Recursos Bíblicos

Cinco consejos bíblicos para superar una crisis financiera

En diferentes momentos de nuestras vidas, enfrentaremos desafíos financieros. Algunos de estos serán tan severos como para alcanzar el nivel de crisis. Es posible que no sepamos de dónde vendrá la crisis financiera o cuánto durará, pero vendrá una y tendremos que enfrentarla. ¡Pero podemos estar listos!

consejos bíblicos para superar una crisis financiera

Como seres humanos, no podemos ver el futuro (ver Eclesiastés 8: 7). Incluso escuchar cabezas parlantes en la televisión o leer artículos de opinión de varios economistas y periodistas es poco probable que nos brinde una visión confiable. Esto no debería impedir que nos preparemos para enfrentar las incertidumbres del futuro por nuestro bien y el de nuestras familias.

El sabio rey Salomón declaró: “El que es inteligente ve el peligro y lo evita; el que es tonto sigue adelante y sufre las consecuencias.” (Proverbios 22: 3 TLA).

De las experiencias pasadas y presentes, como cristianos, también recibimos sabiduría especial de Dios sobre cómo lidiar con las crisis. Sabemos que una crisis financiera podría estar a la vuelta de la esquina; debido a esto, debemos desarrollar un plan financiero para poder gestionar mejor el problema.

1. Principio de “Primero Dios”

Génesis 1 declara que, al principio, Dios creó los cielos y la tierra. Dios también declara en Hageo 2: 8 que la plata y el oro son suyos. La Biblia claramente representa a Dios como Creador y Dueño de todo en este planeta y, como tal, Él posee las llaves de todo. Entonces, en toda nuestra planificación, debemos poner a Dios primero.

Él sabe lo que nos espera y nos anima a no preocuparnos por nada del mañana, sino a buscar el reino de Dios por encima de todo y vivir con rectitud, y nos dará todo lo que necesitamos (ver Mateo 6: 31–33). Por lo tanto, como el primer paso en su planificación financiera, busque en oración a Dios. Permítale ser su asesor financiero, administrador de su presupuesto y contador y auditor de todas sus transacciones financieras. El es el dueño de todo; somos administradores por un período temporal. Él tiene todos los derechos de propiedad y nosotros, como mayordomos, solo tenemos responsabilidades.

2. Se honesto contigo mismo

Nadie puede negar el hecho de que las personas sufren las consecuencias de las decisiones que se toman a ciegas. Por lo tanto, ser honesto contigo mismo es vital en cada proceso de planificación y toma de decisiones. Sea honesto al admitir cuánto de su lucha actual se debe a la falta de una planificación y gestión financiera adecuadas. Sea honesto al admitir la probabilidad de sufrir en el futuro y no endulce esto ni lo vea como menos importante.

Considere cómo una crisis financiera realmente afectará su vida y su familia. Admita sus debilidades relacionadas los gastos. Sea honesto si no tienes conocimiento y necesita ayuda con su planificación. Sea honesto con Dios y confiésele si le has sido infiel al devolver los diezmos y las ofrendas y si no lo ha estado consultando con todos tus gastos y decisiones financieras.

Admitir su debilidad y arrepentirse ante Dios establece una base adecuada para su planificación financiera.

3. Sacrificio

Nuestra tendencia humana es vivir a lo grande en los buenos tiempos. El concepto de sacrificio va en contra de esta tendencia.

Preferiríamos gastar en el presente que reservar dinero para el futuro. Pero hay un buen modelo en el sacrificio de Cristo que todo cristiano debe adoptar en su planificación financiera. Jesús vino a este mundo y sacrificó su vida para liberar a todas las personas de la carga del pecado. Se sacrificó por el futuro de su pueblo para que tengan vida para disfrutar por la eternidad.

Del mismo modo, si queremos disfrutar de la libertad financiera en el futuro, a veces debemos sacrificar nuestro estilo de vida en el presente. Por ejemplo, si vive a poca distancia de su oficina, puede sacrificarse al no sentarse en su cómodo vehículo para viajar, en lugar de caminar todas las mañanas y las tardes. Si usted es alguien que gasta dinero cada hora del almuerzo en comida rápida o procesada, puede buscar alternativas más baratas y saludables. 

Recomendado para ti:  Administración Financiera en la Familia

Jesús no pensó en su posición en el cielo. En cambio, dejó su posición para venir y morir como pecador por el futuro de su pueblo (véase Filipenses 2: 5–8). Incluso fue burlado en la cruz, pero eligió permanecer enfocado en su misión de salvar a la humanidad. Su experiencia puede ser nuestra experiencia, si elegimos sacrificarnos por nuestro futuro.

4. Una cultura de ahorro

Encontramos otro buen ejemplo bíblico para nuestra planificación financiera durante la hambruna en Egipto. Dirigido por José y su visión dada por Dios, a Egipto se le aconsejó que ahorrara para el futuro (véase Génesis 41: 37–57). Se sacrificaron durante el tiempo de abundancia para salvarse de una futura crisis financiera. José instruyó a los egipcios para guardar algunos de sus productos de la tierra cada año. Asumieron esa tarea durante siete años, dejando el grano en contenedores de almacenamiento.

Jose no se arriesgaba y nunca dejó de recoger el grano. De hecho, la Biblia nos dice que José acumuló una cantidad de grano tan grande que ya no pudieron contarlo y dejaron de llevar registros (véase Génesis 41:49). Tenían más que suficiente para satisfacer las necesidades de la gente durante el tiempo de la hambruna. La historia de José puede ser nuestro modelo para separar el 20 por ciento de nuestros ingresos para enfrentar incertidumbres futuras.

Al ahorrar dinero, es aconsejable ahorrar en un depósito con intereses o en cualquier institución bancaria que ofrezca buenos intereses mensuales o trimestrales. Evite los esquemas ilegales de interés rápido y lavado de dinero porque los atajos apresurados son de alto riesgo y, a menudo, ilegales.

Sus ahorros se pueden clasificar de dos maneras: a largo plazo y a corto plazo. Los ahorros a largo plazo son para objetivos a largo plazo. Los ahorros a corto plazo están ahí para enfrentar una crisis imprevista o gastos no presupuestados.

5. Establecer un presupuesto

Cuando las cosas se piensan bien, el resultado es provechoso. Cuando se hacen a la carrera, el resultado es desastroso. (ver Proverbios 21: 5). Este consejo del Rey Salomón demuestra que el presupuesto es un concepto bíblico. La persona que establece un buen plan presupuestario está en mejores condiciones para disfrutar de ganancias y prosperidad, mientras que la persona que no tiene un plan presupuestario para guiar sus gastos y está buscando atajos para enriquecerse probablemente se volverá pobre y sufrirá consecuencias financieras en el futuro.

Se encuentran más consejos en Lucas 14:28, que pregunta: “Si alguno de ustedes quiere construir una torre, ¿qué es lo primero que hace? Pues se sienta a pensar cuánto va a costarle, para ver si tiene suficiente dinero

Todos hemos visto personas sufriendo financieramente, tal vez incluso hemos estado allí, sin dinero para pagar la matrícula escolar, impactados por desastres naturales, sufriendo y muriendo por crisis relacionadas con la salud, sin dinero para cubrir los costos del hospital. Cualquiera sea la causa, las familias sufren porque no tienen dinero extra en sus cuentas de ahorro. Algunas de estas cosas podrían aliviarse mediante una planificación presupuestaria adecuada.

Establecer un presupuesto y atenerse fielmente a él lo ayudará a ahorrar dinero y, con suerte, sobrevivir a cualquier crisis financiera que se avecina.


Por Thomas Ariku Motou es director financiero de la Misión Simbu Highlands del Este, Papua Nueva Guinea. En Adventist Record

Comparte tu opinión

Deja un comentario