Recursos Bíblicos

Igualdad entre hombre y mujer ¿Qué dice la biblia?

En muchas sociedades no existe igualdad de género. Lamentablemente, el machismo, un acto de prejuicio que se opone a la igualdad de género, sigue estando muy presente en la sociedad actual y en el mercado laboral. Este machismo se evidencia en la simple observación de la presencia masculina en puestos superiores en las empresas frente a la femenina (hay muchos más hombres que mujeres), así como en el hecho de que hombres y mujeres no gozan de las mismas oportunidades, ingresos, derechos y obligaciones en todos los ámbitos. 

Los estudios confirman que las mujeres trabajan más en la suma de la jornada laboral, en el cuidado del hogar y la familia; que las mujeres estudien más y tengan una educación superior; que el cuidado de los niños, los enfermos y los ancianos es su responsabilidad. Todo esto es más que los hombres, ¡pero ganan menos! Los estudios desglosan datos que, año tras año, repiten que el problema es muy grave. ¿Deberían las mujeres tener los mismos derechos que los hombres? ¿Son iguales los hombres y las mujeres? ¿Qué dice la Santa Biblia?

La perspectiva teológica de la igualdad entre hombre y mujer

Encontramos las respuestas a estas preguntas en el relato de la creación, en el libro de Génesis. Después de haber creado todo lo que existe, en el sexto día de la creación Dios creó al hombre. Le dio un trabajo que hacer: debería dar un nombre a todos los animales de la Tierra. Y entre ellos, Adán no encontró a nadie como él. Estaba solo (Génesis 2:19, 20). Y Dios sabio y compañero, solucionó su problema de soledad, regalándole una mujer. “Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; Le haré ayuda idónea para él “(Génesis 2:18). Desde entonces, la soledad del hombre se ha resuelto con la compañía de una mujer. En el caso de Adán, entregó a la mujer mediante un acto creativo, y a los hombres después de Adán, Dios da a través del matrimonio.

¿El hecho de que Dios dio a la mujer, colocó a Adán y a todos los hombres en un estatus superior? El relato de la creación de Eva no tiene nada que ver con eso. Por el contrario, destaca varios elementos que hacen referencia a su igualdad. Esta igualdad aparece en el concepto de ayudante idóneo, en la propia creación de Eva y en la unión conyugal.

Al definir a la mujer como una ayuda adecuada, Dios puso dos ideas importantes para comprender la unidad de las dos. La palabra hebrea ayudante nunca se usa para designar a un ayudante subordinado. Se refiere a un “ayudante”, “una ayuda equivalente a Él”, “su contraparte”; por lo tanto, incluso Dios se definió a sí mismo como ayudante del hombre. 

Nuestro Dios tiene poder y puede ayudarnos, porque Él “El cual hizo los cielos y la tierra, El mar, y todo lo que en ellos hay; Que guarda verdad para siempre, Que hace justicia a los agraviados, Que da pan a los hambrientos. Jehová liberta a los cautivos; Jehová abre los ojos a los ciegos; Jehová levanta a los caídos; Jehová ama a los justos. Jehová guarda a los extranjeros; Al huérfano y a la viuda sostiene, Y el camino de los impíos trastorna. Reinará Jehová para siempre; Tu Dios, oh Sion, de generación en generación. Aleluya.” (Salmo 146: 6-10,). 

Dios es el ayudante del ser humano porque está plenamente capacitado para ayudarlo y quiere hacerlo. Lo mismo ocurre con la palabra idónea. En hebreo significa equivalente, duplicado, parte opuesta, complementario a otro, igual y apropiado a. El comentario de pie de página de Geneva Study Bible declara que “La expresión adquiere una relación complementaria; lo que le falta a él, lo suple ella, y viceversa. Ambos comparten la imagen de Dios ”(p. 12). Por tanto, la mujer, por determinación divina, es plenamente capaz de ayudar al hombre como persona igual él.

Como puede observarse, el registro del Génesis valora a las mujeres como iguales, contraparte, compañera o complemento en cuya compañía el hombre encuentra su máxima satisfacción y con quien comparte la imagen y semejanza de Dios. Desafortunadamente, en muchas sociedades, las mujeres son tratadas casi como esclavas, con poca dignidad y pocos derechos, un poderoso ejemplo de lo que el pecado le ha hecho a la raza humana.

La escritora cristiana Elena G. de White declaró:

“Cuando los maridos exigen de sus esposas una sumisión completa, declarando que las mujeres no tienen voz ni voluntad en la familia, sino que deben permanecer sujetas en absoluto, colocan a sus esposas en una condición contraria a la que les asigna la Escritura. Al interpretar ésta así, atropellan el propósito de la institución matrimonial. Recurren a esta interpretación simplemente para poder gobernar arbitrariamente, cosa que no es su prerrogativa. Y más adelante leemos: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis desapacibles con ellas.” ¿Por qué habría de ser un marido desapacible con su esposa? Si descubre que ella yerra y está llena de defectos, un espíritu de amargura no remediará el mal. ”

(El Hogar Cristiano, p.101 ).

La creación de Eva también describe su igualdad con el hombre. Como Dios planeó la creación del hombre, también planeó la creación de la mujer. Hizo ambas cosas personalmente. Aunque Dios usó una parte del cuerpo del hombre, este no participó en la creación de la mujer. Adán durmió mientras Dios creaba. Por lo tanto, los dos fueron creados por un acto exclusivamente de Dios. Adán, al recibir a Eva, reconoció su igualdad de constitución y su igualdad de ser.

Recomendado para ti:  ¿Cómo Debo Vestirme para Agradarle a Dios? | Ministerio de la Mujer

Elena G. de White dice:

“Eva fué creada de una costilla tomada del costado de Adán; este hecho significa que ella no debía dominarle como cabeza, ni tampoco debía ser humillada y hollada bajo sus plantas como un ser inferior, sino que más bien debía estar a su lado como su igual, para ser amada y protegida por él. Siendo parte del hombre, hueso de sus huesos y carne de su carne, era ella su segundo yo; y quedaba en evidencia la unión íntima y afectuosa que debía existir en esta relación. “Porque ninguno aborreció jamás a su propia carne, antes la sustenta y regala.” “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y allegarse ha a su mujer, y serán una sola carne.”(Patriarcas y profetas, p. 26).

Había una diferencia de sexo, sin duda, pero Dios no lo hizo para crear separación o desigualdad, sino para producir unidad y multiplicación, a través del matrimonio.

Otra evidencia de que la Biblia trata a hombres y mujeres por igual es el hecho de que dice que el esposo debe cumplir con sus deberes conyugales hacia su esposa de la misma manera que la esposa hacia el esposo, en lugar de ser unilateral. Todo debe hacerse por consentimiento mutuo, en lugar de solo la opinión del hombre:

“El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.”(1 Corintios 7: 3-5).      

Tanto la mujer es santificada a través del esposo como el esposo fue santificado a través de la mujer. Ambos fueron considerados igualmente “sagrados” a los ojos de Dios:

“Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos.” (1 Corintios 7:14).      

Siempre se enfatizó el deber de amar a la esposa, y la obediencia del hijo fue a los “padres” (en plural), y no solo al hombre de la casa:

“Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.”

(Colosenses 3: 19-21).   

Lo más impresionante es cuando Pablo es más específico y habla del tipo de amor que un hombre debe tener hacia una mujer. Pablo dice que el esposo debe amar a su esposa de la misma manera que Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella. Es decir: hasta la muerte. Así como Jesús murió por nosotros, tenemos que dar la vida por nuestra esposa, si es necesario. Esta profunda enseñanza a veces puede parecer impactante incluso en nuestros días, ¡así que imagina ese momento! 

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.” (Efesios 5: 25-28).

por Ricardo André

Comparte tu opinión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: