Recursos Bíblicos

¿Quiénes Son los 24 Ancianos? – Esteban Bohr

En años recientes se ha discutido mucho en cuanto a la identidad de lo 24 ancianos, el punto de vista tradicional de la Iglesia Adventista es que este grupo se compone de aquellos que resucitaron con Jesús. Según este concepto, cuando Jesús ascendió al cielo, 40 días después de su resurrección se llevó a los 24 ancianos y los presentó al Padre como primicias de la gran cosecha final cuando Cristo venga en poder y gloria.

La pregunta clave es: ¿es este concepto un concepto correcto? ¿concuerda este concepto con toda la evidencia bíblica?

Los 24 ancianos son los representantes de los mundos que nunca cayeron. Dios tiene un concilio celestial que se compone de representantes de todas las regiones del universo. En este concilio se toman decisiones administrativas que impactan a todo el universo.

Elena White y la Identidad de los Ancianos

Según el espíritu de profecía, los hijos de Dios son los comandantes de las huestes celestiales y los representantes de los mundos que nunca pecaron. Elena White escribió en cuanto a los que estaban esperando para darle la bienvenida a Jesús:

“Los comandantes de las huestes angélicas, los hijos de Dios, los representantes de los mundos que nunca cayeron, están congregados. El concilio celestial delante del cual Lucifer había acusado a Dios y a su Hijo, los representantes de aquellos reinos sin pecado, sobre los cuales Satanás pensaba establecer su dominio, todos están allí para dar la bienvenida al Redentor.” El Deseado de Todas las Gentes, p. 773

Un Anciano Anima a Juan

Mientras que Juan estaba sollozando por no hallarse quien pudiera abrir el libro, uno de los veinticuatro ancianos lo animo con las siguientes palabras:  “Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.” Cuando Elena White comenta sobre este momento, ella identifico al anciano que hablo con Juan como uno de los ángeles fuertes:

Recomendado para ti:  Daniel 8: Las dos bestias proféticas y el Cuerno pequeño

Manuscript Releases. volume 12, pp. 296,297:

Este pergamino estaba escrito por dentro y por fuera. Juan afirmo: Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.” [Versículo 4J. La visión de Juan impacto en sobremanera su mente. El destino de cada nación se hallaba en ese libro. Juan se angustio por no hallarse un ser humano o angélico que pudiese leer las palabras, o aun de mirar el libro. La agonía y el suspenso de su alma aumentaron hasta el punto que uno de los ángeles fuertes se compadeció de él y colocándole la mano encima le dijo con certeza: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.” [Versículo 5].”

La conclusión es ineludible. En el contexto bíblico las palabras del versículo 5 son pronunciadas por uno de los veinticuatro ancianos pero Elena White identifica al anciano como ‘uno de los ángeles fuertes.’ Esto indica claramente que los ancianos no son humanos sino angélicos—pero no de la hueste angélica común y corriente.

Comparte tu opinión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: