Diferencias Teológicas entre los Adventistas del Séptimo Día-Pdf

En el seno de la comunidad adventista del séptimo día, una fe arraigada en la interpretación de las Escrituras, las diferencias teológicas han surgido como un tema recurrente entre eruditos, pastores y feligreses. Aunque el adventismo presenta una base doctrinal común, se han desarrollado diversas ramas teológicas que reflejan una amplia gama de perspectivas en la interpretación de la fe adventista. Estas diferencias teológicas han sido propuestas y defendidas por teólogos prominentes, como el Dr. Raymond Cottrell, el Dr. Gerhard Pfandl y el Dr. Fernando Canale, y han dado lugar a cuatro corrientes principales: el Adventismo Bíblico, el Adventismo Evangélico, el Adventismo Progresista y el Adventismo Histórico.

1. Adventismo Bíblico:

El Adventismo Bíblico se basa en la Sola y la Tota Scriptura, priorizando la Palabra de Dios sobre cualquier otra fuente de autoridad. Rechaza la influencia de la experiencia, la tradición, la ciencia y la filosofía clásica griega en la interpretación bíblica y utiliza el Santuario como herramienta clave para comprender las Escrituras. Este enfoque teológico se caracteriza por un énfasis en la visión escatológica y la aceptación de la visión apocalíptica del adventismo, junto con la creencia en el don profético de Elena G. de White.

2. Adventismo Evangélico:

El Adventismo Evangélico adopta la teología de los teólogos evangélicos conservadores de los Estados Unidos, alejándose de la visión escatológica y apocalíptica del adventismo. No se basa en el Santuario y se enfoca en la Justificación por la fe desde la perspectiva de Martín Lutero. Este enfoque tiende a reducir al adventismo a un cristianismo genérico, y sus fuentes de autoridad incluyen la experiencia y la tradición.

3. Adventismo Progresista/Cultural:

El Adventismo Progresista se alinea con el protestantismo modernista liberal, adoptando la ciencia, la cultura y el secularismo como fuentes de autoridad. No acepta la Sola Scriptura ni la Tota Scriptura, sino la Prima Scriptura, y promueve la reinterpretación de las creencias adventistas. Rechaza la visión escatológica y apocalíptica del adventismo y enfatiza la ciencia y la razón en la interpretación de la fe adventista.

El Adventismo Histórico coloca a Elena G. de White en un nivel autoritativo similar al de la Biblia y enfatiza la salvación por obras, en contraste con la doctrina de la Justificación por la fe. Este enfoque también acepta la «Teología de la última generación» de M. Andreasen, critica la situación espiritual de la iglesia y enfatiza las profecías de Daniel y Apocalipsis, aunque a veces interpreta estos libros de manera errada.

La principal razón detrás de estas divisiones radica en una crisis de autoridad bíblica. Los adventistas se enfrentan a preguntas fundamentales sobre cuán autoritativa es la Palabra de Dios en sus vidas y si la comprenden correctamente y se someten a ella. Además, la falta de estudio diario de la Biblia, la falta de conocimiento sobre asuntos proféticos y prejuicios errados también contribuyen a estas divisiones.

Para abordar estas diferencias y promover la unidad, se sugieren soluciones que involucran a los feligreses y líderes, como el análisis de la Biblia siguiendo un plan, el estudio de la Lección de Escuela Sabática, la lectura de las obras de Elena G. de White y la promoción de un enfoque crítico en la interpretación de la fe adventista. Al hacerlo, la comunidad adventista puede trabajar hacia una mayor comprensión y unidad en su fe, recordando las palabras de Jesús en Juan 17:21: «Para que todos sean uno».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pensamiento de hoy

- Elena G. White


Síguenos en las redes:
Telegram
WhatsApp
Facebook