Recursos Bíblicos

Las apariencias engañan. El verdadero carácter se muestra en la vida y las acciones de uno. No juzgues por apariencias.

“No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.” Juan 7:2. Recuerda que Dios mira más allá de lo que parecemos por fuera. Está en la Biblia , 1 Samuel 16:7, NVI. “Pero el Señor le dijo a Samuel: —No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.” Dejemos el hábito de juzgar por la apariencias externas.

Las apariencias engañan; el verdadero carácter se muestra en la vida y las acciones de uno. 

Está en la Biblia, Mateo 7:15-20,. “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.”

La apariencia exterior de justicia, es inútil si no refleja con precisión el carácter interior. 

Está en la Biblia , Mateo 23:27-28, “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.”.

Recomendado para ti:  Cuando estas cosas sucedan, alegrémonos porque nuestra redención está cerca

No seas como el mundo, el mundo se enfoca en lo que es atractivo para los ojos y llamar la atención sobre ti. 

Está en la Biblia, 1 Juan 2:15-16. “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Debemos evitar cualquier cosa que cause confusión sobre lo que representamos. 

Está en la Biblia , 1 Tesalonicenses 5:22 . “Abstenerse de toda apariencia de mal”. 1 Timoteo 2:9-10 “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad. “

Cuando Cristo vino, Su apariencia física no era atractiva. 

Está en la Biblia , Isaías 53:2. “Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.” Pero aunque Jesús no era particularmente atractivo físicamente, sus cualidades espirituales (amabilidad, compasión, amabilidad, ternura y amor eterno) eran obvias para todos los que conocía y los atraía hacia él. Él es nuestro ejemplo.

Ser un seguidor de Cristo te hará diferente de los que te rodean. 

Está en la Biblia, Mateo 5:13-14, NKJV. “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.”

Necesitamos mejorar nuestro carácter interior, no nuestro atuendo exterior. 

Está en la Biblia, 1 Pedro 3:3-4. “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.”.

Las implicaciones espirituales de nuestra apariencia incluyen más que la forma en que nos vemos y nos vestimos:

El adorno exterior a través de la ropa y las joyas. La apariencia incluye el estilo de vida y las casas, los automóviles y los aparatos costosos que acumulamos para impresionar a los demás. Estas cosas conducen a la codicia y la avaricia. Está en la Biblia , Lucas 12:15. “Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

Fuente: Bibleinfo.com

1 comentario

Deja un comentario