Recursos Bíblicos

El engaño del dinero para el corazón sin sabiduría

“En cambio, los que quieren hacerse ricos caen en la tentación como en una trampa, y se ven asaltados por muchos deseos insensatos y perjudiciales, que hunden a los hombres en la ruina y la condenación.”. (1 Timoteo 6: 9 DHH)

Muchas personas a menudo asocian la prosperidad con el éxito financiero, de altos ingresos y salarios, pero la idea de que para ser una persona exitosa usted necesariamente tiene que ganar mucho dinero está mal.

Aquellos que tienen muchas posesiones a menudo no ven lo que realmente importa en sus vidas y terminan perdiéndose con sus finanzas, incluso ganando grandes sumas.

Por otro lado, hay muchas personas que viven con menos y son capaces de organizarse económicamente, viviendo dentro de un nivel de vida adecuado y, en consecuencia, siendo realizadores de sueños.

El dinero es engañoso aun para quien se siente seguro contra su influencia

Citamos la experiencia de una hermana que deseaba poseer recursos y tenía las mejores intenciones y grandes y buenos deseos para utilizar el dinero de una forma apropiada.

Mi atención fué dirigida al deseo que Vd. tenía de poseer recursos. El sentimiento de su corazón era: “¡Oh, si tan sólo tuviese medios, no los despilfarraría! Daría un ejemplo a los que son avaros y mezquinos. Les mostraría la gran bendición que se recibe al hacer bien.” 

Testimonios para la Iglesia, Tomo 2, p. 250

Y Dios abrió el camino para que esta hermana obtuviera dinero y lo usará con sabiduría y para gloria de Dios.

Dios dijo al ángel que la había atendido a Vd. hasta entonces: “La he probado en la pobreza y la aflicción, y ella no se ha separado de mí ni se ha rebelado contra mí. Ahora la probaré con la prosperidad. Le revelaré una página del corazón humano con la cual ella no está familiarizada. Le mostraré que el dinero es el enemigo más peligroso que ella haya encontrado. Le revelaré el engaño de las riquezas; que son una trampa, aun para aquellos que se sienten seguros contra el egoísmo, contra la exaltación, la extravagancia, el orgullo y el amor de las alabanzas de los hombres.”

Testimonios para la Iglesia, Tomo 2, p. 250

Pero al llegar el dinero, gradualmente se separaba de Dios y gastaba para su propia conveniencia.

Me fué mostrado que delante de Vd. se abrió el camino para que mejorasen sus condiciones en la vida, y pudiese al fin obtener los recursos que pensaba usar con sabiduría y para gloria de Dios. ¡Cuán ansiosamente miraba su ángel ministrador esa nueva prueba, para ver cómo la resistiría Vd.! Al llegar los recursos a sus manos, vi cómo, gradual y casi imperceptiblemente, Vd. se separaba de Dios. Gastaba para su propia conveniencia los recursos que le habían sido confiados, rodeándose de las buenas cosas de esta vida. Vi a los ángeles mirarla con anhelante tristeza, con el rostro medio desviado, pesarosos de abandonarla. Sin embargo, su presencia no era percibida por Vd., y seguía su conducta sin acordarse de su ángel guardián.

Testimonios para la Iglesia, Tomo 2, p. 250

Y no cumplió con sus primeras intenciones y deseos

En su prosperidad, Vd. no llevó a cabo las resoluciones que había hecho en la adversidad. El engaño de las riquezas la separó de sus propósitos. 

Testimonios para la Iglesia, Tomo 2, p. 251

El dinero es una bendición de Dios que tiene un propósito

Hay tanta necesidad y pobreza en el mundo y al mismo tiempo hay tanto dinero

Son muchos los que se quejan de Dios porque hay tanta necesidad y dolor en el mundo; pero Dios no quiso nunca que existiese esta miseria. Nunca quiso que un hombre tuviese abundancia de los lujos de la vida, mientras que los hijos de otros lloraran por pan. El Señor es un Dios benévolo.

El Ministerio de la Bondad, p. 17

Dios ha dado provisión a la humanidad para enfrentar las necesidades actuales. ¿pero qué ha pasado?

El ha dado a miles de hombres gran provisión con la cual mitigar la necesidad de sus prójimos. Pero aquellos a quienes Dios ha hecho sus mayordomos no han soportado la prueba, pues ellos han dejado sin aliviar a los dolientes y necesitados.

El Ministerio de la Bondad, p. 18

Cuando los hombres que han sido abundantemente bendecidos por el cielo con mucha riqueza fallan en llevar adelante los designios de Dios y no alivian al pobre y al oprimido, el Señor se desagrada y seguramente los visitará [con su castigo]. No tienen excusa por retener la ayuda que Dios ha puesto en su poder para dar a sus prójimos, y se deshonra a Dios. 

El Ministerio de la Bondad, p. 18

El dinero no sirve en manos de quien no tiene sabiduría

Como dice Proverbios 17:16, “¿De qué sirve el precio en la mano del necio para comprar sabiduría, No teniendo entendimiento?”

A menudo recuerdo este pasaje, porque uno debe entender que aumentar los ingresos no es la solución para todos. El aumento de ingresos no son sinónimo de cumplimiento de todos nuestros sueños. Si su relación con el dinero no es saludable, cuanto más gane, más gastará de manera desordenada.

La prosperidad puede estar más cerca de lo que piensas, pero se necesita sabiduría para verlo con claridad, por lo que cambiar nuestros hábitos y comportamientos nos dará el impulso para ahorrar para los logros que realmente tienen sentido, ya sea personal o colectivo.

Ahorrar siempre se ve como un gran sacrificio, una privación, pero este es un proceso que se vuelve natural con el tiempo. Basta dar el primer paso para hacer esta práctica una costumbre y luego tus logros se acercan cada vez más.

Por lo tanto, se puede decir que todos tienen la posibilidad de convertirse en personas prósperas, independientemente de cuándo ganen. Esto solo es posible cuando el acto de ahorrar se convierte en una práctica habitual.

Por lo tanto, no crea en un posible “fracaso” basado en sus ingresos actuales, si estos no estan deacuerdo con lo que le gustaría, sólo asegúrese de que esté enfocado en el buen camino y el resto vendrá a usted como añadidura.

Recuerde que Dios no tiene la intención de darle dinero a un necio para que lo gaste egoístamente. Dios tiene un propósito con ese dinero y este es ayudar a los demás y al avance de su obra.

Con información de gospelprime

Obtener pdf

Deja tu comentario