Recursos Bíblicos

El Espíritu de Profecía en el Apocalipsis de Juan – presentación powerpoint

El Espíritu de Profecía

  • En Apocalipsis 12:17, el remanente fiel de los últimos tiempos se identifica como aquellos que “guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (RV).
  • En Apocalipsis 19:10, cuando Juan intenta adorar al ángel, se le advierte: “Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.” (RV).
  • El ángel continuó explicando que “el testimonio de Jesús es el Espíritu de Profecía“.

Propósito Determina…

  • El significado y la relación entre las expresiones “el testimonio de Jesús” y “el Espíritu de Profecía”
  • y su importancia para comprender el significado y la función de los profetas y la profecía en el Apocalipsis.

Puede descargar la temática completa en presentación PowerPoint.

El testimonio de Jesús

  • “El testimonio de Jesús” (hē marturia Iēsou) – Dos posibilidades de interpretación:
    • Genitivo subjetivo: El testimonio dado por Jesús (es decir, su testimonio).
    • Genitivo objetivo: El testimonio sobre Él.
  • La expresión “el testimonio de Jesús” (hē marturia Iēsou) aparece seis veces en el Apocalipsis (1:2, 9; 12:17; 19:10 [2x]; 20:4).
    • 1:9 y 20:4 – genitivo objetivo (el testimonio que Juan y los cristianos fieles dieron sobre Jesús).
    • 1:2; 12:17; 19:10 – la evidencia apunta al genitivo subjetivo (el testimonio que da Jesús).

El Espíritu de Profecía

  • En Apocalipsis 19:10, la expresión “el testimonio de Jesús” se equipara con “el Espíritu de Profecía”.

Dos preguntas

  • ¿Qué significa la expresión “el Espíritu de Profecía”?
  • ¿Por qué se equipara “el testimonio de Jesús” con “el Espíritu de Profecía”?

En Apocalipsis 19:10, la expresión “el testimonio de Jesús” se equipara con “el Espíritu de Profecía”.

Dos dificultades

  • La expresión “el Espíritu de Profecía” sólo aparece en Apocalipsis 19:10 y en ningún otro lugar del Nuevo Testamento.
  • En ninguna parte el revelador Juan explica claramente la expresión.
  • La expresión “Espíritu de Profecía” era común entre los judíos del período del Segundo Templo.
  • La Enciclopedia Judía explica que en algún momento cerca del final del período del Segundo Templo, el “Espíritu Santo se identifica a veces con el Espíritu de Profecía.

Frecuente en los Targum. Ejemplo:

  • Targum Onqelos de Génesis 41:38 – “Entonces el Faraón dijo a sus siervos: ‘¿Podríamos encontrar un hombre como éste, en el que está el Espíritu de Profecía ante el Señor?
  • Targum Onqelos de Números 27:18 – “Entonces el Señor dijo a Moisés: “Toma a Josué, hijo de Nun, un hombre que tiene el Espíritu de Profecía dentro de él, y pon tu mano sobre él””.

“En la literatura rabínica, Ruach Hakodesh [Espíritu Santo] es siempre el espíritu de inspiración. El Espíritu se menciona como autor de ciertos pasajes de la Biblia (Enciclopedia Judía Universal, 9:286b).

Apocalipsis 22:8, 9 es claramente complementario de 19:10. En ambos pasajes, Juan se postró a los pies del ángel para adorarlo; y en ambos el ángel le advirtió que no lo hiciera. Sin embargo, en Apocalipsis 22:9, el ángel explicó que los “hermanos que guardan el testimonio de Jesús” de 19:10 son “los profetas”.

El Espíritu de Profecía en el Apocalipsis

La equiparación del “testimonio de Jesús” con el “Espíritu de Profecía” muestra también que “el testimonio de Jesús” se refiere a su testimonio posterior a la resurrección a través del don profético para mostrar “las cosas que deben suceder pronto” (Ap 1:1).

En este pasaje y en todo el libro, la expresión “el testimonio de Jesús” se equipara a “la Palabra de Dios” (v. 2, 9; Ap. 20:4).

El prólogo de Juan en el Apocalipsis (Ap 1:1-3) es la clave para descifrar el significado de la afirmación. Revela que “el testimonio de Jesús” es “la palabra de Dios” transmitida por Cristo como su testimonio a la iglesia a través del “Espíritu de Profecía”.

Cuando el profeta transmite “el testimonio de Jesucristo” a la iglesia, ésta debe recibirlo como “palabras de profecía” (Ap 1:3).

La expresión “el Espíritu de Profecía” (Ap 19:10) no se refiere a todos los creyentes en general, sino sólo a aquellos que son llamados por Dios al ministerio profético.

Asimismo, la expresión “el testimonio de Jesús” (Ap 12,17; 19,10) no se refiere a los creyentes que dan testimonio de Cristo, sino al testimonio que Jesús da a través de sus profetas inspirados por el Espíritu, como tal fue el caso de los profetas del Antiguo Testamento.

Recomendado para ti:  Sermón en PowerPoint sobre LA DUDA

De este modo, Apocalipsis 19:10 está en consonancia con la enseñanza del resto del Nuevo Testamento, en el que los profetas se distinguen como un grupo especial dentro de la iglesia, como era el caso de los profetas del Antiguo Testamento.

El libro del Apocalipsis pretende ser un libro profético: el testimonio del propio Cristo a la iglesia, transmitido por el Espíritu.

El Espíritu Santo desempeña un papel esencial en la transmisión de la revelación profética en el libro del Apocalipsis. La palabra “espíritu” (pneuma) aparece 24 veces en el Apocalipsis, 18 de las cuales se refieren al Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es mencionado regularmente en el libro como “el Espíritu”. Se entiende además que la palabra “Espíritu” en 19:10 se refiere al Espíritu Santo.

Cuatro veces Juan fue arrebatado en el Espíritu para que se le mostraran cosas en visión (Apocalipsis 1:10; 4:2; 17:3; 21:10), como lo fue Ezequiel en el Antiguo Testamento (Ezequiel 3:12, 14; 8:3; 37:1, etc.). La profecía es la Palabra de Dios dada por Cristo como su propio testimonio a la iglesia y transmitida por el Espíritu.

“El que tenga oído, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Ap. 2:7, 11, 17, 29; 3:6, 13, 22). Lo que dice el Espíritu es realmente lo que dice Cristo.

El énfasis en que el Espíritu está relacionado con la manifestación de la profecía ayuda a distinguir entre los verdaderos y los falsos profetas (véase Apocalipsis 2:20-23).

También es significativo que en el conflicto final, uno de los principales protagonistas de la última crisis de la historia de la tierra sea mencionado en el Apocalipsis como el “falso profeta”.

Sin embargo, no es sólo la manifestación del don profético en medio de ellos, sino también la obediencia al mensaje profético lo que distingue al pueblo de Dios de los incrédulos en los últimos tiempos (véase Ap 1:3).

Conclusión

El ministerio profético estará presente en la iglesia hasta el momento en que la iglesia triunfante y glorificada se presente victoriosa ante el trono de Dios.

Apocalipsis 12:17 y 19:10 dejan claro que el pueblo de Dios de los últimos tiempos, en particular, se caracteriza por estar en posesión del “testimonio de Jesús” transmitido por el “Espíritu de Profecía”.

En otras palabras, en el tiempo del fin, la iglesia tiene una guía profética como la que tenía en el tiempo de Juan. El Apocalipsis menciona el martirio de “santos y profetas” en la crisis final (16:6; 18:20, 24).

Por lo tanto, Apocalipsis 19:10 (así como 22:6, 9) proporciona al pueblo de Dios que vive en los últimos días de la historia de la tierra la seguridad del cuidado y la guía de Dios a través del don profético, al igual que esto fue real para el pueblo de Dios en el pasado.

La Biblia no indica que el don profético cesará en algún momento antes de la Parusía.

Los adventistas del séptimo día consideran que las predicciones de Apocalipsis 12:17 y 19:10 se cumplieron en la vida y el ministerio de Ellen G. White (1827-1915).

Aunque esta creencia se basa firmemente en las profecías del último libro del Nuevo Testamento, debe entenderse que estos textos no son profecías sobre Ellen White. Más bien, se refieren a la plena manifestación del testimonio de Jesús en el pueblo de Dios mediante el don de la profecía en el momento del fin.

Sin embargo, los adventistas del séptimo día han experimentado la manifestación del don profético en su medio en la vida y el ministerio de Ellen White como el cumplimiento directo de la profecía bíblica.

La función de los profetas es proporcionar orientación a la iglesia y mantenerla en la unidad de la fe (Prov. 29:18; Ef. 4:13, 14). Según Efesios 3:2-6, los profetas son agentes de la revelación de Dios.

“La palabra profética” es como “una luz que brilla en un lugar oscuro, hasta que el día se aclara y sale la estrella de la mañana” (2Pe 1:19, NAA).

Con su venida, ya no necesitaremos esta palabra profética en forma de lámpara (1 Cor. 13:8-10). Pablo dice que cuando finalmente lo veamos “cara a cara” (v. 12), entonces las profecías desaparecerán” (v. 8) y perderán su propósito.

Hasta ese día, dependemos de la guía profética, prevista en las Escrituras, a través de un verdadero profeta enviado por Dios.

Bibliografía: Material preparado en base al capítulo 9 del libro «El Don de Profecía en Las Escrituras y en La Historia» – Esmond, Dwain N. y Alberto R. Timm

Comparte tu opinión

Deja un comentario