Recursos Bíblicos

Más dinero: ¿Una bendición o una maldición?

¿Estás a punto de obtener algún ingreso extra o un aumento inesperado? Una de mis hijas pidió nuestras oraciones mientras solicitaba un nuevo trabajo, esperando duplicar sus ingresos actuales.Todos los miembros de nuestra familia estaban orando mientras avanzaban en el proceso de selección, a pesar de que ella y su esposo no necesitarían ese ingreso adicional para sobrevivir. Una mañana, mientras oraba por ellos, estaba tan preocupado por los peligros espirituales relacionados con la situación que decidí escribir un simple texto bíblico, sugiriéndoles que lo leyeran durante su adoración familiar. Esperaba que les ayudara a reconocer cómo los ingresos adicionales pueden ser una bendición o una maldición.

Dos semanas después, luego de leer este texto durante un sermón en Salvador, Brasil, recibí tantas solicitudes para ponerlo a disposición que decidí editarlo y enviarlo para su publicación.

Si bien es cierto que un mayor ingreso puede ser una bendición de Dios (Deuteronomio 8: 18), también es cierto que puede representar una maldición, especialmente si la vida familiar no está protegida por los principios eternos de Dios. En manos de aquellos que no se han comprometido con el Señor, el enemigo usará un aumento inesperado para seducir a los hijos de Dios, lo que llevará al materialismo, el consumismo y la independencia de Dios, anulando así su influencia (Mateo 13:22) ¡Y entonces lo que Dios pretendía que fuera una bendición puede ser usado por su enemigo para convertirse en una maldición (1 Juan 2: 15-17)

Más Ingresos pueden ser una bendición si:

  • El aumento en el ingreso se obtuvo por medios honestos, sin comprometer ningún principio de la ley de Dios a través de mentiras, ventaja ilícita sobre aquellos que son más débiles, o deshonestidad.
  • Se planea que el tiempo para la comunión personal con Dios ocupe el primer lugar del horario de mi día, justo después de despertarme (Mateo 6:33).
  • El tiempo para el culto familiar (mañana y tarde) se mantendrá como una prioridad máxima, por encima de cualquier otra preocupación terrenal. Todavía tengo tiempo para reuniones regulares de oración o reuniones de grupos pequeños.
  • El tiempo regular para la misión personal (estudios bíblicos, evangelismo, grupos pequeños, etc.) sigue siendo una actividad más importante que mis asignaciones de trabajo.
  • Todavía guardo el sábado, de puesta de sol a puesta de sol, y estoy presente con mi familia tanto en la Escuela Sabática como en el Culto de Adoración.
  • Priorizo el tiempo suficiente para relacionarme con mi familia (cónyuge e hijos) a diario, evitando la trampa del «tiempo de calidad».
  • Al menos uno de los padres estará en casa cuando los niños estén allí.
  • Considero que el tiempo dedicado a mantener el cuerpo en buena salud es algo casi tan importante como la oración:
    • Dormir suficiente.
    • Hacer ejercicio a diario.
    • Comer dos o tres comidas al día sin ningún refrigerio en el medio.
    • Habiendo decidido que cualquier ingreso adicional no subsidiará alimentos o hábitos poco saludables.
  • El diezmo sigue siendo la prioridad número uno en el presupuesto familiar
  • La Promesa (ofrenda) es la segunda prioridad en el presupuesto familiar.
  • Existe el deseo de aumentar el porcentaje de los ingresos otorgados como Promesa cuando haya más ingresos.
  • Hay un plan de jubilación.
  • Hay un fondo de emergencia equivalente al menos tres meses de salario pero, idealmente, equivalente a seis meses de ingresos.
  • Existe un plan estricto para los ahorros, como la tercera prioridad financiera después de los diezmos y Promesa.
  • Existe un plan firme para adoptar un estilo de vida simple, evitando todo tipo de ostentación o cosas innecesarias.
  • Quiero ganar más para invertir más en el reino de Dios. (No llevaré nada al cielo más allá de las personas que he ganado para Cristo).
  • Entiendo la responsabilidad de disponer mis bienes de tal manera que después de que me vaya de esta vida, seguirán sirviendo a Dios y a su reino, permaneciendo en sus filas.
  • Tengo un compromiso serio con Dios y mi familia de abandonar este ingreso adicional cuando se comprometa alguno de los elementos anteriores.
Recomendado para ti:  Señor o Esclavo financiero - Seminario de salud financiera

Por otro lado, los ingresos adicionales pueden convertirse en una maldición si:

  • Se obtuvo de manera fraudulenta o aprovecharse de los menos favorecidos.
  • Me obliga a sacrificar mi tiempo diario de comunión personal con Dios.
  • Ya no se me permite unirme a mi familia durante el culto familiar.
  • Ya no tengo tiempo para dar estudios bíblicos o participar en grupos pequeños.
  • No me permite recibir el día de reposo con mi familia, unos minutos antes del atardecer del viernes.
  • Acepto la fatiga como una excusa para estar ausente en una Escuela Sabática no virtual y el servicio los sábados.
  • Ya no tengo tiempo para pasar con mi cónyuge e hijos (por ejemplo, comidas, cultos familiares o salidas).
  • Mis hijos están solos o sin supervisión la mayor parte del tiempo cuando están en casa.
  • Se obtuvo a expensas de mi salud por:
    • No dormir suficiente.
    • No hacer ejercido a diario
    • No tener las dos o tres comidas planificadas (y quizás reemplazarlas con bocadillos).
    • La compra de alimentos más caros y tal vez no saludables.
  • Dios es olvidado como fuente de ingresos y, en consecuencia, el diezmo no se le devuelve.
  • El corazón ya no está agradecido, por lo que no se ofrecen ofrendas regulares y sistemáticas (Promesa).
  • No existe un plan financiero para la jubilación. No hay un fondo de emergencia.
  • No hay un plan para ahorrar, y los ingresos adicionales se gastan para satisfacer los deseos y las compras compulsivas en lugar de satisfacer las necesidades futuras.
  • No existe un plan para adoptar un estilo de vida saludable y para evitar cualquier tipo de ostentación.
  • Quiero ganar más para tener una vida mejor en este mundo, y no me preocupa la vida eterna.
  • No tengo un plan para poblar el cielo con almas salvadas por mis esfuerzos personales y financieros.
  • No tengo una voluntad o un plan para disponer mis bienes para servir a Dios y su reino después de que me vaya de esta vida.
  • No tengo el compromiso de dejar mi trabajo si alguno de los elementos anteriores está comprometido.

No tengo nada que temer si pongo todo lo que tengo en las manos que fueron davadas en la cruz. Es su Palabra la que sugiere y promete: «¡Oh, teman al Señor, ustedes sus santos! No hay ningún deseo para los que le temen. Los jóvenes leones carecen y padecen hambre; pero a los que buscan al Señor no les faltará nada bueno» (Salmo 34:9,10). ¡Y quiero confiar en él!

Pastor Marcos F. Bomfim es el director de los ministerios de mayordomía de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, Silver Spring, Maryland.

1 comentario

Deja un comentario

  • Muy interesante y veraz la explicación obtener más finanzas para poblar el cielo con más almas salvadas. Dios permita cumplir esta misión

A %d blogueros les gusta esto: