Recursos Bíblicos

Dios es eterno ¿Cómo comprender que Dios vive por siempre?

La Biblia dice lo siguiente sobre la edad de Dios. Él no tiene principio ni fin, es eterno, atemporal e inmortal (Apocalipsis 4: 8; 1 Timoteo 1:17, 6:16).

Por tanto, Dios no tiene edad. La Biblia declara que Dios es, “El Alfa y la Omega”, “el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” (Apocalipsis 1: 8).

Versículos de la Biblia sobre la edad de Dios:

1 Timoteo 1:17 = “Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.”

Salmo 90: 2 = “Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.”.

Salmo 93: 2 = “Firme es tu trono desde entonces; Tú eres eternamente.”.

Apocalipsis 10: 6 = “y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más.”

Deuteronomio 33:27 = “El Dios eterno es tu refugio…”

Apocalipsis 1: 8 = “Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.”.

1) Dios: sin principio, sin final

Las primeras palabras de la Biblia son: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1: 1). Sin embargo, este versículo no se refiere al comienzo de Dios; está hablando del comienzo de nuestra tierra y el universo. Dios estaba allí al principio de nuestro universo, pero había existido mucho antes de eso.

De hecho, la Biblia es clara en cuanto a que Dios siempre ha existido. Nunca ha habido un momento en el que Él no existiera y nunca habrá un momento en el que Él deje de existir. “Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios”, escribió el salmista (Salmo 90: 2).

2) Dios: El Eterno

Uno de los nombres por los que Dios se llama a sí mismo es “YO SOY” (Éxodo 3:14), porque Dios existe en un presente eternoSiempre lo ha sido y siempre lo será. Los humanos vivimos en el pasado, presente y futuro. Pero el tiempo no es el mismo para Dios que para nosotros los mortales que vivimos y morimos. La Biblia dice: “Para el Señor, un día es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3: 8).

Recomendado para ti:  ¿El Sábado es solo para los Judíos?

3) Dios: nunca envejece

Los humanos estamos acostumbrados a que las cosas envejezcan y cambien con el tiempo. Pero Dios nunca envejece. El tiempo no cambia a Dios. Isaías escribió: “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.“. (Isaías 40: 28). 

En la segunda venida de Jesús, Dios nos dará el regalo de la inmortalidad para que podamos experimentar la vida sin edad y sin envejecer. La muerte será devorada en victoria porque nos vestiremos de inmortalidad como un regalo del Dios eterno, inmortal y eterno (1 Corintios 15:53, 54).

4) Dios: ¡por siempre joven!

Debido a las pinturas del Renacimiento que representan a Dios como un anciano con una larga barba vestido con una túnica, tendemos a pensar en Él como un anciano. Incluso podemos tender a pensar en Dios como un abuelo bondadoso y anciano que ya no está demasiado involucrado en todas las actividades de la vida. Podemos pensar que es bueno tenerlo cerca, pero Él está al margen de nuestras vidas. 

Pero si pensamos en Dios como joven, vigoroso y activo, entonces Él asume un papel completamente diferente para nosotros. Él está aquí mismo, involucrado activamente con nosotros en todo lo que sucede a diario en nuestras vidas.

Por supuesto, Dios no es ni viejo ni joven como conocemos el tiempo. Lo verdaderamente importante es que Dios lo es. Él siempre está ahí y siempre estará ahí. Él nunca envejece y siempre está a nuestro lado, siempre amándonos, siempre cuidándonos, siempre ayudándonos en todo lo que enfrentamos. Él promete: “Nunca te dejaré ni te desampararé” (Hebreos 13: 5).

Comparte tu opinión

Deja un comentario