Recursos Bíblicos

Temperancia en todas las cosas

Articulo extraido de los escritos revelados por Dios de Elena de White

La intemperancia causa la mayoría de los males de la vida

La intemperancia es la base de una buena parte de los males de la vida. Anualmente destruye a decenas de miles. No restringimos la intemperancia al empleo de bebidas alcohólicas, sino que le damos un significado más amplio que incluye la complacencia dañina de cualquier apetito o pasión.—Pacific Health Journal, abril de 1890.

Por causa de la intemperancia, algunos sacrifican una mitad, otros los dos tercios de sus facultades físicas, mentales y morales, y se hacen juguetes del enemigo.—Mensajes para los Jóvenes, 234. 

La excesiva complacencia es pecado

La excesiva complacencia en comer, beber, dormir o ver es pecado. La armoniosa y saludable acción de todas las facultades del cuerpo y de la mente da como resultado la felicidad, y mientras más elevadas y refinadas sean las facultades, más pura y sin mezcla será la felicidad.—Counsels on Diet and Foods, 44. 

La temperancia es un principio de la vida religiosa

Ha de enseñarse y practicarse la temperancia en todas las cosas de esta vida. La temperancia en comer, beber, dormir y vestir es uno de los grandes principios de la vida religiosa. La verdad, colocada en el santuario del alma, guiará en el trato del cuerpo. Nada que ataña a la salud del ser humano ha de considerarse con indiferencia. Nuestro bienestar eterno depende del uso que hagamos en esta vida de nuestro tiempo, vigor e influencia.—Testimonies for the Church 6:375. 

Tan sólo se nos da esta vida aquí en alquiler; y cada uno debiera preguntarse: ¿Cómo puedo invertir mi vida para que dé la mayor utilidad?—Pacific Health Journal, abril de 1890.

El desarrollo propio es nuestro primer deber hacia Dios y nuestros prójimos. Debiera cultivarse hasta el más alto grado de perfección cada facultad con que Dios nos ha dotado, a fin de que podamos realizar la mayor cantidad de bien de que somos capaces. Por lo tanto, es provechosamente empleado el tiempo que se destina al establecimiento y la preservación de una sólida salud física y mental. No podemos permitirnos empequeñecer o dañar una sola función, de la mente o del cuerpo por el trabajo excesivo o por el abuso de cualquier parte de la maquinaria viviente. Tan ciertamente como lo hagamos, sufriremos las consecuencias.—The Signs of the Times, 17 de octubre de 1890. 

Tiene un poder admirable

La observancia de la temperancia y la regularidad en todas las cosas tienen un poder maravilloso. Para producir la dulzura y la serenidad de carácter que tanto contribuyen a suavizar el camino de la vida, serán de más valor que las circunstancias o las dotes naturales. Al mismo tiempo, el dominio propio así adquirido resultara ser una de las condiciones más valiosas para hacer frente con éxito a los serios deberes y las realidades que esperan a todo ser humano.—La Educación, 202. 

Una ayuda para el claro pensar

Los que desempeñan cargos de confianza deben hacer diariamente resoluciones de gran trascendencia A menudo deben pensar con rapidez, y esto sólo pueden hacerlo con éxito los que practican la estricta templanza. La mente se fortalece bajo la influencia del correcto tratamiento dado a las facultades físicas e intelectuales. Si el esfuerzo no es demasiado grande, cada nueva tarea añade nuevo vigor.—El Ministerio de Curación, 238. 

Los hábitos de templanza dan ricas recompensas

La nueva generación está rodeada con atractivos calculados para tentar el apetito. Especialmente en nuestras grandes ciudades, cada forma de complacencia se presenta en forma fácil y atrayente. Los que, como Daniel, rehusen contaminarse, cosecharán la recompensa de sus hábitos de temperancia. Con su mayor fibra física y mayor resistencia, tienen un capital del que pueden disponer en un caso de emergencia. 

Los hábitos físicos correctos estimulan la superioridad mental. El poder intelectual, la fortaleza física y la longevidad dependen de leyes inmutables. En esto, no hay nada librado al azar o a la casualidad. El Dios de la naturaleza no intervendrá para preservar a los hombres de las consecuencias de haber violado las leyes de la naturaleza.—Christian Temperance and Bible Hygiene, 28.

Para tener salud perfecta séase sobrio en todo

Es necesaria la temperancia en todas las cosas para preservar la salud. . . . Nuestro Padre celestial envía la luz de la reforma pro salud para preservar contra los males que resultan de un apetito depravado, para que los que aman la pureza y la santidad puedan saber cómo usar con discreción las cosas buenas que él les ha provisto, y para que, ejercitando la sobriedad en la vida diaria, puedan ser santificados por la verdad.—Christian Temperance and Bible Hygiene, 52. 

La templanza precede a la santificación

El pueblo de Dios ha de aprender la templanza en todas las cosas. . . .Ha de eliminar de sus vidas toda complacencia propia. Antes de que pueda entender realmente el significado de la verdadera santificación y de la conformidad con la voluntad de Cristo, cooperando con Dios debe obtener el dominio sobre erróneos hábitos y malas prácticas.—Medical Ministry, 275.

En el estudio

La intemperancia en el estudio es una especie de intoxicación, y los que se entregan a ella, como el borracho, se apartan de la senda segura, tropiezan y caen en las tinieblas. El Señor quiere que todo alumno recuerde que el ojo debe mantenerse sincero para la gloria de Dios. No ha de agotar o malgastar sus facultades físicas y mentales procurando adquirir todo el conocimiento posible de las ciencias, sino que debe conservar la frescura y el vigor de todas ellas para dedicarse a la obra que el Señor le ha señalado: ayudar a las almas a hallar la senda de la justicia.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos, 311.

Recomendado para ti:  La mejor prevención para el Coronavirus con Doug Batchelor

En el trabajo

Debiéramos practicar la templanza en nuestro trabajo. No es nuestro deber sobrecargarnos. A veces, quizá algunos se vean en la necesidad de estarlo, pero ésta debiera ser la excepción y no la regla. Hemos de practicar la templanza en todas las cosas. Si honramos al Señor haciendo nuestra parte. él a su vez preservará nuestra salud. Debiéramos ejercer un control razonable de todos nuestros órganos. Practicando la sobriedad en el comer, el beber, el vestir, en el trabajo y en todas las cosas. podemos hacer para nosotros mismos lo que no puede hacer ningún médico.—Temperance, 139. 

Por regla general, el trabajo del día no debiera prolongarse durante la noche. . . . Se me ha mostrado que los que hacen esto, con frecuencia pierden más de lo que ganan pues aniquilan sus energías y trabajan nerviosamente excitados. Quizá no se den cuenta de ningún daño inmediato, pero están minando su organismo con toda seguridad.—Counsels on Health, 99. 

Los que hacen grandes esfuerzos para alcanzar cierta cantidad de trabajo en un tiempo dado y continúan trabajando cuando su buen juicio les dice que debieran descansar, nunca son ganadores. Viven de un capital prestado. Están gastando la fuerza vital que necesitarán en un tiempo futuro. Y cuando se demande la energía que ellos han disipado tan descuidadamente, desfallecerán por falta de ella. Ha desaparecido el vigor físico, las facultades mentales desfallecen. Comprenden que se hallan frente a una pérdida, pero no saben cuál es. Ha llegado su tiempo de necesidad, pero sus recursos físicos están exhaustos. Todo el que viole las leyes de la salud, alguna vez debe sufrir en mayor o menor grado. Dios nos ha dado fuerza orgánica que se necesitará en diferentes períodos de la vida. Si disipamos esa fuerza descuidadamente mediante una sobrecarga continua, alguna vez seremos perdedores.—Fundamentals of Christian Education, 153, 154. 

En el vestir

En todos respectos debemos vestir conforme a la higiene. “Sobre todas las cosas”, Dios quiere que tengamos salud tanto del cuerpo como del alma. Debemos colaborar con Dios para asegurar esa salud. En ambos sentidos nos beneficia la ropa saludable. 

Esta debe tener la donosura, belleza y la idoneidad de la sencillez. Cristo nos previno contra el orgullo de la vida, pero no contra su gracia y belleza natural.—El Ministerio de Curación, 220.

En el comer

La verdadera temperancia nos enseña a no participar en absoluto de todo lo que es dañino y a consumir juiciosamente lo que es saludable. Hay pocos que comprenden como debieran todo lo que sus hábitos de vida tienen que ver con su salud, su carácter, su utilidad en este mundo y su destino eterno. El apetito siempre debiera estar subordinado a las facultades morales e intelectuales. El cuerpo debiera ser siervo de la mente, y no la mente del cuerpo.—Temperance, 138. 

Los que comen y trabajan desmedida e irrazonablemente, hablan y actúan irrazonablemente también. No es necesario beber licores para ser intemperante. El pecado de comer con intemperancia: comer demasiado frecuentemente, demasiado y de alimentos indigestos y malsanos, destruye la acción saludable de los órganos digestivos, afecta el cerebro y pervierte el juicio, impidiendo el pensar y el actuar en forma racional, tranquila y saludable.—Christian Temperance and Bible Hygiene, 155. 

Cuidado especial de no comer demasiado

En nueve casos de diez, hay más peligro en comer demasiado que en comer de menos. . . . Hay muchos enfermos que no padecen de ninguna enfermedad. La causa de sus dolencias es la complacencia del apetito. Piensan que si el alimento es saludable, pueden comer todo lo que les plazca. Este es un gran error. Las personas cuyas facultades [funciones biológicas] están debilitadas, debieran comer una cantidad moderada de alimento, y aun limitada. El organismo entonces estará capacitado para hacer su obra bien y fácilmente y se ahorrará una gran cantidad de sufrimiento.—Manuscrito 1, 1876. 

No neguéis a Dios por un acto de intemperancia

Hemos sido comprados con un precio. Por lo tanto. debemos glorificar a Dios en nuestro cuerpo y nuestro espíritu que son suyos. No hemos de negarlo por un acto de intemperancia, pues el unigénito Hijo de Dios nos ha comprado a un costo infinito. el mismo sacrificio de su vida. No murió por nosotros para que nos convirtiéramos en esclavos de malos hábitos, sino para que llegáramos a ser hijos e hijas de Dios que le sirven con todas las facultades del ser.—Carta 166, 1903. 

Los que tienen continuamente en cuenta que están en esta relación con Dios no colocarán en el estómago alimento que complazca el apetito dañando a los órganos digestivos. No echarán a perder la propiedad de Dios complaciendo indebidos hábitos en el comer, beber o vestir. Tendrán gran cuidado de la máquina humana, comprendiendo que deben hacer esto a fin de trabajar como colaboradores con Dios. El ordena que sean sanos, felices y útiles. Pero a fin de serlo, deben colocar su voluntad del lado de la voluntad de Dios.—Temperance, 214.

Practicad la temperancia en todos los detalles de la vida del hogar

Instamos que los principios de temperancia sean practicados en todos los detalles de la vida del hogar; que el ejemplo de los padres sea una lección de temperancia; que la abnegación y el dominio propios sean enseñados a los hijos y que sean disciplinados consecuentemente en ellos desde la niñez.—The Review and Herald, 23 de septiembre de 1884.

En el círculo familiar y en la iglesia debiera colocarse la temperancia cristiana en una plataforma elevada. Debiera ser un elemento viviente y actuante que reforme los hábitos, el genio y el carácter.—Temperance, 165.

Comparte tu opinión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: