisión regulatoria, manufactura y control de calidad, lo cual toma años de estudios y pruebas.
    Podría explayarme extensamente acerca de este tema, pero con declaraciones insensatas y faltas de conocimientos solo se puede decir que es de una irresponsabilidad enorme promover un experimento que ha dado pruebas de ser mortal para muchas personas. Basta mirar las cuantiosas muertes de mortinatos en Waterloo, Canada o ver como estan falleciendo jovenes deportistas ya vacunados.