Recursos Bíblicos

Afganistán: parte del tercer “ay” del Apocalipsis – Enrique Rosenthal

¡Debemos abrir los ojos a la realidad que ya vivimos en el cumplimiento de la séptima y última trompeta del Apocalipsis! El tercer y último “ay” ya ha comenzado a afligir la humanidad y lo seguirá haciendo con creciente intensidad hasta el retorno de Jesucristo en gloria y majestad.

Este es uno de los temas más actuales, importantes y reveladores de este seminario y una demostración clara de que hemos ingresado en la fase final de la historia de este mundo, es decir en el tiempo de la séptima y última trompeta del Apocalipsis con el tercer y último “ay”, que azotará y afligirá al mundo, antes del retorno de Jesucristo. Gracias a las profecías apocalípticas de los tres “ayes” – y sobre todo del tercer “ay” – podemos entender correctamente lo que está ocurriendo actualmente en el mundo con el problema creciente del yihadismo global, que es el brazo bélico y violento de la religión del Islam.

Y como veremos en este tema, el tercer y último “ay” de la séptima y última trompeta, describe las incursiones y los ataques del yihadismo del “tiempo del fin”, desde su resurgimiento, como actor secundario en el escenario mundial, hasta el retorno de Jesucristo y la caída de la Babilonia simbólica y espiritual del fin. ¡Desafortunadamente este azote mundial del terrorismo radical islamista empeorará progresivamente a nivel internacional y con énfasis en los `territorios cristianos´!

“Los ángeles sostienen los cuatro vientos, que se representan como un caballo enojado que intenta liberarse y correr sobre la faz de toda la tierra, llevando la destrucción y la muerte en su camino.” {ML 308.3}.

Ese “caballo” musulmán está enojado e “intenta liberarse”. Eso nos da a entender que ha estado de alguna manera atado o amarado. Eso refleja la historia de las últimas décadas del Islam, bajo la tutela de las naciones `cristianas´ desde 1840. Según la cita entendemos además que su propósito es el de “correr sobre la faz de toda la tierra”, y llevar “destrucción y la muerte en su camino”, como lo hizo durante la Edad Media

La Edad Media islámica y católica – La época del 1º “ay” de la quinta trompeta

Durante la Edad Media islámica, el sultán ejercía su poder bajo la autoridad del califa, pues el sultán no tenía poder religioso. Algo similar ocurría durante la Edad Media cristiana, durante la cual el emperador gobernaba bajo la autoridad o con el beneplácito del papado.

El poder califal sobre los estados civiles empezó en el siglo VII con los sucesores del profeta Mahoma. En la cristiandad ocurría algo similar, pues tras la caída del último emperador romano en 476, el papa se apoderó del poder político después de destruir a los ostrogodos en 538, el último de sus tres enemigos temporales (las tribus arrianas). Así inició la Edad Media en la que los reinos occidentales reconocieron progresivamente el poder espiritual del obispo de Roma.

La época de la Edad Moderna – La época del 2º “ay” de la sexta trompeta

Luego, observamos que el emperador, o poder civil, fue ganando terreno poco a poco al religioso, y entramos así en la Edad Moderna (XVI) en la cual el poder civil se impuso al religioso. Con el estallido de la Reforma, los gobernantes se desligaron del poder religioso. El caso más notable fue el de Enrique VIII (reinado 1509-1547), que se desligó totalmente del poder papal, separando a la Iglesia Anglicana.

En el islam ocurrió lo mismo y al mismo tiempo. Sobre el siglo XVI, en paralelo a la primera disputa entre el emperador y el papa, aparece el primer sultán, de origen turco, llamado Mahmud. Y ya en el siglo XVI, como en la cristiandad, el sultán se impuso al califa. Se llamaba Selim I (1512-1520), era el sultán otomano o turco. Su vida corre en paralelo a la de Enrique VIII. Selim no era árabe, ni descendiente de Mahoma: era turco. Pero se hizo con la autoridad religiosa, al hacerse nombrar “califa”. Por primera vez en el islam, el poder civil tomaba control del religioso, como pasaba igualmente en la cristiandad. Acababa de aparecer un califato dominado por el sultán, el “califato otomano” (1517-1924). El último califa árabe, proveniente de Bagdad, estaba afincado en Egipto. Éste cedió al sultán turco el manto y la espada del Profeta. Estos eran los símbolos del poder supremo, religioso y civil. Hasta el día de hoy se encuentran en el palacio Topkapi de Estambul (Turquía).

Recomendado para ti:  ¿Homosexuales en el Liderazgo de la Iglesia? - Documento Andrews

La Edad Contemporánea – El inicio del tiempo del fin – La época del 2º “ay” de la sexta trompeta

Los siglos XIX y XX fueron una época en la que el poder civil prácticamente acabó con el religioso. En 1798, al inicio del “tiempo del fin”, el papado recibió su “herida mortal” durante la Revolución Francesa por medio del emperador Napoleón, en fiel cumplimiento de las profecías bíblicas. En 1870 los Estados Pontificios fueron anulados y el papa fue desposeído de su último reducto de poder político. En 1929 éste se le devolvería parcialmente en la forma del Estado de la Ciudad del Vaticano, dando inicio a su lenta recuperación descrita en las profecías apocalípticas.

En la misma época, el último califato (`papado islámico´) sufrió una crisis similar cuando el Imperio turco otomano, con capital en Estambul (la antigua Constantinopla), se sometió a las potencias cristianas en 1840, cumpliendo fielmente la profecía de Apocalipsis 9, y fue formalmente anulado en 1924, cuando la República de Turquía abolió el califato en la reforma constitucional. Hubo debates que recorrían el mundo islámico sobre la recuperación del recién abolido califato.

El tiempo actual – La época del 3º “ay” de la séptima trompeta

Pero pasado los eventos extremos de la Edad Contemporánea, la historia comienza a dibujar su círculo nuevamente. Ante nuestros ojos, el papa retorna progresivamente a la cabeza espiritual y religiosa de la cristiandad y ejerciendo cada vez más poder sobre los gobiernos temporales como cabeza moral a nivel global; y a la par, los califatos del Islam vuelven a surgir en el mundo musulmán. ¡Nuevamente estamos observando como la religión toma control de la política!

En el siglo XXI cuando parecía que el califato nunca más volvería, líderes religiosos del islam volvieron a poner al poder civil bajo su tutela. Desde 1979, en Irán la autoridad suprema depende del `ayatolá´ o máximo líder religioso de la rama chií del islam. En Afganistán, llegó a crearse un `emirato islámico´ (1996-2001) por los fundamentalistas talibanes que hasta hoy siguen en la insurgencia. El fenómeno del califato ocurrió en el reciente protoestado yihadista `Estado Islámico´ de Irak y Siria (también conocido como ISIS, IS o Dáesh) fundado en 1999. Ibrahim, el líder de esta organización, cambió su nombre al de Abu Bakr y se auto proclamó califa de todo el mundo musulmán en 2014 declarando la restauración del Califato.​ Se dice que adoptó ese nombre en honor a Abu Bakr as-Siddiq, el primer Califa del Islam, suegro del profeta Mahoma, y a su vez el iniciador de la serie llamada `de los califas ortodoxos´. En Nigeria ocurrió lo mismo, mediante el grupo yihadista Boko Haram fundado en 2002 y cuyo líder del grupo anunció la creación de un califato en 2014. Luego tenemos a la organización islamista Al-Qaeda fundada en 1988 por Osama bin Laden en Pakistan, responsable del ataque terrorista a las torres gemelas de Nueva York en el 11 de septiembre del 2001. Uno de sus planes de esta organización era hacer colapsar la economía de los Estados Unidos hasta el año 2020, causando el colapso del sistema económico mundial y la inestabilidad política global con el fin de provocar un yihad global dirigido por Al-Qaeda, y la instalación de un Califato Islámico alrededor del mundo. Al-Qaeda ya deseaba levantar un Califato Islámico entre 2013 y 2016. En 2014, al-Zawahiri anunció que Al-Qaeda estaba estableciendo un frente en la India para «librar la yihad contra sus enemigos, liberar su tierra, restaurar su soberanía y revivir su Califato». Fuente. Hay otras organizaciones yihadistas que luchan por sus objetivos religiosos utilizando la violencia con el sueño de restaurar un califato islamista como Al Nustra, Hezbolá, Hamas, Al-Shabaab, etc.

3 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: